martes, 30 de junio de 2009

El món és un mochuel: Fachencia (I)

Más allá de La Pobla de Bafumet, allende Ulldecoña, se encuentra la mítica España.
El catalán de bien, advertido, cruzará la frontera del Ebro, el control de aduanas de Alcanar, e ingresará en lo más siniestro de la Iberia hostil.
Tras transitar entre aldeas que nadie diría pueden/pudieron albergar equipos de Primera división o Liga Bebeubeá como Castellón o Villareal, el cauto viajante se topa con la ciudad perdida de Fachencia. El intrépido catalanet observará rápidamente la posición de firmes y de alerta másima al divisar por la autopista paneles que anuncian la llegada, a una distancia aun indeterminada, de la capital del mal Madriz. Yo es que cuando veo la palabra ‘Madriz’, aunque sea en el panel de una autopista, ya me entran todos los males y se me eriza el vello de la próstata.

El lector viciosillo y deprevado ansiará encontrar en estas líneas un desmenuzado de la inferior cultura hispánica y una contraposición de posturas e ideales entre los viles españoles y los superiores catalanes, pero la verdad, es un tema que me aburre ya. Los talibanes y todos aquellos a que no estén satisfechos con tener convicciones propias y busquen siempre imponerlas a los demás no hallarán aquí material para el ‘totalmente de acuerdo, Fórceps’. Ya estoy harto del estéril debate lingüístico-cultural-racial.

Fachencia, estaremos de acuerdo, es una ciudad fea como casi todas las ciudades españolas. La periferia es un angoleño disarray de paredes medianeras a la intemperie, montañas de neumáticos, barracas al sol, vertederos improvisados y muros de ladrillo medio derribados.
El 80% del radio de inserción en Fachencia es de una belleza austral, y sólo cuando uno se acerca al núcleo ve edificios razonablemente erguidos y gente con camisetas con mangas.

El centro es bello, tiene varios edificios de esos con empaque, y un casco viejo estándar, en tanto en cuanto apesta como todos y tiene una belleza de esas que hay que saber admirar. Luego están esos edificios esos de Santiago Calatrava, que como Bon Giovi o AC-DC, es incapaz de cambiar de registro. Pero la zona esa de la Ciudad de las Artes y tal está bastante maja. Luego hay lo de la Copa América y tal que bueno, mira, no está mal. Me bajaron a la Malvarrosa, La Paería o Paterna, nunca recuerdo los nombres, que es un poco como el Port Olímpic de Barcelona.

Media Valencia está en obras. A nadie escapa que mayúsculas cantidades de pasta se están metiendo ahí. No sé quien la pone ni para qué, pero que están intentado limpiar la cara de esa septentrional ciudad a marchas forzadas es un hecho. Sin embargo, a Fachencia le viene grande el envite. Es una ciudad sin el empaque de otras. Simple y llanamente no puede competir con Barcelona, Madriz, París o Biarritz. Carece de lo necesario, no sé qué, pero eso es un pueblo dignificado yet de segunda división.

Siempre he pensado que el verdadero indicador del desarrollo de una zona son las cunetas. En Fachencia provincia, estas son erráticas, con socavones, con hierbajos de varios metros, y con unas zanjas a un palmo de la calzada que cae un gato y se mata. Regresas a Catalunya y te parece haber llegado a Santa Monica Beach, coño, un poco el efecto contrario a la sensación de desazón y republicabananeridad que experimenta el viajero que regresa de EEUU o la Europa más desarrollada cuando sale del avión.
Dicho siempre desde el respeto, Fachencia aun no da la talla ni en coña.

lunes, 29 de junio de 2009

Newton meets Fórceps

Hace unas fechas estuve concentrado en las tascas de reconstrucción de mi piso tras ser este asolado por paletas, carpinteros y demás rocket scientists durante dias. Agradecer a UNICEF los valiosos paracaidas con sacos de harina durante estas funestas fechas.
Sin entrar en detalles, revelaré que hubo un pasaje en el que teníamos que volver a colgar una luz de pared.

Para los no-iniciados el proceso se resumiría asín: hay que quitar la luz general (los pitorros de colores todos abajo) empalmar los cables (normalmente se unen los del mismo color pero no sé yo que pasaría si se hiciera al revés), embutirlos tras el soporte de la luz, atornillar la misma, dar la electricidad (pitorros up!), darle al interruptor y ver que no va.

Bueno, pues debido a una deficiente configuración de los preparativos –no achacable a un servidor en ningún caso- estaba yo aguantando la luz con mi escalera plegable ubicada bastante lejos de la misma (mientras la escalera de mi señora estaba, huelga comentarlo, al ladito mismo). Tenía pues El General un pie en la escalera y otro en la repisa de una ventana, logrando ambos güebos una espléndida toma zenital del suelo con la que raramente son premiados.
Y estaba yo ahí, inercambiando acusaciones con mi mujer y mecagoendioses con mi mismo mientras aguantaba la gravosa lux, cuando miré abajo.

