jueves, 28 de octubre de 2010

El desorientante mundo de la pareja (MMCMLXIII): Ich bin könfussett

Ayer no pude evitar escuchar a dos chicas, algo más jóvenes que yo, hablando de pavos. Agudicé mi oreja –la otra no va- pues el común de los machos rara vez tiene acceso a esta tipología de conversaciones. Siempre nos vienen rebotadas y explicadas muy por encima y fragmentadamente por otro pavo, pero casi nunca tenemos la suerte de oír a mujeres hablar de amores y desamores entre ellas (al menos yo que no tengo amigas. Si vosotros tenéis sois unos asexuados hermafroditas, ya que lo que tendríais que hacer es intentar cepillároslas con la consiguiente pérdida de la amistad; yo lo intenté con todas las que conocí, perdí la amistad con todas, y no me cepillé a ninguna).

En cualquier caso, la situación era hiriente. Simplificando porqué no me acuerdo bien “dice que está confundido, que necesita tiempo para pensar, que no quiere perderme, que quiere dejar una puerta abierta, pero te digo que yo no soy tonta, que si cuanto tiempo se supone que tengo que esperarle, que si ya es mayorcito, que si ya está bien, hombre, que ya está bien, y que él insiste que me quiere pero que está muy confundido ahora con todo lo que le ha pasado”.

Cristo bendito –pensé- esto es en gran medida una versión tosca y deslabazada de MI SAGRADO PROTOCOLO DE ABANDONO CON VENTANA!!!
En mis buenos tiempos yo hubiera añadido elementos interesantes como ‘nunca amaré a nadie como te amo a ti’ o ‘necesito tiempo para ordenar mis pensamientos’, pero el tío anduvo fino.

En resúmen, lo que dice el tio es:
Estoy hartito de ti. Dados tus cocazos, empecé con toda esta historia para acostarme contigo y comértelos hasta que se me luxara la mandíbula. Para lograrlo tuve que hacer concesiones como sacarte a por cafés e ir a cenar contigo. Una vez lo logré ardía en deseos de comértelos una y otra vez y otra durante semanas. Pero ahora ya no. However:

La propuesta del tío es:
Yo voy a salir a machete a ver qué cazo. Si en el peor de los casos posibles fracaso, o por fuerzas de la naturaleza como la Ley de Rachas (*) entro en una dinámica abyecta, pondero la posibilidad de mandarte un sms, donarte la píldora, y acostarme contigo para comerte los cocos hastal amanesél. Por la mañana me iré y al dia siguiente te llamaré para decirte que fue un error y consiguientemente repetir el bucle de que ‘necesito tiempo para ordenar mis ideas y tal’, todo ello sin perjuicio de repetirlo hasta las ultimísimas consecuencias -> que es comiéndote los cocazos yet again.

He ejecutado esta técnica con éxito repetidamente, he llegado a exceler en su planificación y deleitar en su ejecución –la última vez que me funcionó tenía yo 27 tacos-, pero me parece francamente patético que cualquier hembra mayor de 20 años pueda tragarse tamaño saco de ponzoña.

Es todo una treta para poder ponerla en caliente si no hay suerte ahí fuera, una burda utilización de vuestro cuerpo importando un huevo vuestros sentimientos.
¿Queda claro?
Al próximo que os venga con esto le rompéis el Nokia en la boca. Madurez, señoras!

(*) Raymond Rachas, Brighton 1902-1972. Teólogo finlandés.

miércoles, 27 de octubre de 2010

La locaza del Veyron

Ni me gusta cantar ni me gusta la gente que canta –vergüenza ajena- pero cuando estoy en mi coche, sólo, y saco de mi mp3 vault de 24Gb un buen disco, chillo como una auténtica locaza.

LA-MEN-TA-BLE.

Además perdiendo la compostura, uséase con los ojos cerrados dependiendo del dramatismo del lance y gesticulando si menester fuere. Chillo, ‘bangeo’ la cabeza, y acompaño mi aviril despliegue tocando la batería a manotazos contra el volante. Si me ve un conocido me muero de la vergüenza.

Desde que me fui de Basalón he desarrollado mucho esta faceta asexual de mi personalidad. Antes que siempre transitaba por la ciudad, semáforos y tal, me daba mucha vergüenza que me vieran los del coche de al lado e intentaba reprimirme. Pero ahora que hago autopista y manta –ni recuerdo la última vez que me adelantó un tío- puedo dejar salir a la puta heroinómana que hay en mí como Raphael. Eso sí: en el evento de una retención, en cuanto hay coches al lado, me callo como una puta.

