jueves, 27 de octubre de 2011

Todo eso que vivimos se ha ido a tomar por culo (IV): Video killed the radio star

Por lo que veo, lo que va de los 0 a los 10 años sigue más o menos igual que antes (DSs aparte), y me parece que lo que va de los 18 a la caja pino, también. Creo que es ese crítico vector temporal, el que va de los 10 a los 18, el del descubrimiento de la vida en su acepción más pura, lo que ha cambiado realmente. El ensalzamiento de la amistad, de la cuadrilla, del explicárnoslo TODO unos a otros, de la gamberrada burda, del estar aburriéndose la cuadrilla todos los días de todo un verano y echarlo uno de menos al meterse en la cama cada noche…todo eso que vivimos se ha ido a tomar por culo. Todo. Ya nadie en esa edad vive su vida así.

El clavo final en la caja de pino, la cerezita en el pastizo, el punto finalísimo de mi anterior vida, aquella más feliz e inocente, lo puso Napster algunos años después. Puede parecer tonto, pero Napster representó el discurso de clausura de los ‘viejos tiempos’, la ejecución con tiro en la nuca de una era para entrar en otra.
Años 80, finales, quizá primeros 90. Esa canción, el ‘Video killed the radio star’. Salía el tema y nadie sabía de qué grupo era si bien todos conocíamos la canción. No había Google. El tiempo pasaba y al medio año uno decía “La canción esa es de un grupo que se llama tal!”. Y luego regirábamos los discos de los hermanos mayores, y si no bajábamos a discos Castelló y todas esas al lado de Ramblas a ver si la encontrábamos. Y no había manera. Y venga a darle vueltas hasta que al cabo de otro medio año aparecía otro con una sonrisa de oreja a oreja con una TDK de Platino y decía: “Aquí está. La he pillado de la radio, falta el principio y al final el tío habla, pero es buena”. Y venga a hacer copias con la doble pletina…una para cada uno…había sido un proceso tan largo como glorioso… habíamos luchado por algo y lo habíamos conseguido.
Así con tantos otros temas, o vídeos (cómo recuerdo nuestra accidentada adquisición del ‘Live after death’ de Iron Maiden, el famoso video del ‘World Slavery Tour’).

Y un día no-sé-cómo, en verano del año 2,000 y ya en EEUU, instalé Napster en el ordenador del trabajo sin saber qué coño era. Ví una caja de búsqueda, puse ‘Metallica’, le dí al enter, y me salió una lista de canciones.
Coño!.
Cliqué en una, y 3%, 22%, 68%, download complete.
Doble-clico va y suena.
Estupefacto cambié de grupo, cliqué en otra, y sonó ‘Run to the hills’.
Era el final. Todo lo que durante muchos años fue para nosotros árduo e importante era ahora banal, cualquier mono podía ya obtener ‘Video killed the radio star’.

Ya todo era fácil, no hacía falta luchar por nada. Todo estaba ya al alcance de las yemas de los dedos de cualquiera, incluso de los andaluces.
Y murió la estrella.
Como nuestra antigua vida, aquella sin Googles ni Napsters ni Torrents ni Emules, ni porno en HD.
Todo eso que vivimos se ha ido a tomar por culo. Todo.

miércoles, 26 de octubre de 2011

Todo eso que vivimos se ha ido a tomar por culo (III): Cogidos de la mano de una menor

Oh, los convulsos ochenta. Familiarizados ya con las mecánicas del apareamiento y con nuestro propio cuerpo, al igual que les sucede a los cocainómanos, empezamos a hacer un mal uso del juguete. Se popularizó el ir a pelársela durante las clases, los ‘Simposiums’ adquirieron el rango de eventos sociales en los que no se podía faltar, y todo tipo de concursos de pajas y burradas varias tuvieron lugar. Me abstengo de dar más detalles sobre el tema en aras de tal.

En paralelo, surgieron los primeros enamoramientos, y nuestra vida, perfectamente anormal, gregaria, misógina y deshonrosa hasta entonces, empezó a viciarse. Yo siempre era del grupo de los mongolos y tal, pero quieras que no a copia de ver que otros iban tirando del pelotón (y reportando con pormenorizado detalle los entresijos del apareamiento), terminaba uno imbuido en esa dinámica apareatoria que al parecer tan jugosos réditos reportaba.