Craso error. No era mucha altura, metro y medio, máximo metrochenta, pero en un momento de lucidez tome conciencia de mi propio peso, de mi lentitud de reflejos, y de lo volatil de la vida y la muerte. Me dije: ‘si falla algo, medio año largo en silla de ruedas’.
Y me acojoné. Y recordé mi infancia, cuando no había altura que me intimidara lo más mínimo, cuando era gatuno y jovial, cuando era físicamente capaz de sobrevivir una caida de un metro y medio.

Pero el otro dia ví con claridad que no. Que de haber perdido pie, hubiera caido al suelo inerte y desprotegido como un fardo de coca. E inmediatamente el miedo se adueñó de mi. Con las prisas originadas por el pavor empecé a no poder atornillar mi tornillo, se me enrampó la pierna de la ventana, me picaban los güebos, y mi escalerilla parecía porfiar, con malévola pendularidad, por quitarse al gordo de encima.

No sucedió nada pero esa sensación de miedo a una altura que un bebé podría sobrevivir me hizo abrir los ojos sobre lo semi-final de mi condición y mi sumisión total e incondicional a Sir Isaac Newton y su puta manzana. Ya querría yo caer con la dignidad de una manzana el dia que me tropieze.
NO SOMOS NADA, LA LIGA ESTÁ GANADA!

viernes, 26 de junio de 2009

CHI CHI CHI, NOS VAMOS A PEKÍN

España es el pais de los multimillonarios.
Nadie quiere tu dinero.
Vas a una terraza a dejarte los ECUs a cubatas y ni puto caso. Entras en Mango a fumigar la Visa del marido, y las cuatro dependientas en la trastienda midiéndose el chocho. Cuando una te ve, trascurridos unos minutos sale con cara de manzanas agrias preguntando qué coño quieres.
¿Restaurantes? Igual. “Váyase, no quiero su dinero”.
El sector servicios en este país existe gracias a que varios multimillonarios deciden tener un sitio donde ir tras ducharse por la mañana, pero su objetivo ni por asomo es el de ofrecer bienes y servicios a cambio de liquidez.

Cuan lejano es el ejemplo de los EEUU donde el detallista se desvive por sacarte un dólar de más, y no escatimará en parabienes y atenciones con tal de que le dropes un suculento 20% de propina. Oh, España, tierra de millonarios.

Es en esta clave que interpreto como POSITIVÍSIMA la toma violenta que los chinos están haciendo de gran parte de los bares del litoral barcelonés, zona Eixample. Se han esmerado en conquistar buena parte de los bares y a allí ejecutan las funciones que, otrora, fueron las esperadas en un bar: oferta, demanda, servicio puntual, factura, puerta. Oh, sí, ni más ni menos que los chinos, esas ancestrales criaturas a caballo entre el mono y el hombre, tan atentos y capaces cuando de la pela se trata.


Yo digo SÍ A LOS CHINOS. NO al camarero perdonavidas, a las malas caras y al ‘yo no necesito su dinero, márchese’.
Vivan Mao-Tse-Tsung, la Plaza Tiananmen, las camisetas del mandril de imitación, y los atentos chinitos que me traen mi Ballantine’s Cola en un puto santiamén.
QUE N’APRENGUIN!!!!

jueves, 25 de junio de 2009

Mi Vespa es verde by Oscarini

Mi vespa es verde, esbirros de Sauron.

De esos lodos, estos polvos.

O una pequeña parábola de por qué un ser cabal, gran amante y padre de familia, desprecia el buen juicio y esdeviene un ser tarambana con peligro para sí mismo y su propio mecanismo.

Sírvanse ustedes, hombres de bien, apóstatas todas, mujeres de libre fornicio y liberales de tres al cuarto oscuro, de escuchar esta oh, mi peripecia ocurrida el jueves dieciocho de junio en la madrugá.

Resúltase que resultara, que ocho hombres de bien, de los de pelo en pecho, recipientes todos de borrador tributario, itvs, mensualidades infantiles, y algún que otro con pensiones a exes, amantes o viudas ajenas, es decir, todos ya curtidos en el arte amatorio y sodomizados por el arte de vivir y ser vividos, nos encontrábamos en la noche de autos celebrando la buena nueva de que nos reencontrábamos después de una jartá de años. Ni que decir tiene, que la vida es poliédrica y ahí nos encontrábamos actores, funcionarios, pilotos, pirenaicos, vividores, maricones, esforzados y algún hombre de bien.