¿Qué mueve a un respetable descontroller a comportarse como una furcia desdentada que acaba de recibir una brutal afrenta? Ignórolo, pero lo que no es incierto es que lo doy todo, tanto en chorro de voz como en entonación, y que cuando no llego recurro al falsetto sin sonrojarme, no como Ramoncín.

martes, 26 de octubre de 2010

El milagro de la bida: Pintan wedges

Hola amigas de la lactancia materna!
Así vuestros senos rezumen la leche que vuestra alma destila a resultas del amor para con vuestros churumbos!

La maternidad, amén de significar el fin de tantas y tantas cosas buenas y el inicio de tantas y tantas cosas malas, significa la definitiva cesión del testigo de la felicidad y la esperanza a nuestras hijas. Afrontémoslo, amigas: estamos jugando el hoyo 10 de nuestras vidas, y los buenos son los front 9. Los back 9 son sombríos, con salidas de tee ciegas, greens de fuerte caída, multitud de búnkeres y docenas de obstáculos de agua. Pero hay que terminar el recorrido y nos tendremos que jalar los back 9, sondados o no, con silla de ruedas o no, con Alzheimer o no.

En los primeros 9 todo era jolgorio, alboroto, tajas, sexo (jaja), viajes y emoción. Lo que nos queda ahora por delante es sarro, escarcha, clembuterol y pus, con el único aliciente de darle un green fee a nuestra hija para que salga y disfrute los front 9. Dentro de 30 o 40 años ella asimismo pasará el testigo a su hija y se tendrá que chupar los back 9, y asín pasa la puta vida.

La maternidad es, alegóricamente, la recogida de la bola del hoyo 9 –tras un triple bogie-, para dirigirse al macabro tee del 10, que dará lugar al ignominioso 11, al tétrico 12, y asín sucesivamente. El otoño de la vida es pues una sucesión de bolas en el bunker, dropadas al lado del jásar, filazos incomprensibles y triples putts imparables.

Antes había una valla, a un lado mi viejo financiándome y cagándose en mis muertos y en el otro yo haciendo el perla, y me acabo de dar cuenta que ahora yo estoy en el lado donde estaba mi viejo y en mi lado hay una bebita que con alta probabilidad va a acabar en el asiento trasero de un Ford Centauri siendo cepillada por un tío con el chándal del real Madrid por los tobillos.

Si el back 9 pinta bien que baje Dios y me la chupe.
Bola al agua de salida, PW al bunker, tres putts en el 10.
Bien. I love the black course here at Bethpage.

jueves, 21 de octubre de 2010

El fastanbulosos mundo de la empresa (y XXIV): De velocidades y credibilidades

Dábais esta serie pero muerta, ¿eh cabrones? Ahora en el otoño de este blog y de mi puta bida, es interesante ir cerrando temitas.

Cómo el título indica, hoy atacaremos un tema siempre candente en el mundo empresarial: el del paseo.
Todos sabemos que cuando nos aburrimos en la oficina vamos a pasear por ahí, a molestar al uno o al otro, y esto es algo, lo mismo que el desplazamiento para ir a cagar o a fumar, que debe ser realizado con la máxima diligencia. Si la gente ve por ahí a un tío paseando como un puto dominguero, arrastrando los pies, y con las manos en los bolsillos mientras torpemente avanza pasillo avall conversando con otro que camina de idéntica lid, se observa delito de prevaricación o dejación de funciones.

Ahí va pues la norma para ascender en la pirámide empresarial –o al menos para no descender o enquistarse: siempre que nos desplacemos de A a B lo haremos:
A-A velociad elevada
B-Con uno o varios papeles en mano.

Sobre como juzgar qué velocidad procede, guiaros por la velocidad a la que váis cuando realmente estáis trabajando y váis a hablar con alguien: a toda puta máquina.
Lo de los papeles también tiene su qué. Hay que pensar que cualquiera nos puede parar y preguntarnos qué hay en ese papel, por lo cual el papel no debe estar en blanco. Cualquier papel con algo servirá, siendo recomendable alguna gráfica y resultando excelso una lista escrita a mano. Es también parentorio ondear al papel a través de nuestra rápida caminata, que se vea que de esa hoja emana una criticalidad y una inmediatez de todo punto armaggedónicos.

