viernes, 26 de mayo de 2017

La alfombra roja del Barça

De todo el tema Rosell se extraen varias conclusiones, todas ellas sucintamente tratadas y en gran detalle a la vista del auto de procesamiento.

Rosell ha quedado retratado desde todos los ángulos: se estima probado lo de corrupto comisionista, lo de miembro de organización criminal, y lo de blanqueador de capitales. Estimo yo que pronto quedarán establecidos simulación contractual, maquinación para alterar el precio de las cosas, y les perdono la Due-Diligence inventada.

Rosell queda retratado no sólo cómo retrasado mental, prepotente, incauto y chorizo, sino también cómo puto demagogo (Acció de responsabilitat), farsante y revanchista (“A tu amigo lo voy a meter en la cárcel” referido a Laporta as per Sostres el baboso)

Desfila luego por la alfombra roja el Presidente actual, por estar involucrado directamente en el Caso DIS (Neymar 2) cómo indudable conocedor (que no artífice pero aun así CÓMPLICE) de un evento de simulación contractual y con toda seguridad tráfico de comisiones, con el subsiguiente fraude fiscal y Administrativo.

Se unen a Bartomeu y posan ante las cámaras el resto de Directivos, con el cabezapolla de Cardoner a la derecha del presi por colaborar en la vil conspiración contra la junta saliente para forzar a la reposición de unas pérdidas inexistentes, o cuando menos, cuestionables y para nada objetivas.
Cabe asimismo especular su nivel de implicación en el posiblemente irregular arreglo con Qatar para el opaco patrocinio.
Ni entro a valorar la gestión institucional y deportiva. 
Mentira, lo haré: pésima y execrable.

Comparece ahora en la alfombra Santi Nolla, la vil rata, el que hace el trabajo sucio, el que articula una historia parcial, pervertida, sinuosa y a menudo infantil para defender a los asociados del Condado. A su lado posan gentucita arrastrada como Perearnau, Marçal Llorente, y los cuatro arrastrados que por cuatro habichuelas se cagan sobre su título de periodista.
Enemigos míos: aparte de darles de comer, es importante poder mirar a los ojos a vuestros hijos.

Las redacciones de EMD, LV, Sport y casi toda la prensa en general pocos motivos tienen para enorgullecerse de algo, pero cómo el evento de hoy es muy top, no hace falta que se paren a posar. Aun así, espero que hayamos aprendido algo: todos andáis por twitter, y todos habéis visto ya sabéis a quién colgar sucinta documentación. Todos lo sabíais y chitón.

Pero el gran retrato aquí, y tendremos que abrir el plano un poco y mover la cámara atrás, es el del socio del Barça. Ya sé que a los 70 años todo se ve diferente, que a los de lateral y gol os molesta mojaros los 2 dias al año que llueve, y que todo cambio os resulta difícil. Sois botiguerets pujolistas y os cuesta entender el mundo de hoy en día. Desde los años 50 que creéis que La Vanguardia es un medio digno (os los pisáis), que los jóvenes (sub-50) no entienden nada, y que sentís el Barça muy vuestro.


Todo esto no debería eximiros de exigiros bastante más. No soy nadie para dar lecciones ni deberíais necesitarlas; habéis mostrado muy poco tino eligiendo presidente. La experiencia os ha enseñado cuatro cosas pero os negáis a aceptarlas. El viejo órden ha muerto, tened la bondad de no destruir (más) a este club.

miércoles, 3 de mayo de 2017

Hombres en el baño

1-Que sea champú+gel, uséase: te pones un cubicaje x en la mano y con eso arrambas con todo, pelo (if any) y carnaza.
2-Que haga mucha espuma.
3-Que tarde en terminarse, pues cada vez que se termina, la mujer tarda días en reponerlo y entre tanto nos tenemos que duchar con su Shampoo L’Oreal para pelo castigado, sometido al sol de la toscana, fatigado, teñido, deprimido, reseco y cansado, graso con matices, y/o con aroma a frutas del psiquiátrico o flores de Mozart.

En definitiva, el macho busca una cosa que con poca cantidad dé mucha espuma, que huela levemente a ‘limpio’ (un concepto que para los hombres va desde el olor de una rosa fresca al de lejía, con leves matices in between), y que sirva para todo el cuerpo del tirón, pues se busca una tiempo operativo cercano al minutito.

Creo que todo lo dicho representa el 90% del género masculino y el 100% de la porción heterosexual.

Dicho lo cual, necesito entender dos cosas que hace tiempo que me rondan por la cabeza.
1-La gente que se afeita tras ducharse (presentando a menudo pues boliches de espuma tras las orejas): ¿POR QUÉ?
2-La gente que se cepilla los dientes tras vestirse (con las subsecuentes micro salpicaduras blancas en el pecho de la camisa): ¿POR QUÉ?


Gracias