Bebimos y reímos en un restaurante sarrienco de buen yantar y escasas pretensiones. Después de disfrutar de Baco, Dionisos y de las abundantes glándulas mamarias supradesarrolladas de la simpar camarera nos trasladamos a un bar de copas cercano. Fui de los primeros en llegar, pues en mi Vespa 125 del ´86, levito genovese que es un placer.

Un par de gintonics más tarde, procedimos a ahuecar el ala, cada uno hacia donde podía o debía. Los más con su señora, los menos con una mosca. Yo procedí a desplazarme, con buen ritmo y mejor disposición al Helio, bar mítico gracienc, en el que soy conocido por mi diplomacia, saber estar y hombría de bien.

Debo decir en este punto, que estaba yo esos días caliente, debido a un par de legajos multosos que los esbirros de Saurón tuvieron a bien hacerme llegar, por estupideces tales como conducir a 117 en vez de a 100, y cosas de ese tipo, tan sigloveinte, que aún provocado un quebranto económico mínimo en mi circulante resultaban intolerables en mi rating crediticio y solvencia soberana.

Pues bien , circulaba yo respetando las señales….sí, quizás zigzagueaba en exceso, y qué, qué pasa, somos asín los de Carabanchel, cuando de repente, a mi espalda a unos 100 metros, como una bicha endemoniada, aparecen 2 luces azules y un sonido rollo buup-buuuup…. En un alarde contable, calculo que a esa distancia no pueden detectar mi matrícula, e inicio una escapada en toda regla….Giro por General Mitre, aprovecho la densa circulación (donde coño van todos esos a esa hora) y viendo como el coche de los esbirros también gira y me persiguen, acelero hasta unos insondables 60kmh (45 millas por si nos lee Asimov). Al llegar a la atura de Vallirana o asín, diviso unos conos prodigiosos y aprovecho para colarme por ahí, sin adivinar, que oh, un prodigioso boquete hay abierto en la calle…..claro, de ahí los conos. Mientras caigo en el socavón por mi tercer ojo observo como los esbirros babeantes siguen por la calle del tal Bartolomé Mitre sin apercibr mi caída al vacío….

Dos borrachuzos sentados en un banco disfrutando del buen clima de junio, me ayudan a levantarme, maltrecho. Me invitan a sorbetear una caliente xibeca, cosa que hago con deleite y placer.

Esquinazo a los malos, evalúo los daños. La vespa, poca cosa, es de hierro. Mis costillas no tanto, como al día siguiente corrobora un médico extraño.

En fin, que la puta persecución de los hijos de puta de esta ciudad para con los ciudadanos de bien no tiene fin.

Pero yo ya he dicho basta. Para muestra un putón y unas costillas. Que pasa, tengo más.

martes, 23 de junio de 2009

De semi-finales y finales

Hay una peli de esas de suspense en que Sean Connery persigue a un asesino o algo.
Al final de la peli, cuando ya le tiene localizado y con el ‘peu al coll’, va Connery en coche a toda leche a por él, se pega una galleta, se mata, y se asume que el asesino se pira. Me impresionó está peli por lo absurdo del final. Si alguien sabe el nombre que tenga a bien droparlo aquí a dos palos máximo del aspersor.

Cuando era joven tenía unas gafas RayBan color… como resina, no sé explicarlo. Me encantaban. Me las dejé 50 veces en sendos bares y siempre regresé a por ellas. Una vez, estábamos bañándonos en el rio con los amigos –tendríamos unos 20 añitos, cómo pasa el viento!- y me metí al rio con ellas, asumo que visiblemente despojado de mis facultades serenísticas. Obviamente las perdí pues en los ríos cuando empiezas a pisar o a hacer el mongolo se levanta la fina pinícula de barro del fondo y no ves nada. Regresamos al dia siguiente con dos amigos más, y con los sedimentos asentados, las pudimos divisar y ulteriormente recuperar.

Siempre las guardaba en el bolsillo de la puerta del coche, y a menudo simplemente las lanzaba ahí en aras del ahorro energético. Un día, recién aparcado en triple fila en la universidad, abro la puerta, caen las gafas (que no estaban dentro del bolsillo lateral sinó colgando de una patilla), y para mi sorpresa, se precipitan al vacío de una alcantarilla. Tras mucho barruntar llegué a casa, bajé a comprar alambre, y por la noche regresé a la uni para proceder a la operación de rescate. Modelé un gancho al final y dejé caer suavemente el alambre los 4 metros buenos de vacio alcantaríllico. No sin ensayo y error logré sacarlas, mis 20 minutos buenos tardé, pues el enganche era normalmente deficiente y al subirlas el tembleque obraba en mi desfavor.

