jueves, 19 de enero de 2017

Atraco a pito armado -by @Raimon



Paquito, cómo estáis? Frustrados, enfadados...

Pues que te voy a contar, no? Ya van 2 derrotas seguidas y eso afecta incluso al mejor del mundo

Qué ha pasado? No habéis jugado peor que de costumbre pero ahí está el 1-2, una auténtica falta de respeto de los provincianos ésos

Hombre, cuando el árbitro no te ayuda la verdad es que no hay nada que hacer

Caras largas y mucho enfado en el vestuario, no?

Y cómo quieres que estemos?

Hablas del penalty no señalado?

Lo ha visto todo el mundo. Piscinazo de libro. Ahora, a ese señor de negro no le da la gana pitarlo, qué vas a hacer?

La jugada es clara. No hay falta, como dices tu compañero se tira...

Sí sí, se tira al instante. Penalty claro.

Muy claro. Esos siempre os los han pitado y hoy no. Por qué? Veis alguna mano negra?

Está claro que algo pasa cuando no te pitan penalty siendo el piscinazo tan evidente. La verdad, ya no sabes a qué atenerte. Le dan el premio ése al amigo cuando lleva todo el año arrastrándose, te confías, ves que la cosa en los despachos va bien, que todo parece atado y bien controlado, y hoy de buenas a primeras va y te hacen eso. Qué vas a pensar? No es normal.

Por qué crees que el árbitro no os ha ayudado? Raro, verdad?

Si me lo preguntas a mí, rarísimo. Espero que nuestros estamentos investiguen lo que ha pasado hoy. 

Luego también tenéis quejas de los 2 goles del rival, no?

Quejas? En el primero no hay una falta que el árbitro debió haber señalado y en el segundo con lo rápida que es la jugada lo normal es que pites fuera de juego.

No había fuera de juego, no?

No, pues claro que no. Por eso no entendemos que no lo pitara. En fin, prefiero no hablar más que me caliento, aunque de hecho da igual porque al final la cordura impera y a nosotros nunca nos sancionan por despotricar.

Paquito, mucho ánimo. Hay que seguir luchando, no?

Sí sí, luchar en los despachos, manipular todo lo que se pueda, lo que hemos hecho siempre, vamos

viernes, 13 de enero de 2017

HUMILDAD

La humildad es la cualidad que, cuando genuina, más difícil de encontrar es.
Mirémonos a nosotros mismos (los mismos que queríamos quemar a Galileo por haber demostrado la falacia del geocentrismo), los que inventamos el Bluetooth y Facebook, los del KERS, el Ojo de Halcón, los putos reyes del mambo…

Imaginemos un cataclismo de cojones, uno parecido a los varios ya documentados, uno que aniquilara virtualmente a todo Dios.

Tendemos a pensar, en nuestra prepotencia, que los digamos 100.000 supervivientes escampados por todo el globo, tras 5 años bien miserables, serían capaces de retomar el temita relativamente cerca de dónde lo dejamos. En las pelis apocalípticas hay criminales, violaciones y hollín, pero todos van en coche y sobreviven con relativa anormalidad.

Imaginen que su grupito de supervivientes está formado por sus 10 o 20 mejores amigos. Imaginemos que no sufren enfermedades y que todo está razonablemente bien apuntalado. Todos son educados, abogados, ingenieros, y con un razonable nivel cultural. Incluso hay el típico que siempre lo sabe todo, la Wikipedia andante.

Minuto 20: el que fuma que no tiene mechero. Un puto mechero, el pedazo de tecnología más burdo que existe tras el martillo. No queda otra que ir a buscar un estanco y saquearlo, hacer acopio de mecheros, y tenerlos bien controlados, pues si Dios no lo quiera se pierden, cuénteme usted cómo se lo montan los 20 catalanets de l’Eixample para encender un cigarro.

Vehículos: zero chance. Ya pueden ir a la Nissan a buscar especificaciones e intentar construir 10 que jamás lo lograrán. 

Comida: en cuanto perezca lo que hay en las neveras de los supers, a dos velas. ¿Cazar? Ojito, pues aun encontrando escopetas en alguna armería abandonada, a ver qué y cómo cazamos.

Mientras lo ya pre-existente se pudiera obtener, controlar, almacenar, regular y operar podríamos tener vidas semi-normales pero pasados 30 años, 100 años, 500 años, no quedaria nada. Ni tan sólo podríamos abrir los pdfs con especificaciones técnicas de las cosas pues no existirá electricidad, y ni en 100 ni en 10,000 años saldría nadie capaz de fabricarla. El proceso involutivo seria de una lentitud y crueldad tales que aun siendo todos muy listos, sabiendo programar en Linux, y siendo auténticas bestias reparando aires acondicionados, cuando cayera el martillo íbamos a flipar.

Y tras no tanto tiempo, cuando todo el conocimiento se hubiera perdido por no tener electricidad ni impresoras y haber sido incapaces de recuperar este conocimiento, entraríamos en una espiral dramática. Y cuando vaciáramos El Corte Inglés generación tras generación, nuestros tatatatataranietos tendrían que volver a vestir con pieles de búfalo, a hacer fuego fregando palos, y a cazar a pedradas gastado ya el último cartucho.

Este conocimiento que tenemos que nos hace tan superiores a todos los animales (y nos hace la ÚNICA civilización de la galaxia y la ÚNICA que ha existido jamás sobre la Tierra) puede extinguirse con dos clecas bien dadas, tras lo cual, volveríamos a la casilla 1.

Cuando algún explorador despistado, en el año 18.944, descubriera la punta de la Torre Eiffel, la gente vendría a echarse fotos y preguntarse cómo los antiguos Franceses (la versión futura de los Mayas o los Egipcios) lograron construir tal maravilla en algún momento entre al año 1.000 y el 4.000.


Cuatro fotos y tan contentos.