En pocos meses ya se pudieron visualizar los primeros paseos cogidos de la mano de una menor, luego piquitos, luego con lengua, luego una mano torpemente aparcada en una teta, y luego sale el padre de detrás de unos matorrales cagándose en Zeus y venga a correr en dirección contraria a la de la chica, que se quedaba castigada 3 meses sin salir.

Era todo inocente y puro; en mi caso incluso incluyendo en alguna ocasión correspondencia física y tal, tema sellos (hardware de nuevo), los más viejos quizá lo recordéis. Luego empezamos con lo del alcohol, los petardos, más piquitos con aquella a la vez que en el instituto las otrora focas se estaban afurciando a marchas forzadas, el incremento de la lubricidad y el inventario VHS, más petardos, más copas, más noche, el glorioso ‘Popper’, el carnet de coche, y el resto supongo que será más o menos como ahora -pero follando menos en la antigüedad.

¿Se imaginan a un chico de 14 años hoy en día paseando de la mano de una niña sin ánimo copulatorio –en el más moderado de los casos?- Ni en coña, eso ya no se estila. Ahora se folla.
Todo eso que vivimos se ha ido a tomar por culo. Todo.

martes, 25 de octubre de 2011

Todo eso que vivimos se ha ido a tomar por culo (II): Los primeros ‘Simposiums’

Ya en edades más de merecer, pónganle 11 o 13, empezamos con el tema del porno. Cabe destacar primeramente que estábamos en todo caso trabajando con hardware: todo el material erótico-recreativo era palpable, pesaba, y debía ser escondido en algún sitio tras su uso.

Segundamente, todo el hardware debía ser birlado pues no nos lo vendían por temas de edad; en este marco, la fuente primaria de nuestro material fueron los hurtos a los hermanos mayores (hurtos, como vive Gaddaffi, que no podían ser reportados a la madre por parte del hermano mayor, luego razonablemente viables). Fue un proceso de aprendizaje rápido y no siempre ordenado. Había rigurosos protocolos de rotación de las revistas porno pues 3 o 5 revistas podían ‘dar apoyo’ a una clase entera o más. Eran tiempos de escasez.

Luego llegó a mi clase procedente de otra escuela 'Lluis Casals', hijo de una madre que tenía una librería/papelería. Fue como hacerse mejor amigo de Onassis, el mundo cambió. No sé qué política de inventarios hay en las papelerías pero un día a la semana venía Casals con una bolsa de deporte, Adidas y negra (oh qué vívidamente la recuerdo!) cargada de Libs y Machos de la semana o mes anteriores. Ríanse de los codazos por arroz en Somalia, ríanse...

Y luego apareció, POCA COÑA, el vídeo VHS. Eso era…buff…no sé cómo explicarlo…como si apareciera un anónimo desconocido aleatoriamente dos veces al año y te regalara un Galaxy Nexus…una experiencia… onírica. No largamente tras la aparición de las primeras cintas, y dado que incluso con altas velocidades de rotación de inventario era imposible satisfacer la demanda cautiva, se empezaron a organizar los primerios ‘Simposiums’ que no eran otra cosa que encuentros en casa de uno para paladear la carnalidad en audio-visual gloria….ocho tios boquiabiertos ante la tele, los papas en Llafranc, y el rollo de papel de wáter en la mesita de café

Imagínense a día de hoy esa estampa: inconcebible. Ahora a los 10 años han visto ya más porno y más depravado que todos nosotros juntos a los 30. Todo eso que vivimos se ha ido a tomar por culo. Todo.

lunes, 24 de octubre de 2011

Todo eso que vivimos se ha ido a tomar por culo (I): Más que pelo

Por ejemplo, nuestro descubrimiento de la mecánica del sexo. Eran los convulsos 80 y no existía educación sexual en las clases ni en la calle ni en ningún sitio. En el colegio aparecían las primeras preguntas, siempre sotto voce, y andábamos todos confusos ante la evidencia de que algunos ‘follaban’. No de nuestra clase, pero al parecer el hermano mayor de alguno ‘follaba’. Yo creo que teníamos unos 8 o 10 años y no entendíamos nada.