Seguro que hay varios anecdóticos rescates más que ahora no recuerdo. Un dia me senté en una terraza con ellas aguantadas por una patilla en el bolsillo posterior –mi lugar habitual para guardarlas, no hace falta desir mais sobre mi gilipollez- y petaron.
Lo que más me dolió fue lo indigno del final tras años y años de heroica resistencia.

lunes, 22 de junio de 2009

Otro post titulado 'Reflexión' y van...

Pues no, porqué ya no se titula 'Reflexión'. Una de esas hipérboles tan del agrado de los aficionados a la parapsicología como un servidor.

A lo que iva: sabréis que la semana pasada un piloto palmó en pleno vuelo yendo o viniendo de Bélgica a Nueva York, soy así de perro y ni tengo el gesto de buscarlo en Google... bien.
Al parecer, tras finar el comandante, otro piloto que iba de paisano tomó los mandos y aterrizaron sin novedad, sin siquiera saber los pasajeros de los luctuosos eventos acaecidos en la cabina. Bien. Estas son las informaciones difundidas en los medios.

La pregunta es obvia: ¿cómo lograron hacerse con los servicios del piloto que no estaba de servicio?

La Hipótesis A, la deseable, es clara: el piloto-paisano conoce al Comandante o al ingeniero -ni que sea de vista-, se saludan cuando embarca, 'buen vuelo, Paco', 'Pásate a saludar por cabina luego, Josan' y santas pascuas. Luego, cuando el comandante palma, el copi le dice a la azafata que vaya a buscar a Josan que se sienta en la fila seis (6) y asuntu sanjat. Bien.

Pero ¿y si no se saludaron al entrar? Hipótesis B.
Hay que joderse. Preguntar por megafonía si hay algún piloto en la nave sin duda originaría un atronador torbellino de mecagonendioses donde ninguna figura del santoral más completo saldría indemne. Mujeres chillando cuando no orinándose encima, gente dando cabezazos en las ventanas, inviable.

¿Pero qué coño hay que hacer pues? Y ahí entra la creatividad. Seguramente, de haber sido yo el copi o el ingeniero, habría urdido una barroca trama, una operación deceptiva, un engaño mayúsculo, que pondría a prueba los nervios de Cristo Rey en persona.
Contaría mi plan a la azafata más guapa y risueña, ella saldría, cogería el interfono, y empezaría:

-Senores pasajeros. Como es habitual cada 17 de Junio, dia de Santo Tomás de Kitzbühel, famoso patrón de la aeronáutica, los miembros de la tripulación hemos hecho la ya célebre porra de Santo Tomás.
La gente, claro, no sabrían de qué les hablan, pero ante lo risueño de la azafata, porras y tal, escucharían interesados.
-Como sabrán muchos de ustedes y es tradición, hemos apostado la cena de hoy a ver quien acierta más ítems de la porra de hoy.
Estupor contenido, sonrisas.
-Muy bien, pregunta número uno: ¿cuantos toreros tenemos en el avión?
Todos callados, cabezas giradas en plan autocar de camino a las convivencias. Nadie.
-¿Ninguno? Hummm.... un punto para el copiloto. Ese ya ganó el año pasado, o sea que a ver si me va a tocar a mi pagar, jijiji.
Sonrisas y comentarios desenfadados entre el respetable.
-Dos: ¿cuantos austríacos como el patrón de la aviación tenemos entre nosotros?
Dos imbéciles nazis gordos y de tez rojiza levantan la mano.
-Bieeeeeeeen!!! jijijijij...esta es mia, punto para Verónica!!!
-Y tres: ¿Cuantos de vosotros conocen a Santo Tomás de Kitzbühel? ¿Nadie del gremio en cabina?
Y él, Josan, levanta la mano confuso por la ponzoña de San Tomás y dice que él es piloto pero que no está familiarizado con la tradición.
-La doy por buena, caballero, yo había dicho que uno y gano!!! Por favor, que los tres premiados vengan a la zona delantera de la nave para recoger un obsequio de Air Infarto!!!

Se les da un botellín a los patéticos austríacos, se coge a Josan y se le embute ante los mandos, supongo yo, pero es un tema complicado, y más en caliente.
Si alguien conoce más detalles sobre el tema tenga la bondad de brindarlos, y si a alguien se le ocurre una idea mejor que también la camparta, grácias.

P.S.: Al co-autor del post, él ya sabe quien es, gracias por la inspiración.

jueves, 18 de junio de 2009

La carne de burro es conductora

Hoy vuelvo a actuar en el otro blog deportivo.
No lo vuelvo a poner aquí en aras del copyright infringement alrededor del cual ya he sido advertido.