Tengo un amigo que riza el rizo imprimiéndose algo cada vez que va a fumar, yendo a recogerlo a la impresora compartida por todo el departamento, saliendo zumbado a la puta calle a fumar, y regresando a los 6 minutos también a fondo –murmurar blasfemias es la leche de aconsejable también- antes de sentarse en su cubículo y echar el papel a la basura.

Parece una estrategia accesoria pero, recordad cabrones, perception is everything.

miércoles, 20 de octubre de 2010

El fin del mundo

Estábamos comentando ayer sobre lo divino y lo humano en el otro blog y les dije que “Yo muchas veces pienso en el fin del mundo. Es un tema recurrente en mis pensamientos. De hecho voy a hacer un post ya que es un tema trascendental”.
Este es el post.

Pues decía que ya desde pequeño siempre he tenido pensamientos relacionados con un gran cataclismo fulminante. Quizá vi alguna peli demasiado jóven o alguien me dijo algo… con 4 años quien sabe. En definitiva, que ya de pequeño mi preocupación inmediata era la supervivencia tras la explosión (de X, no concreta, jamás supe qué explotó). Así las costras, mi porfía era por encontrar un lugar seguro para mis padres y para mí (no hace falta ser psicólogo para ver que la relación con mi hermana no era fluida por aquel entonces).
Creo recordar que la idea era ir a una cueva elevada en las montañas.
Con mis putos padres.
Vaya planazo.
Bueno…

Conforme maduré, adolescente ya, la fantasía viró, y aun siendo incierto el motivo del cataclismo la novedad es que conocía su inevitabilidad un par de días antes de que en efecto sucediera. Conocedores yo y una minoría de nuestro inevitable sino, mi principal preocupación era la de ser capaz de transportar el mensaje de una manera creíble a todas las tías que me gustaban para completar una anheladísima cópula antes de la catástrofe final, un lúbrico canto del cisne empapado en sudor y coca con todas esas chavalitas del instituto, de una en una y/o todas a la vez (la lista de candidatas no era precisamente corta). Pero claro: el problema con que me encontraba es que no me creían, y a mí, sabedor de que quedaban pocas horas, me entraban las prisas y no lograba convencerlas de que el fin era inminente! Con un poco más de calma me hubiera hecho una jartá de foshá justo antes de morir.

Años después, habiéndome cepillado ya a centenares de modelos y despojado del fragor adolescente, la preocupación giró más hacia la rama logística. Cómo hacer acopio de comida, tabaco, mam, Playstations, palos de golf, tal. La naturaleza del cataclismo se fue clarificando asimismo: se trataba de un meteorito. Cojonudo, a nadie se le había ocurrido antes.
Al caer se convertía en una bola de fuego rojo acojonante, pero como yo estaba escondido en algún sitio con latas de kétchup y Playstations estaba la mar de feliz.
Acojonante.

Y, desde hace unos años, mi fantasía apocalíptica está centrada en un tema angular. He abandonado mi preocupación por follar o por acumular víveres y cachivaches, y lo que más me preocupa ahora es encontrar un sitio que me dé un ángulo de visión espléndido en el momento del impacto final del meteoro. Claro, tengo los tres o cuatro sitios pensados ya, todos ellos lugares que me agradan en especial, pero como ignoro donde va a caer exactamente el meteorito, pues no sé a cual ir llegada la coyuntura. En esa visión, estoy sentado con alguien –supongo que serán o mi mujer o alguna de mis amantes, quizá incluso mi puta madre o mi hermana en un picardías- apoyados contra un árbol en el momento del armageddon. La escena parece un atardecer por los tonos rojizos pero bien pudieren ser las 10 de la mañana y el rojo proviene de la bola de fuego. En cualquier caso, ni me inmuto, y observo el espectáculo con una sonrisa de oreja a oreja mientras espero a morir asado en el más breve de los instantes. Primero noto ese calor en la frente, luego huelo a pelo quemado, luego se me encienden las cejas y luego la bola termonuclear nos devora.

Supongo que estas fantasías, amén de denotar una patología no menor, nos hablan en voz baja de las preocupaciones, las prioridades y los anhelos vitales de cada uno. A juzgar por el último release de mi fantasía, parece claro que yo ya he pedido el cambio al entrenador.

martes, 19 de octubre de 2010

Sarao PSC

Me informan que esto sucedió hace dos dias:


Más allá del patetismo generalizado -pero más intenso alrededor del pobre mongolo de Montilla-, felicitar a la zorra de Manuela de Madre por haber resuelto sus problemas de fibromialgia. Mucho dolor tenía a la hora de hacer documentales y 'xerrades', pero con dos coñacs está como la santísima Liza Minelli tras un gramo largo de ala de mosca.