Llegó a nuestro poder información de que en una estantería de la biblioteca de la escuela había libros que hablaban de eso. Estaban demasiado altos para nosotros y parecía claro que no eran para nosotros, pero necesitábamos saber qué era eso del ‘follar’. Tras días de intensa planificación sacando burillas, decidimos que cogeríamos una de esas escaleras con ruedas que hay en las bibliotecas, distraeríamos a la bibliotecaria, y uno subiría y arrambaría con tantos libros como pudiera. Ejecutamos la op y sacamos 4 o 5 libros.

Fue todo muy confuso. Éramos 5 o 6 niños todos a la vez abriendo 4 o 5 libros y pasando páginas en una atmósfera de tremendo nerviosismo. Todos a la vez pasábamos páginas a gran velocidad sin aclararnos. La información que buscábamos no parecía aparecer, y además no sabíamos qué buscábamos. De repente, (y lo recuerdo vívidamente en el último cuarto de una página a izquierdas y el primer tercio de la siguiente a derechas) apareció una breve explicación del tema acompañada de un dibujo pre-claro.

Nos miramos estuporizados cuando no estupefactos: “¿Que hay que meter la picha ahí????” Para nosotros hasta aquel entonces y a resultas de la fragmentada y viciada información de la que hicimos acopio over the years, en la zona comúnmente denominada como ‘coño’ había una mata de pelo y nada más. Habíamos visto páginas de revistas porno y cositas por la tele, y si algo pareció probado y establecido es que ahí había pelo. ¿Qué cojones íbamos a hacer con la picha pá mear en esa mata de pelo? Nada tenía sentido.

Inquietos y con cierta sensación de fracaso abandonamos la bilbio sin reponer los libros. Esa sensación de desazón empero aceleraría una investigación más a fondo que asumo que en pocos meses daría sus frutos. Recurrimos a los típicos repetidores de curso (alguno bi-repetidor) que –a pesar de ser los más mongolos del centro- retenían en su poder información de calibre, y entre una cosa y la otra al final pudimos establecer que ahí había más que pelo. Seguimos sin entender con precisión qué demonios había ahí pero entendimos que era un tema que necesitaba seguimiento.

Una historia como esa de descubrimiento conjunto, de trabajo en equipo, de rite of passage de niño a hombre, es impensable hoy en día. Un equipo de inocentes imberbes desentrañando los secretos del apareamiento e incredulos antes los hallazgos es cosa del pasado más remoto. Como decía aquel, en el futuro se espera que baje la natalidad ya que los adolescentes de tanto porno que verán van a pensar que lo normal es correrse en la cara de la otra y no dentro.
Todo eso tan bonito que vivimos se ha ido a tomar por culo. Todo.

viernes, 21 de octubre de 2011

Titadyne para todos y algo de comeeer

Ya lo dijo un buen amigo vasco el día que se cepillaron a un poli francés en Francia: “Ahí la han liado; les van a limpiar el forro. Es su fin”.
Sostiene que era vital para ETA contar con la aquiescencia franchute. Una vez encabronaron a Sarko, su destino estaba escrito.

Este grupo de cachondos fumetas e idealistas se fundó a remolque de las resistencias guerrillistas sociatas, asumo que por centro y Suramérica. Su ideario quedó obsoleto con la palmada del dictador y el gentil trato que a su pueblo fue dispensado. Impermeables a la realidad, siguieron divirtiéndose matando a gente hasta que eso –como todo grupo terrorista a la larga- se convirtió en un business.

Impuesto revolucionario, tal…una manera de vivir sin trabajar, pero para la cual es necesario ir echando balazos y bombitas de vez en cuando, que si no los empresarios se vuelven perezosos a la hora de pasar el sobre.

En definitiva, posiblemente la columna menos profunda, rigurosa, trascendental, y eufórica que hayan leído hoy sobre el tema. Hay que saber diferenciarse del resto, por bien o por mal.

jueves, 20 de octubre de 2011

Sin mierda entre sus pupilas

Creo que, de nuevo, seré el primero en denunciar una desviación que, por razón de ser repetida habitualmente, parece haberse desprendido de su carácter aberrante. Pondremos hoy pues los puntos sobre las jotas en el tema de líquido lavaparabrisas siendo fumigado a 100 Km/h con tráfico detrás.