No obstante os dejo un vídeo que ya colgué pero que Youtube tuvo el desacierto de retirar.
Espero que no me vuelvan a chapar el blog por esto.
Vale mucho la pena desde la óptica científica, concreparemos en ello.

video

miércoles, 17 de junio de 2009

Bucel, puto bulce (I): Más que clubes

Se ha dicho que el Barça fue más que un club durante el franquismo pues representaba la identidad nacional, la democracia, blah-blah, pero que ahora ya no es más que una corporación. Del Madrid se dijo algo parecido, pues representaba al casposo franquismo por las europas durante la dictadura, pero al parecer también es ya sólo una empresa.

Creo que los hechos demuestran que, no sólo esto es falso, sinó que ambos són ahora más "más que un club" que nunca antes. Ambos clubes representan mucho más que a sus socios y simpatizantes: de hecho representan TANTO más que eso que, realmente, podemos prácticamente hablar de una representatividad cultural, rayana en lo racial.

A raíz de las corrientes Liga, Copa y UCL, los medios madrileños (porqué los medios españoles son madrileños) se han quitado la careta de una manera que sobrecogería a cualquier espectador imparcial. Hay un odio subyacente, de remarcable intensidad, contra el Barça como catalizador, cabeza visible y representante de una serie de cosas que en España, en Madrid, no pueden ni podrán tolerar.

La prensa madrileña, esa prensa que cuenta nuestras Copas de Europa como trofeos españoles, es la misma prensa que denuncia Platiniato y numerosos penalties en Stanford Bridge, el criminal Villarato en la península, y su descarnado apoyo al gran Atlétic de Bilbao en la antesala del gran choque. ¿Qué les ha ocurrido? ¿Cuándo enloquecieron? ¿Cuándo perdieron perspectiva de una realidad incontestable?

Dando por probada una barcelonitis que empequeñece a la ya patética madriditis de los 80s, lo que se está viviendo trasciende sin lugar a dudas cualquier cosa vista antes. Aquí o en ninguna parte. Hay un odio visceral que se vehicula a través del fútbol. El Barça representa a los judíos, fenicios, ladrones, insolidarios, egoïstas, llorones, y avaros catalanes, que además tienen comprada a la RFEF. Y oigan, esa es la verdad porqué así se ha repetido, y así nos van a recibir por esos campos de Dios de las Españas.

Y, lo saben bien los que viajan, no sólo nos reciben así en los campos sinó también en los bares, restaurantes y comercios. Somos el puto Mal y el Barça es su representante. "Ladran, luego cabalgamos", pero ¿hacia dónde cabalgamos? Hacia el odio, alimentado en la mentira y la amartillante repetición de la farsa, regado con la manipulación y el sesgo malévolo.

Esa realidad está ahí fuera, y va a seguir creciendo. Todos contra nosotros -como siempre ha sido-, pero ahora a cara descubierta. Me parece una tendencia mala, porqué además de ser falsa y patalética, genera violencia y algún dia habrá leches. Y ojo: que yo soy extremadamente violento y por mí iría ahí y pasaría por el cuchillo a la redacción entera de As y tal, pero en el gran órden de las cosas, cuando en 50 años alguien mire en retrospectiva lo que la prensa madrileña hizo en esos locos 2000s, van a flipar.

Eso sí, está claro que ambos somos MUCHO más que clubes. Somos el anverso y el reverso de una misma moneda, el yin y el yang, el dia y la noche, Vader y Skywalker, el bien y el mal…
Estamos canalizando temas irresolutos desde mediados del siglo pasado a través de ambas instituciones,y así seguiremos hasta el dia de la batalla final.

martes, 16 de junio de 2009

La Aureola

Muy ligado al tema que tocamos el Viernes pasado, hoy atacaremos el siempre controvertido tema de los lamparones post-meada, también como conocido como ‘la aureola’.
Hablo, sabido es, de que tras mear se sube uno la cremallera, se lava las manos –se las mee o no, protocolo obliga-, y cuando va a salir observa con agitación un aureolazo de meo en los pantalones.

Las causas son inciertas y las explicaciones me resultan difíciles de comprender. Antes llevaba fimosis y ahora no, por lo cual no recuerdo como era con el prepucio troceado, pero ahora que llevo muñón en el capullo, postulo que quizá sea esa desordenada masa de piel la que retiene centilitros que a la postre resultan letales para la credibilidad empresarial de uno.

Otros estudiosos hablan de que la uretra –el tubaco que lleva el meado y el semen desde la vejiga y las glándulas Thorstenn hasta la puntalnabo- retiene una porción despreciable de meo que luego, cuando el pito recupera su posición decaída, evacúa originando el lamparón.

