lunes, 20 de octubre de 2014

El recordatorio

Salta el reminder: “Truca el Joan”
No es que no me acordara de él, voy pensando en ello, pero necesito un reminder claro que me haga coger el teléfono porqué sino siempre me parece mal momento.
Lo llamo y le pregunto que cómo están.
‘FATAL’.
No es de extrañar. Su padre y el de sus dos hermanos, buenos amigos también, murió hoy hace 10 días. Un hombre, vive Dios, ejemplar, muy querible y muy querido. Personificaba tantas cosas buenas…

Le intento consolar un poco; me ofrezco –de corazón- para quedar a echar unas copas. Él declina, no le apetece salir ni de día. Comprensible.
Abro el grupo de Whatsapp dónde estamos toda la cuadrilla menos él, les informo del status, y les recuerdo que hay que estarle encima –extremo que ya venimos realizando.
Me pongo otro reminder para volver a llamarle el Viernes y así, con los ojos un poco llorosos tras la charla, me pongo delante del Outlook y sigo con mis cosas.

No sé qué hacer ni decir cuando hablo con él. Me siento culpable por limitarme a ponerme reminders cada equis días y llamar.
¿Qué puedo o debo hacer? Me siento hasta culpable por tener que ponerme recordatorios. ¿De no ponerlos me olvidaría de llamar?
Sé que no, pero aun así, me los pongo.

Y luego deslizo los reminders a la derecha para eliminarlos y sigo con mi vida. Cómo todos los que estábamos en el Tanatorio o el funeral. En 20 minutos ya vas a recoger el niño al cole y todo queda en una de las tantas visitas al tanatorio que llevas hechas.
Debería haber algo que pudiéramos hacer. Tanta gente que hemos visto morir y aún no hemos encontrado una solución al duelo.

Y el Viernes saltará el reminder de nuevo y le volveré a llamar.
Supongo que el objetivo ahora es sacarle a echar dos cervezas.
Suena frívolo y bajo, ¿no?

Bah…

miércoles, 8 de octubre de 2014

Propuesta de Plan de Estabilización Femenino 2014/135.2

Estamos en una sociedad en la que la igualdad es algo deseable.
Tenemos políticas re-distributivas de la renta, se intenta –sin éxito- que los ricos contribuyan al sustento de los pobres, y en general se lucha para que nadie quede excluido o discriminado. Bien.

Lo que no puede pasar es que las chicas que están buenas se vistan para quitar el hipo y se maquillen para hacer una peli de Oliver Stone cada día cuando se levantan para ir a trabajar.
Esto crea un –para mí- inadmisible desequilibrio y aumenta el riesgo de exclusión social de las clases femeninas menos favorecidas.

Si tenemos un trecho de 4 puntos (una es un 3 y la otra un 7) y ambas se visten y maquillan zorrescamente, al final del tuneo una es un 4 y la otra un 9, con lo que la distancia entre especímenes crece y se crea un cisma entre clases. Ni hablo ya de los coconuts de silicona, que también añaden valor exponencialmente -que no lineal- en función del valor inicial. ‘Los ricos cada vez más ricos y los pobres cada vez más pobres’, just like real life.

Creo que deberíamos regular esto.
Las tías entre 6 y 8 un poquito de sombrita y un toque de pintalabios, por encima de 8 se sale a la calle a pelo. Por debajo de 6, el cielo es el límite (a veces la sobremaquillación resta, vive Bankia)
Push up de braguita sólo por debajo del 5, y de cocos sub-6.
Peracas de broma sólo en casos extremos o tías por debajo del 5.

Creo que con todo esto daremos un segundo aire a estas chicas con problemas de aprovisionamiento de carne en barra, que son legión. Es un poco cómo el lastre en algunas competiciones de motor, o las salidas inversas en otras carreras. Se trata de reducir la desviación estándar para que todas puedan ir viendo barraca, que si no se da mucho murcielaguismo, sabotajes, inquina y tal. Y el auge del porno para mujeres, ese gran desconocido.

Es esta, esencialmente, una medida pacificadora.

Si tiene fisuras, yo no sé verlas.

Que tengan un feliz Díaz.

miércoles, 1 de octubre de 2014

El viejo del mazo

No quería que pasaran más fechas sin dar mi opinión sobre la comparecencia de Pujol en el Parlament el otro día.

O sea: viene un viejo de 84 tacos que lleva 11 retirado. Viene con las manos manchadas de mierda hasta los hombros, acorralado, abatido, y se enfrenta a media docena de cabrones que llevan semanas preparando la comparecencia/ejecución dispuestos NO a esclarecer los hechos, sino a sacar tajada política del entuerto.
Pues va el viejo les abofetea hasta hartarse.

¿Cuán triste es eso? Hay que ser de una incapacidad palmaria.
Ya lo dijo el propio exHonorable: “Si con lo mal que lo hemos hecho y lo corruptos que fuimos hemos logrado gobernar democráticamente durante 23 años, ¿en qué lugar quedan ustedes?”
Magistral.
Valiente ninja de la política el viejo Pujol…. Y tiene razón.

Rodeado de tal mediocridad (Raimon Obiols, Guti, Heribert Barrera, Ribó, Fernández-Díaz, Hortalà, Angel Colom, Vidal-Cuadras, Nadal, Maragall, Carod-Rovira) y tantos otros haciendo el mongolo, él, el corrupto, el del 3%, 4% o 5%, ha logrado ganar siempre.

Que además seas un corrupto es, amén de inherente al poder, intolerable, claro está, y pagar, pagará. Bien sabe él que mintió y que sus hijos están hasta el cuello de mierda, pero el viejo Pujol se rompió los cojones acompañando a empresarios a Japón, Westfalia, la Borgoña y el puto culo del mundo haciendo un gran trabajo. Miro a Montilla o Herrera o Carod-Rovira y se me cae el alma al suelo.

En definitiva, que la sesión del otro día fue cómo una partida de ajedrez entre Kasparov y un chimpancé albino sordomudo: obscenamente desigual.
Tan desigual, por cierto, como el combate entre el interlocutor más inteligente de Madrid y Mas.

A igualdad de ‘mecanismos’ todos los de Madrid juntos no le duraban a Mas ni 15 días.