Soy ilustre conocedor del retraso humano, de su inherente cerdez, y de su deficiente apego a la planificación y razón. No me escapa pues que sólo son conscientes los civiles de cuan puerco esta el cristal de su coche cuando sus putasbidas se alinean con el sol en su galopante porfía por alcanzar el azimut o por no abandonarlo. Uséase, cuando les viene el sol de cara.

Es entonces cuando, incapaces de trazar una línea recta sin mierda entre sus pupilas y el coche que les precede, se acojonan y dan al lavaparabrisas, irrespectivamente de la velocidad o el tráfico que les postceda. A raíz de lo susodicho se origina un efecto bola de semen por el cual el tío que va detrás se ve gravemente ametrallado, le da a la palanquita para ver algo, otros tres carros son salpicados, dále a la palanquita, y en 5 minutos todos dios va medio ciego y echando líquido de forma desarreglada, caótica y poco ecológica –¿cuántos niños andaluces podríamos abrevar con toda esa agua malgastada?

De la misma manera que no me echo el desodorante en el autobús, que no vacío el agua vieja del perro por la ventana o que no riego las flores echando manguerazos al vil transeúnte, me parecería igualmente esperable que los automovilistas dejaran de hacer el cerdihijoputa de una santa vez.

Se echa la agüita:
A-Bien sin tráfico detrás o
B-A velocidades por debajo de 60 Km/h.
No cuesta tanto no externalizar nuestra propia cerdez sobre los demás, a ver si en el metro nos vamos a secar los mocos con el suéter del tío de al lado.
Gracias.

viernes, 14 de octubre de 2011

lunes, 10 de octubre de 2011

Supongo que paso varios años encerrado y en esas me vuelvo a dormir

Hace ya unas tres semanas que he empezado a padecer pesadillas, frecuentes, en las que algo horroroso le pasa a mi hija -de año escaso de edad. Básicamente me veo a mí mismo desatendiéndola por fracciones de segundo o cometiendo errores con funestas consecuencias. Creo que empezaron un dia que con varios amigos y niños estábamos después de la sobremesa en la rambla central de Josep Tarradellas (delante de un Tagliatella) con los niños correteando por ahí, varios niños, mientras a escaso medio metro los buses pasaban a 60 Km/h. No tuve ningún susto ni se me escapó la niña, pero pude oler la proximidad del desastre.

Desde ese día hace dos o tres Sábados, arrecian estas pesadillas. Bien estoy en esa misma rambla y la niña me salta al carril bus, bien estoy empujando el carrito al borde de un precipicio, una rueda se me pellizca con la cornisa y el carro se vence al vacío, o veo a la niña meter los dedos en el enchufe. Quizá haya influído en este estado mental mio un rosario de enfermedades que la mantiene despierta durante largos vectores de la noche y con el ñigo-ñigo del bebé por la noche estando uno medio dormido, el audio acelera los pensamientos macabros. Especulo.

Luego me despierto, estresado en medio de la noche, y empiezo a desarrollar pensamientos raros. ¿Qué pasaría si alguien la secuestrara o le haciera daño? Sin duda encontraría a ese alguien como en las películas y una vez le tuviera delante le partiría el cráneo con un hacha con un fiereza tal que podrían usar el cráneo en la facultad de medicina. Y luego, desquiciado en la oscuridad, veo como fluyen los hechos, como me entrego a la policía, como me enchironan, como pasan los meses, mi abogado, el juicio…

Y ahí en el banco de los acusados estoy yo preguntándome qué tipo de persona tiene que ser el juez (o el juzgado popular) para condenarme por ello. ¿Merezco relamente castigo por ello? ¿Qué padre no haría lo mismo? ¿Qué tipo de padre es uno que no haría lo mismo? Pero claro, ¿qué mensaje da el sistema si me sueltan?
Supongo que paso varios años encerrado y en esas me vuelvo a dormir.

viernes, 7 de octubre de 2011

El último blog

Seremos el último y ancestralísimo blog del intenné ahora que esto de los blogs es tan siglo XX y demodé, pero esto no nos impedirá seguir avanzando como si el mundo no hubiera cambiado. Seguiremos poniendo el UHF y comprando floppys hasta que resurja la Atlántida. Y si no reflota, mejor aún.

