viernes, 21 de enero de 2011

Cármen en Oviedo con abalorios

Imagínate en una barca en un río,
Con árboles de mandarina y cielos de mermelada.
Alguien te llama, respondes despacio,
Una chica con ojos de caleidoscopio.

Flores de celofán amarillo y verde,
Elevándose por encima de su cabeza.
Mira a la chica con el sol en sus ojos,
Y ella se ha ido.

Cármen en Oviedo con abalorios,
Cármen en Oviedo con abalorios,
Cármen en Oviedo con abalorios,
Ah ... Ah ...

La sigues hasta un puente junto a una fuente,
Donde gente con caballos comen tartas de malvavisco.
Todos sonríen mientras orina más allá de la flores,
Que crecen increíblemente altas.

Los taxis de periódico aparecen en la orilla,
Esperando para llevarte.
Subir por la espalda con la cabeza en las nubes,
Y te has ido.

Cármen en Oviedo con abalorios,
Cármen en Oviedo con abalorios,
Cármen en Oviedo con abalorios,
Ah ... Ah ...


Imagínate en un tren en una estación,
Con porteros de plastilina con lazos en busca de vidrio.
De repente hay alguien allí en el torno,
La chica con ojos de caleidoscopio.

martes, 18 de enero de 2011

"I no la penseu portar a fer anuncis?"

Me da que es un tema recurrente pues ya ha aparecido en dos sobremesas. Barajo dos hipótesis: que se trate de un piropo protocolario estándard para quedar bien, y la otra que realmente haya gente que estime que tal bebé es candidato a una dilatada y lucrativa carrera publicitaria.

Aun así, ¿dónde se supone que 'fan anuncis'? Asumo que hay empresas que hacen castings de bebés, claro, y ahí es dónde te dan el salvoconducto para hacer anuncios. Asumiendo que mi bebé reuniera calidades para tal, que lo dudo si bien a mí me parece que cual, me aterra la idea de verme en una sala de espera con otros padres que, generalizando, tienen que ser unos cabrones.

Porqué simplificando, hay que ser bastante vivales -palabro en desuso- para intentar enriquecerse a costa de un puto bebé, posiblemente un lactante (materno) aún. Nos ha jodido: en vez de cerrar balances llevo al bicho al spot de la Danone y me dan €5,000 o más, vaya.

Y después de Nocilla, luego de colonia tal, luego de ropita, y para cuando te das cuenta se zampa los nabos de dos en dos encocada delante la cámara de Steve N' Spielberg, reputado director porno. Y entonces, claro, daltabaix familiar, "la abuela ya lo avisó esto".

No: si acaso que haga comedias románticas o anuncios de neumáticos con la mayoría de edad (que en su caso concreto ha sido fijada por el 'Consejo de Sabio' a los 35 por motivos de peso) y que si tiene que hacer porno lo haga por motu propio y no por haberla arrojado yo a las pollas de los leones.

¿Cuantas actrices porno empezaron haciendo anuncios de Natillas? Dato interesante que no obra en mi poder. Pero mi consejo, como conocedor colateral del show-business, es que todo lo que toca tele, cine, escenarios o focos en general desemboca en la clencha, el jaleo y el desaliño. Y si no es así que baje Dios y me la chupe.

miércoles, 12 de enero de 2011

Me hubiera gustado, en algún momento de mi vida (II)

Con todo esto les quiero decir que el mercado transita por vericuetos complejos e imprevisibles, donde los sentimientos, el esnobismo, la estética, el marketing o atributos aparentemente intangibles pueden decantar balanzas o directamente echarlas por tierra. Estamos ahora asistiendo a la fase inicial –tras dar por buena la armonización de estándares HD (a pesar de algunas incongruencias con el tema del sonido)- de la televisión 3D y observamos ya que tras el descubrimiento de la tecnología (que aunque el efecto final sea el mismo nada tiene que ver con esas películas 3D de los 80s) el mercado se está empezando a fragmentar.

Creo que tenemos el formato de Sony, otro de Philips (¿cuándo van a quebrar esos estúpidos holandeses?), otro de Samsung y quizá uno de Toshiba (recordar al lector que siempre hablo de oídas y que probablemente llegue a inventarme cosas, de manera involuntaria, eso sí) y ochenta más, muchos de ellos que ni si quiera precisan gafas como se demostró en el CES la semana pasada. El comprador anda pues confuso a la espera de que se alcance un acuerdo de mínimos entre los oferentes: a nadie le gusta quedarse con cara de tonto con un puto Betamax en el mueble del comedor -o con un estúpido deco de GolTV el día que Roures sea procesado y expropiado como Rumasa.