En cualquier caso, estas ocurrencias ponen de relieve el deficiente rendimiento de las bragas. A decir verdad, nunca he entendido muy bien para qué sirven, si bien siempre las he usado –un poco como el System Restore de Windows cuando van maldadas-. O sea: asumiría que más que para prevenir que un huevo te salga por la pernera, su finalidad es la de retener-ocultar-limitar el impacto de cualesfueren pérdidas –incluyo las de cacas- al mundo exterior.
Entendería pues que de obligado cumplimiento es la condición de no transferencia del meo, ¿no? Pues bien al contrario, parece que catalicen la propagación de la aureola.
En cualquier caso, la ocurrencia del detallado evento crea severa desazón en el sino del meísta.

Contra-medidas: pocas y precarias. La obvia sería secarse la punta la polla cariñosamente con papel de wáter, pero coño, fa de mal fer. La segunda es descamisarse para ocultar el lamparón, pero en función de la situación podemos hallarnos recogiendo nuestras cosas del despacho en un santainés. Otra es agarrarse la punta la picha a través del bolsillo para evitar pérdidas de orina. Una cuarta sería pillarse el prepucio con el cinturón para que este mantuviera una posición vertical evitando así la gotera.

Doy por descontado que en los comentarios nadie confesará ser víctima de esta atrocidad, pero yo que he visto mucho mundo, veo a mis amigos abandonar los lavatorios con lamparones de palmo y medio cada vez que salimos por ahí, o sea que es un fenómenos que ESTÁ EN LA CALLE y debemos afrontar pero ya, poniendo en común estrategias conjuntas.

lunes, 15 de junio de 2009

Summermongol

El marica cantaor del redundante, innecesario y taladrante puto anuncio de Damm en Formentera afirma que iba para futbolista crack pero la homofobia del fútbol le alejó del éxito. La entrevista completa aquí –me pregunto como cojones un periódico del prestigio de La Vanguardia entrevista a personajes tan menores-.

Esto es cojonudo. A pesar de la descarada discriminación positiva de tan glorioso colectivo, la culpa de todos sus males la tenemos los viles heteros homófobos.

Yo iba para primer hombre que se pisa la polla en la Luna pero por culpa de la homofobia me quedé en puto burócrata de fiambrera con un Fiat Panda.
No somos nada.

viernes, 12 de junio de 2009

Post de utilidad púbica -heteros only-

Llevo muchos años meando.
Normalmente en los lavabos de tios tenemos urinarios de pared y tazas, mientras que las hembras sólo tienen la segunda modalidad.
Nunca cago fuera de casa, luego sólo meo, apunte de relieve.
Rehuyo siempre entrar en los de taza, estancos por los cuatro lados, pues parece que vaya a pelármela.
Asín pues, siempre toco el urinario de pared aka meada ‘codo con codo’ con un extraño. Bien.

Hace ya tiempo y en mi otro blog, analicé la posición óptima cuando hay 5 urinarios. Debido a recientes obras en mi oficina me he visto enfrentado a un sistema de cuatro huecos, harto escaso a decir verdad (normalmente siempre son de 3 o 5 unidades). Me molesté en hallar la siguiente solución óptima para meaderos tetra-píchicos:

Espero que haya quedado clarito.
Siempre en el extremo más alejado del muro o el adminículo divisor.

P.D.: cualquier post que empiece con un 'llevo muchos años meando' merece la categorización como GRAN POST.

jueves, 11 de junio de 2009

Matices: A TRUE STORY

Anochecía.
La Luna se posaba(*) suavamente sobre el horizonte azuloso.
El follaje otoñal (**) crepitaba bajo el peso de unos pasos precisos, ligeros, leves, ingrávidos (***)….
El asesino (****) se acercó a la vivienda, una bella estructura de madera de dos plantas –ficus y cactus-, y giró el pomo de la puerta con sigilo. La puerta no cedió (*****).
Una luz se encendió en el piso superior. El asesino tomó aire y raudo buscó aichoplugo tras unos densos matorrales entre la oscuridad de la noche cántabra.
Pudo ver a través de los matorrales como se encendía la luz del recibidor y como ella, con un batín granate, se dirigía a la puerta principal incomodada por los ruidos (******).

Da miedo, ¿no?
Mañana más.