Tras la muerte de Jobs, además, creo que es fundamental regresar a lor orígenes, que no son otros que cambiar el template del blog y seguir escribiendo basura insustancial y prescindible.

Este nuevo diseño demuestra que a pesar de no tener apenas visitas y mucho menos aún comentarios de calidad, este blog, amén de ser el último que queda en pie de todos los de la cuadrilla del Bañeres blog, será el último que subsista cuando el fin de los tiempos arribe.

Cuando lleguen pues los extraterrestres colonizadores y encheguen el internet, este blog será su única fuente de referencia de como vivieron los ahora ya extintos indígenas.

jueves, 6 de octubre de 2011

Steve Jobs †

Junto con Henry Ford, quien quiera que inventase la tele, la rueda, el ajedrez y el off-side, Steve Jobs ha sido de las personas más enormemente influyentes en el devenir de la civilización occidental. Así de fácil: él y su equipo fueron quienes transformaron el ordenador de pantalla negra llena de sintaxis absurda a escritorio con iconos que inician programas. Apple hizo personal al ordenador, lo domesticó, lo hizo operativo incluso para un babuino tonto, y con ello todas las casas terminaron teniendo uno y cada imbécil fue capaz de enchegar un navegador.

Similarmente Apple fue quien convirtió el mísero teléfono en centro de entretenimiento, y consiguió que medio mundo tenga la previsión del tiempo en la palma de la mano y que lentamente arrinconemos el PC en pos de una espachurrada en el sofá trasteando con el smartphone. Microsoft en el caso de los PCs y todos los demás en el ámbito de la telefonía les imitaron, les destriparon, y les levantaron el concepto pero, como decía mi ex-jefe, el plagio es el más dulce de los cumplidos.

Jobs además se adhirió a un concepto ya virtualmente en desuso: que la máquina funcione bien. Las cosas Apple funcionan bien, cojonudamente bien, siempre, de forma previsible y sostenida, cosa que ni Microsoft ni el batallón Android pueden decir. Funciona bien por sus cojones; parte nuclear del plan es que funcione bien. En tiempos en que nada dura nada y uno se hace una jartá de parchear mierdas y flashear scripts dudosos, se agradece que Apple hiciera siempre cosas que funcionan rematadamente bien.

Hay dos cosas negativas, que en realidad son una; la sectarización conceptual de Apple para con su maquinaria. Su determinación en crear un ecosistema –razonablemente deplorable- con iTunes, incompatibilades, boycotts y trastadas, ha echado atrás a muchos potenciales compradores. Su absurdísima cruzada contra el reproductor flash, sus asincronías con GMails y Hotmails, su enroque corto con el iTunes y su cerrazón conceptual son realmente una tocada de cojones estúpida, en tanto en cuanto perjudica al usuario sin que exista un beneficio plausible.

Quizá a resultas de todo ello aparece la sectarización del usuario, cansina, previsible, infantil, deprimente… tan deprimente, dicho sea de paso, como la del Android fanboy, la del PS3 freak o tantas otras. Que un grupúsculo de gentuza crea que la dictadura del iTunes les beneficia es asombroso; que lo publiciten como tal, sonrojante. En las consideraciones estéticas y de diseño ni entro porqué poto.

Pero que haya indivíduos dispuestos a pagar un premium de cojones por un aparato, es también comprensible; comprensible porqué los trastos Apple generalmente funcionan, y yo entiendo perfectamente a la gente que quiere previsibilidad operativa. Apple ha excelido en diseño, rendimiento, marketing y fidelización, ha marcado el presente y el futuro de la informática, y ha mejorado nuestra calidad de vida en general. Ya sea de forma directa o por usar maquinaria de sus imitadores, Apple es referente mundial y el bueno de Jobs deja un legado legendario. Desear que el nuevo capo sea algo menos yihadista; entonces me compraré uno.

Descanse en paz.

miércoles, 5 de octubre de 2011

Toni Clapés

Seré traslúcido: Toni Clapés es de esos tíos que están allí porqué lo están pero si te paras a pensar no sabes por qué están. Ni tiene gancho, ni gracia, ni carisma, ni transmite ninguna positividad. Es el típico cenizo de la cuadrilla pero además sin brillo. Entiendo que el éxito de su programa ‘Versió RAC1’ radica exclusivamente en la supporting cast, con gente bastante brillante. Aún así, si él está ahí y yo estoy aquí será por algo; sólo digo que no se ver ese algo.