Esta bicefalidad (o tri- o tetra-) cohíbe al consumidor y le retrotrae hasta que vea este una línea de actuación clara. Y ahí está el gran dilema: acabamos de explicar como el consumidor se siente incomodado por la variedad tecnológica a la vez que todos convenimos que macroeconómicamente la variedad de oferta beneficia al consumidor, no solo por gustos sino también por competencia en precios. Podemos y debemos señalar que la existencia de una plataforma final deriva con usualidad de pactos entre fabricantes, pactos estos que sólo pueden perjudicar al comprador. Curiosamente, lejos de sentirse perjudicado, el consumidor se siente aliviado por esas soluciones de Nash a los problemas de competencia imperfecta.

Y luego, para cerrar esta –brillante- elucubración, tenemos el tema de las plataformas de smartphones. El teléfono móvil evolucionó de tal a juguetito en un par de días, y los máximos responsables de ello fueron esencialmente los vikingos alcohólicos de Nokia en Europa (OS) y relativamente Motorola en América (Hardware). Interesantemente y por otra avenida, la americana Palm fue desarrollando ordenadorcillos/agendas de bolsillo y ambos conceptos terminaron encontrándose a principios de los 2000s. Antes de que nos diéramos cuenta, todo el mundo se atrevió con esto de los móviles (hasta Alcatel!) pero sólo una minoría abriría camino en la jungla de la sociedad de la información.

martes, 11 de enero de 2011

Me hubiera gustado, en algún momento de mi vida... (I)

El mundo de la industria punta-de-lánzica o tecnológica presenta patrones cíclicos y similarmente inexplicables. Generalmente un mercado en desarrollo presenta un líder o innovador único. Subsiguientemente el mercado se fragmenta en el medio plazo con varios oferentes que copian al líder, para atomizarse a la larga. El desenlace final -a nivel macro- suele ser de 1 o 2 vencedores, y esa victoria no siempre vendrá dada por una superioridad objetiva.

Tenemos por ejemplo el caso del vídeo. Primero salió Betamax, a medio plazo VHS y 2000, a la media-larga quedaron solamente Beta y VHS, y terminó palmando Beta a pesar de ser objetivamente superior. En esa industria –al igual que en la del DVD de HD con el célebre HD-DVD Vs Blu-Ray- el mercado no pudo o no quiso adoptar dos plataformas diferentes. Alguien dio un puñetazo sobre la mesa y el tema terminó con la inmolación de una plataforma.

El caso de un oferente final vía aniquilación o pacto -absorción, fusión o cártel (¿recuerdan Canal+ y Via Digital?)- es común pero no único. Muy a menudo han prevalecido varias tecnologías en aparente concordia. El caso del motor diesel, por ejemplo, en cierta manera presentó características que pudieren haber otoñado sin remisión a la gasolina; sin embargo ya fuere por una cosa o por la otra, ambas tecnologías han sobrevivido amigablemente. Es este además un caso en que virtualmente todos los oferentes trabajan en ambas plataformas diesel y gasofa, siendo esta dualidad bastante más cara y operativamente desafiante de lo que sería para LG sacar reproductores Blu-Ray y HD-DVD indistintamente.

¿Por qué el grifo de dos pitorros sobrevivió al nítidamente superior mono-mando o por qué el jabón de manos usa dosificador y el de ducha no? Son estas preguntas que permanecen irresolutas en este convulso mercado de Marshall…

Continuará

lunes, 3 de enero de 2011

Y ojo que llueve sobre mojado

Fiestas complejas.

Ojo las putas, que se aprieten bien los machos, que estos 3 días pueden ser interesantes en términos de net revenue. Con la mujer y los niños aun en Puigcerdá, en algún hotelito de Andorra o disfrutando del apartamentito de Llafranc hasta el Domingo, esos rodrígueces quemados de tanto canelón y conversación psicodélica bien pudieren rendirse un homenaje a sí mismos aprovechando la soledad del hogar en Basalón. No descarten aglomeraciones en los putis. Luego, temporada baja hasta bien entrado Marzo.

El otro tema a señalar/denunciar es lo de TV3 y su PUTA MIERDA de cuña con la paupérrima canción basada en un remoto ska de los años 80, si, ya saben a qué me refiero, la nauseabunda cancioncita del “És nadal i estic content”. La maleza de las cosas es intrínseca. Todo el mundo o todas las cosas son libres de hacer el mal. En este caso, quien hizo la canción hizo un mal trabajo. Y el ejecutivo de Tv3 que dio el ok hizo una tasca peor aún, pero somos humanos y los errores ocurren. Lo que es inadmisible es la reiteración, la desquiciada reiteración, ya sea de una cosa mala o buena. Poner esta cuña 8 veces entre programa y programa es francamente acojonante.

Y ojo que llueve sobre mojado, que este verano con la defecante campaña esa de las caretas con el jeto de los presentadores parecían haber tocado techo.

TV3: que vuestras campañas sean vomitivas es desafortunado. Pero que vuestro tino en la intensidad de la campaña sea tan malo y excesivo es directamente denunciable.

Y lo denuncio.

Os dejo con un video ideal que si ya habéis visto estimo sabréis cerrar la ventana. Adiós.