País.

lunes, 18 de octubre de 2010

RAIBUS 340 -by Rai

Dos sueldos muy modestos y humildes pero logrados con sudor, lágrimas y honradez, hipoteca muy baja, ausencia de hijos, vida frugal... todo ello nos ha permitido a mi señora y a mí dilapidárnoslo todo en viajes. Sabemos de lo que hablamos.

Y el que ha viajado en avión, y ha viajado lejos, sabe que cuando has catado una vez la clase business ya nunca más puedes soportar la turista, especialmente si hablamos de más de 7 horas de vuelo.

¿Por qué? Dejando a parte las colas en el embarque y el desembarque, las largas esperas en salas aeroportuarias que parecen leproserías, etc…, la clase turista se caracteriza sobre todo por estrecheces, imposibilidad para conciliar el sueño por más combinaciones de vino y orfidales que te metas, olores nauseabundos y ronquidos estruendosos del vecino obeso que siempre te toca, comida realmente asquerosa... y, ojito ahí, riesgo de fallecer por el síndrome de la clase turista (trombo generado por inmobilidad en EEII que al ponerse uno de pie se moviliza de golpe y tapona peligrosamente cualquier vaso pulmonar incauto...). ¿Eso no les importa a nuestras autoridades, eh, cabrones? Pero que no fumes en el avión si que es importante. Hijos de puta.

Un Airbus 340-600 normal y corriente con la configuración habitual de los que cruzan el charco suele tener unas 60 plazas business y unas 210 de turista. No cuento gran clase porque tal. Ida y vuelta a NY en turista sale por unos 600 euracos, buen precio pero condiciones infrahumanas. En business, entre 1300 y 1500 ida y vuelta, condiciones más aceptables pero precio desorbitado sobre todo si uno viaja en pareja . Hablamos de aviones que suelen ir llenos, así que la compañía se saca (60 business x 1400 euracos) + (210 turistas x 600 euracos ) = 84.000 + 126.000 = total más o menos 210.000 euros.

Pues bueno, a lo que íbamos. Rai ha colegido un gran plan para acabar con esa vergüenza. El avión con sólo business. Echemos cuatro números.

Con el espacio habitual de un Airbus 340-600 he calculado regla en mano que me cabrían unas 200 plazas business. Para obtener la misma recaudación final, los 210.000 euros citados, cada plaza business nos saldría ahora por 1050 euros, pero alto ahí, menos personas, menos peso, menos combustible, menos personal de cabina, … así que tranquilamente podríamos irnos a los 1000 euracos o incluso algo menos porque lo que makes the difference es el queroseno. Ojo, ojo, ojo.

Yo, los pago. Y que luego hagan aviones sólo turista para la chusma. El precio base se reduciría también para ellos puesto que cabría un mayor número de gallinas en el mismo gallinero, como demuestra perfectamente el ejemplo de las low-cost, y podrían seguir cambiándose el móvil cada mes y medio, su mayor y única aspiración en esta vida. Además, ¿por qué tenemos que mezclar clases sociales? La élite se siente incómoda con la chusma, y la chusma se siente violenta con la élite. Separémoslas de verdad, pero no con una cortinita cutre, sino metiéndoles en aviones diferentes.

viernes, 15 de octubre de 2010

Análisis detallado de notícias-trampa

'El límite de 80 km/h en Barcelona equivale a retirar cada día 22.100 coches de las carreteras'
Vale. Veamos:

"La medida de limitar a 80 kilómetros por hora la velocidad en las vías de acceso a Barcelona ha supuesto una reducción de 450 toneladas anuales de contaminantes dióxido de carbono (NO2)..."
Meec. NO2 no es dióxido de carbono.

"El informe de seguimiento del Govern, presentado este jueves, concluye que en la zona 80 y en la zona de velocidad variable la reducción de emisiones está en torno al 11%, si se descarta el "factor crisis", es decir, la reducción de la movilidad, tal y como avanzó Europa Press en junio.

Según la Conselleria de Medio Ambiente, la mejora de la calidad del aire ha sido "más evidente" en las áreas más cercanas a las vías, donde viven 1,3 millones de personas. La medida, que se implementó en 2008, ha supuesto una disminución del consumo de gasolina en 31,6 toneladas diarias y del consumo de gasóleo en 34,9 toneladas diarias".