En cualquier caso hoy no estoy aquí para hablar de eso; hoy estoy aquí para hablar sobre sus nulas dotes de entrevistador (dado que carece totalmente de atributos humorísticos), presentando ahí deficiencias que me han alejado definitivamente de su programa de tarde. Me hago mayor y la lista de cosas que me irritan no para de crecer, y bastante arriba está el delito de imprecisión y subnormalismo.

Clapés es INCAPAZ de formular una pregunta bien pergeñada. Tiene que acotar/re-formular/matizar/pulir su propia pregunta dos o tres veces por pregunta, lo que afecta gravemente el ritmo del programa. No sólo eso: demasiadísimo a menudo interrumpe la respuesta para re-ajustar o matizar la pregunta, todo ello con resultados fúnebres. Añádan a eso la guindilla del flagrante delito de hiper-parentesismo -catapultado a la fama por Mónica Terribas.

Tal que así: digamos que hay un invitado que sabe de árboles llamado Pere Gratapollas.
-Aviam Pere, és cert que el llimoner és, com si diguéssim, no sé on ho vaig llegir, un dels arbres on hi ha més, o sigui que…que el seu fruït és més bò pel òssos i per la salut en general?
-[Invitado] Bé, depèn de per on es miri per què[CORTADO!]
-T’ho pregunto perquè l’altre dia en Punset, en una entrevista que vaig llegir al periódico, crec que era diumenge, que per cert, en el dominical parlàven del tema del paroxisme cranial, doncs allà a el periódico de diumenge el Dr. Villaboixer, el del ‘Motor a fons’, deia que si plou les llimones són més dolces…no? És a dir…afecta directament la….plu…plu…, no pluja sinó…
-Pluviometría –dice uno del equipo
-Aixoooo…la pluviomatría…és a dir…afecta l’acidès de les llimones....la pluviometría vull dir?
Y el invitado, a cuadros.

Clapés es hands-down el peor entrevistador de todos los tiempos.

martes, 4 de octubre de 2011

La evidencia de la relatividad

Hasta que me largué de casa tuve a mi madre mortificada por el lamentable estado en el que estaba mi cuarto de baño. Había uno en la habitación de mis padres y luego otro para los hijos que colonicé y usé como mi propio cortijo. Como era la única estancia de la casa dónde me se permitia fumar, pasaba ahí largas horas y virtualmente no faltaba de nada. Un juego de ajedrez de esos con fichitas con un ordenador que por aquellos tiempos era batible, un organillo Casio PT-20, una consola Sega Game Gear, otra consolilla de Tetris, y una montonera de revistas en el bidé que si caían y te pillaban un pie olvídate del metatarsiano. Una auténtica barraca con todo tipo de comodidades, eso sí.

Mi madre siempre amenazaba con hacer obras y arrasar con todo, afrenta a la que replicaba encabronado que me iba a encadenar a la taza del water y que sólo sobre mi pútrido cadáver iban a hacer obras ahí. Luego en el 2000 me piré de casa y la pobre mujer puso en marcha el proceso de expropiación que terminaría en 2003 con la edificación de un baño muy bonito. Bonito pero hecho con gusto, cosa fina, no dudo que cada santo grifo y cada mísera baldosa fueron elegidos a conciencia, valiente es mi madre para esas cosas.

A finales de ese mismo año 2003 mi hermana también se piro de casa, ni yo ni ella regresamos, y nadie ya jamás se metió en ese baño más que para echar un meo a vuelapluma.
Hoy en día luce tal que asín:

No pude reprimirme de calzar esa foto el otro díaz haciendo la visita rutinaria a los papis. En definitiva, lo que mi madre entendió como un gran triunfo sin paliativos se convirtió, a la larga, en una victoria pírrica. La profanación de la Tierra Santa se ha vuelto contra ella. El cementerio mongolo that lies beneath se ha tomado cumplida venganza. Moraleja: hay que saber ajustar nuestras prioridades a los tiempos que vivimos. Todo cambia. Caler llençat.