(*): La Luna, en contra de lo que los incultos tienden a creer, sale y se pone por una lógica independiente a la del sol o la nuestra propia, pues su recorrido orbital (ver Johannes Kepler) eliptea alrededor del astro tierra.
(**): Nos encontrábamos pues en un paraje de hoja caduca, que a diferencia de la perenne es tiranizada por la Ley de la Gravitación Universal de Sir Isaac Newton.
(***): Parece tratarse de una alegoría pero no: peso=masa x gravedad. Un paso no tiene masa, por lo cual su peso es cero, obteniéndose asín un efecto de ingravidez total.
(****): Nos pasaríamos la presunción de inocencia por el forro.
(*****): Posiblemente sabedora de las ventajas fiscales de un traspaso, como siempre proclamamos.
(******): En ausencia de gravedad no hay atmósfera, luego no hay aire que transmita las ondas sonoras, ergo el sonido no puede viajar. Aún asín, recordemos que la historia transcurre en Cantabria, porción del universo sujeta a la Tierra, con una masa suficiente para retener atmósfera y por consiguiente habilitada para la transferencia del sonido.

miércoles, 10 de junio de 2009

Tema interesante

El otro dia me fui al Circuit a montar un monoplaza.
Una de esas cosas que siempre quise hacer y nunca hago, la lista sería interminable.
La experiencia fue excepcional, lo volvería a hacer a diario.
Sus dejo unas fotos:

Inspeccionando el KERS y la correcta ubicación del cenicero

Metiéndome en el habitáculo a plomo, he visto mucha F1 por la tele, vive De Bagration

Tomando el revolt 1 como una exhumación, muy metido en la carrera

Traen caja manual no secuencial de 6 marchas, y presentan 140 Cv y unos 360 Kg, lo que nos da un ratio de Kg por Cv similar al de un Gran Turismo, pero con una frenada, aceleración y paso por curva mucho mayores, dado lo bajo del centro de gravedad y la trócola Van Heissen.

PROS: Es una experiencia cojonuda, desde un monoplaza el campo de visión es muy diferente. Esos bichos parece que vayan sobre raíles y el comportamiento del coche es muy diferente. Es como el karting pero con coches que caminan y si te pegas una galleta te haces daño de verdad.

CONTRAS: Si te cargas el coche lo pagas, y el tema adelantamientos y enloquecimientos está muy controlado por la organización. No puedes ir con los colegas a meteros el morro el uno al otro porqué o la lías o te echan (lo primero depende de la celeridad del RACC en hacer lo segundo)

Peliculita, yo soy el segundo, el que no pierde el coche:

video

Os lo recomiendo, vale unos €270 si eres socio del RACC.

martes, 9 de junio de 2009

Citas célebres de Fórceps (iv)

"Me inquieta el semblante de éxtasis que ofrecen los gatos en cuanto les manoseas la cocorota. Me parece desproporcionado, y no puedo sinó preguntarme que jeto deben poner si les metes un dedo por el culo"

Fórceps, Invierno 1412 [Fecha indeterminada], tras encontrarse un gato en el regazo en el curso de una visita de cortesía.

domingo, 7 de junio de 2009

Las lágrimas de Roger

Este es Roger rompiendo a llorar en Febrero tras perder el Open de Australia ante Nadal:

Y estas lagrimas son de ayer tras ganar la final del último Grand Slam que se le resistía:


Sin entrar en consideraciones tenísticas, admito que me conmueve ver a un tio que lo ha ganado todo, que ni sabe cuantos millones y palacios tiene, llorar de esta manera tras un logro.

Estas lágrimas, las de ambas fotos, demuestran cuan importante es para él la victoria, y este espléndido tenista ha tenido hambre y fuerza para llegar hasta dónde ha llegado.

14 Majors, más de medio centenar de títulos, un estilo espectacular, gloria a raudales, pero aún es capaz de llorar por ganar una copa de chapa. Aunque sea la de los Mosqueteros.

Roger: te admiro y te adoro. Que por muchos años puedas darte de raquetazos con Nadal. Eres el más grande, y el más humano también.

jueves, 4 de junio de 2009

Desmontando mitos

Post antropológico de nuestro enviado especial. Maestro, andabán.

Verdades y mentiras sobre la simpática Germania:

- Todos los alemanes son rubios: Mentira. Vi pocos rubios. En todo caso castaños.
- Todos los alemanes tienen los ojos azules: Bastante cierto. Quizás un 90% de ellos.
- Todos los alemanes son altos: La media es bastante alta, si.
- Las alemanas se vuelven armarios a partir de los 30: Creo que eso es patrimonio de las nórdicas, no de las alemanas. En general no son gordas, aunque tampoco tienen un físico muy estilizado.
- Beben cerveza a todas horas: dicen que los bávaros (en el sur) sí. En el norte no. Beben, pero no a todas horas.
- Casi todo el mundo tiene un Mercedes: Falso. De hecho vi pocos Mercedes. Los coches de gama alta que se ven son, la mayoria, BMW o Audi. El nivel de vehículos está como aquí: muchos utilitarios de gama media.
- Las ciudades son limpias: Totalmente cierto. Como mucho puedes ver alguna colilla. Nada más.
- Los alemanes son muy "ecológicos": No. Por lo menos no delante mio. Toda la basura va al mismo cubo, luces y ordenadores abiertos todo el dia, acelerones absurdos en el que se dejaban medio depósito, etc... Eso sí, ves aerogeneradores por todas partes.
- No hay límite de velocidad en las autopistas: Falso. La media del límite de velocidad en autopista es 100 Km/h, o sea, menos que aquí. Sólo hay algunos tramos de algunas autopistas en que no hay límite.
- Las autopistas y las carreteras están puta madre: Tampoco es cierto. Están como aquí. Las autopistas generalmente están bien y en las carreteras hay mucho parche.