Blah-blah-blah. Y concluye, ojo:
"La evaluación medioambiental la ha realizado el Barcelona Supercomputing Center de la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC), comparando la estimación de las emisiones de 2007 con las de 2008, 2009 y 2010, modificando exclusivamente los datos de tráfico. La aplicación de la medida ha comportado la reducción de emisiones de contaminantes por la disminución de la velocidad y el descenso de la congestión"

Es que claro, la letra pequeña tiene truco. En definitiva, los capullos del Barcelona Supercomputing Center de la Universitat Politècnica de Catalunya:
  • Han estimado las emisiones del 2007 (¿no había acaso datos?) y las han cruzado con los datos de los otros años...
  • ...Modificando exclusivamente los datos de tráfico. ¿Qué datos son esos? Dice arriba que han tenido en cuenta "el factor crisis" por lo cual la lógica puede haber sido: 20% de paro->20% menos de coches.
  • Y seguramente han asumido también -como no encuentro el informe no puedo confirmarlo-, que ahora la gente va a 80 Km/h en quinta (una media de 5.5l/100Km) mientras antes iban a 120 (una media de 7.5 l/100Km).
Esta notícia no hay por dónde cogerla, señoras de La Vanguardia. O tenemos datos medio-ambientales precisos, tomados en idénticas condiciones meteorológicas en momentos diferentes, o asumir cuatro mierdas con papel y lápiz no nos llevará muy lejos.

jueves, 14 de octubre de 2010

El milagro de la bida: Peluches Management Division

Ya que no os gustó la serie ‘POLARIS’, haré ahora de este blog mi patética bitácora de paternidad, mi diario de a botox dónde daré rienda suelta a mis experiencias y sensaciones como padre y administrador de la unidad familiar. Creo, amigas de la lactancia materna, que esto es lo que todas esperábais.

El bicho crece. En tamaño y en valor añadido. Ahora tiene 3.5 meses. He notado un significativo desarrollo tanto físico como mental, si bien creo que el ratio cocorota/cuerpo (en cm3) está muy por encima del ratio de un humano normal. Un ratio inferior al normal sería el de Joan Carles Peris, el presentador del TN Cap de Setmana y un ratio excesivo sería el de Ivan de la Peña o Margaret Thatcher.

Decíamos que tal. A la vez, el bicho parece reaccionar al entorno de manera errática. Un elefante puede hacerle feliz ahora y profundamente desgraciado en 5 minutos. Yo creo que vienen esquizofrénicos o perciben el bien/mal de los objetos inanimados de manera sobrenatural, asumiendo que este cambie. ¿Puede un elefante rosa experimentar una conversión del bien al mal como Skywalker o Laudrup? Ahí dejo caer el guante Everlast.

El bicho tiene un ránking tácito de los peluches que más le gustan. Un pulpo multicolor lidera, luego un sonajero-conejo, y luego una vaca que hace música. El buen padre debe saber administrarlos con sabieza. Si al principio de una encabronada del churumbo le plantamos el pulpo, ¿qué haremos cuando la situación se deteriore? Peor aún: ¿y si aburre el pulpo por tenerlo demasiado visto?
La paternidad es como el ajedrez, dónde cada pieza debe moverse con sabiduría y anticipando los próximos 177 movimientos.
Yo pondero engancharme al caballo o fugarme a una torre en Capri.

miércoles, 6 de octubre de 2010

PROJECT POLARIS: UN VIA-CRUCIS ESPACIAL (S01-E12 - SEASON FINALE, LA HOSTIA QUE PEAZO SERIE MIS MUELAS!)

Jürgen Führer, acojonado, se disponía a abrir la escotilla cuando Lídia se interpuso en su paso. “Tú, tío, la verdad es que eres tonto pero de ingresarte. ¿No ves que si abres la escotilla nos descomprimiremos en cabina y moriremos todos como Zucchetti???????”
“Tiene gracia que saques el tema, zorra alcohólica, pues el que quiere entrar es Zucchetti, luego muy muerto no va a estar, no?????”

Bentanachs y Bush se pusieron a pensar con decisión mientras Zucchetti aporreaba la puerta. “Además, adefesio bigotudo” añadió el alemán mientras improvisaba el ademán de tener un bigote en plan Hitler así con dos dedos de una mano y levantaba la derecha con determinación “…cuando Luigi ha salido no ha existido descompresión”.
Pues bien visto, sí señor. Luego existía atmósfera en Pedrolow. Entonces ¿porqué perdió la chaveta Zucchetti? y, lo que es peor, ¿quién estaba aporreando la puerta?