Otras curiosidades:

Los alemanes no son cerrados. Al contrario. Por lo menos conmigo fueron siempre abiertos. Si a ello le añadimos el hecho de haber compartido un par de borracheras en 1 semana... ;-)
El tiempo es bastante mejor del que imaginamos. En el norte no nieva tanto como creemos y en primavera la mayoria de la gente ya va en manga corta. Lo segundo lo pude comprbar yo mismo, que también iba en manga corta. Lo primero no lo he vivido, pero eso dicen.
Las pelis y demás series de televisión son dobladas al alemán. Los diferentes canales en abierto que hay dan la misma mierda que los de aqui.
Comen fatal. Al mediodia normalmente sólo 1 plato. Grande, pero sólo uno. Lo de primer plato, segundo y postre no lo entienden. Poca verdura, mucha carne y/o pasta. Y eso si no acaban comiendo un croissant salado o cualquier cosa.
Si compras agua embotellada sólo encontrarás agua con gas. La hay con poco gas o mucho gas, pero agua mineral natural sin gas no la hay.


Un restaurante español en Hamburgo con un nombre muy original.


Sankt Pauli:

A pesar de gozar de cierta fama como barrio canalla de Hamburgo, no me pareció nada extraordinario ni digno de ver. Las calles allí sí que son sucias. Hay vagabundos tirados por la calle y básicamente lo que hay son sex-shops, bares y locales de strip-tease (o a saber qué más hacen ahí). Claro que también vi una farmacia, un par de teatros, alguna tienda de souvenirs y un cuartel de la policia.
Entré en un par de sex-shops y casi todo eran parejas buscando entre los diversos productos, como quien va al Súper. También habia mujeres solas, sobretodo mirando lenceria de látex y cosas de esas.
En Sankt Pauli no hay vitrinas con putas de exposición, como en el barrio rojo de Amsterdam, a pesar de que me habian dicho que sí. Yo por lo menos no las ví y Sankt Pauli no es demasiado grande.
Las protitutas salen a eso de las 7 y se ponen en fila, a dos metros una de otra, en medio de la calle. Cuando pasas por delante te acosan para que subas con una de ellas a alguna de las habitaciones que tienen por allí. A mi me ofrecian un polvo por 300 euros. Pffff....
Hay que decir en su favor que estaban bastante bien físicamente para ser putas callejeras.
Me detuve un rato a descansar y delante tenia un local de strip-tease. Durante el rato que estuve entraron 4 ó 5 cochazos de lujo en el párking de ese local. Dentro de los coches había unas tías que quitaban el hipo. Supongo que eran putas de lujo que trabajaban en ese local. A saber.


La calle principal de Sankt Pauli


Sex-shop cutre. El escaparate que da a la calle no deja lugar a dudas sobre lo que vas a encontrar dentro.


La Polizei está en medio de la calle Reepenbahn, la calle principal de esta singular barriada.


Por último: O kino en alemán significa "tienda" o Kino és el puto amo de Sankt Pauli. Todos los sex-shops eran de Kino. Y hay muchos!
Bueno, en general no me pareció un sitio digno de visitar a menos que seais forofos de los sex-shops. Como ya dije en un comentario, me pareció un lugar caduco, sucio y decadente. Todo lo contrario que el resto de la ciudad.

Nota del editor: Kino creo que es cine.

martes, 2 de junio de 2009

AVE FÉLIX

Lo he pasado mal.
Tres o cuatro partidos sin marcar. Palos, cagadas inexplicables, malas decisiones, un caos.
La grada me ha tratado con dureza, pero el entrenador ha confiado en mí. Gracias Pek.

Ayer ganamos por 12-7, y rompí mi maldición con un tetra-trick legendario.
El primero, un mano a mano bien definido al palo largo.
El segundo, otro mano a mano a la escuadra corta.
El tercero, parabolón desde casi el medio campo (fútbol-7).
El cuarto, otro mano a mano definido a la cepa del palo corto.

Soy lento y me canso, pero si me la dan la meto. Soy bárbaro.
Bueno, pues nada. Espero que la afición vuelva a confiar en mí y perdone mi irregular actitud de los pasados meses.
I BELIEVE.