---tiruri-ru-ríiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii---
---ñigoñi-go-ñíiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii---


TOC-TOC-TOC-TOC....BUM-BUM-BUM-BUM....

Cabroneeeeeeeeeeees, abríiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiillllllll

---bum---

POLARIS

martes, 5 de octubre de 2010

PROJECT POLARIS: …Y UN NEFASTO PASO PARA LA HUMANIDAZ (S01-E11)

-ñigo-ñigoñiiiiiiiiiiiiiiiii-

“Vaya puto día llevamos, digámoslo ya” dijo Bush. “Si vamos a seguir perdiendo cabezas a un ratio de dos por minuto, esto va a durar poco”.

“Pues no creo que vaya a durar mucho” dijo Führer “pues se deben haber dejado los gatos en la escalerilla antes de embarcar. El compartimento de alimentos está vacío, no tenemos qué comer”.

“Me cago en Dios, coño, estos africanos son unos desgraciados” pontificó Lídia.

Mientras ambostrés ponderaban la posibilidad del suicidio un ‘toc-toc ‘en la escotilla interrumpió sus pensamientos.

“Mi puta calavera” exclamó el alemán “¿Quién eres?”

Zucchetti

“La hooooooooooooooostia” dijo Bush mientras hizo ademán de ir a buscar el arma que había dejado caer Këputaviddën hacía escasos minutos para pegarse un tiro.

“Deja eso, gañán” dijo Bentanachs que agarró el arma y se la metió en el bolso.

“¿Qué quieres Giancarlo?” dijo tembloroso el alemán.

“Me llamo Gianluca, puto alemán indeseable. Abre la puerta o me hago un collar con tus muelas”

-ñigo-ñigoñiiiiiiiiiiiiiiiii-

viernes, 1 de octubre de 2010

PROYECTO POLARIS: NACIONES UNIDAS (S01-E10)

Así las cosas, la situación se había deteriorado ostensiblemente. Lídia, sudorosa ya como el resto de la tripulación, se desabrochó la camisa azul -con el logo de la ISA bordado- con suavidad, botón a botón, delicadamente...
Conforme la progresivamente dilatada comisura de la camisa iba cediendo a diversas leyes de la física que ignoro, iba la apertura ofreciendo a Bush y Führer la perspectiva de una samarreta de esas Damart Thermolactyl de los años 80 que se ajustaba como un guante al contorneado cuerpo de la astronauta neurótica.
“¿Qué miráis, babosos?” –preguntó la burócrata con desdén. La proverbial transparencia germana apareció cual lusero del alba:
“Tus peras, femëlla, enséñanos las peracaβ!” dijo Führer sin tan siquiera pestañear.
“Desde luego los alemanes sois como animales” dijo ella “pero como veo venir que esto va a terminar fatal o peor, casi que a malas me calzo a ambos de vosotros al unísono, tarados”.

Bush parecía no entender la conversación hasta que se giró levemente a derechas hacia la sala de comunicaciones y vio la gran credencial del alemán ya erecta y desafiante.
“Qué pollas ocurre aquí” inquirió el mozo de almacén MIENTRAS Lídia se despojaba de su zamarra, se bajaba los pantalones, y con delicadeza dejaba caer primero por sus nalgas y luego alrededor de sus esculturales piernas unas bragazas de seda que se la ponían dura a un muerto.
“Ocurre, Jotajota” dijo Lídia “que te voy a meter una limp

***ANTES DE SEGUIR CON ESTO, O SE ME GARANTIZA POR ESCRITO QUE NADIE ME MARCA EL BLOG COMO INAPROPIADO O ABORTO***

…ieza de bajos que vas a quedar fino.
No había terminado la burócrata de decir esto cuando el alemán puso fil a l’agulla desde la más obtusa retaguardia hasta que ambos dos pies de Lídia perdieron contacto con la fría plataforma de la nave en flagrante desafío a los principios de Sir Isaac, a la vez que esta cogía el nebráskico ariete de Bush y procedía a engullir carne en barra del Mid-West, oh my Gooooooood!

Sudorosos los tres, y empapados en todo tipo de fluidos, sostenes y tuercas (ay, los acabados africanos!) recuperaron por un momento el tino y la preocupación por la descorazonadora situación a la que enfrentábanse. El americano fue el primero en recomponer la estampa…