jueves, 28 de abril de 2011

Estátua en la puerta 50 e insignia para la viuda

1-Puyol es como Robert de Niro o Kevin Spacey: ceteris paribus, su mera presencia embellece y da empaque, convierte una casa de paja en un caserón de ladrillo. Brillante ayer, como siempre bien ensamblado con el que se ensambla a la rubiaza.

2-Sergio es muy bueno pero su transtorno bi-polar me va a costar una embolia. Debemos entre todos evitar que se le sigan cruzando los cables, alguien tiene que ponerle cinta aislante en algún sitio.

3-El partido fue lento, torpe, cobarde y ramplón, como la final de Italia '90 -qué jóvenes éramos y cómo hemos cambiado!-. Se espera que por decencia el local dé un paso al frente en estos casos, estimo pues nuestra actuación como legítima, si bien tras la expulsión del murciélago me hubiera gustado que nos viniéramos arriba un poco más. Aun así, convertimos casi todo lo que tuvimos, que con arreglo al pragmatismo más estricto mola mazo.

4-Seguramente, desde el dia en que -en mala hora- se fundó el Madrid, la de ayer es la ocasión en que menos peligro ha creado en su propio y putrefacto estadio. Tras 111 años de historia, otro gran éxito del portugués llorador.

5-En definitiva, el tema está bien, más aun a la vista de las ausencias satánicas en Barcelona.

6-No voy a entrar a valorar las declaraciones de Mourinho. Si en los últimos 10 años la prensa le hubiera dado el airtime que merece nadie le conocería de nada. No alimentaré el desafortunado mito, pero sí comentaré sobre las palabras de Pichi Alonso y Piqué. Tras oir la RdP de Mou, Pichi dijo “Parece que este entrenador no sepa qué equipo está entrenando. La historia del Madrid está trufada de abusos, afrentas, irregularidades, trampas y canalladas”. Certero el vivales.
Luego Piqué en SER sobre la expulsión: “Mourinho juega con fuego y al final ha terminado quemándose. La violencia te funciona una vez o dos o tres, pero siempre llega un día en que te ven y te mandan a la calle”. Chapeau para el pichabrava de Sant Gervasi.

7-Sí merece mención especial que el carroñas de Setúbal afirmara que le da ‘asco’ una industria que él mismo ha envilecido más que nadie y que ha dado de comer a sus hijos de puta y a la foca interesada de su señora esposa. No morder la mano que te da de comer es un principio que sólo los más rematadamente imbéciles no observan.

8-Y hablar de Guardiola, de Shusep Guardiola, que aumentando dramáticamente la tensión en una maniobra de cuya maestría al final me he convencido, supo dejar en evidencia las ruines artimañas de un entrenador, un club y una maquinaria que haría vomitar al más rastrero de los pederastas.

9-Cautela, moderación salarial, tesón y aplomo. Quedan 90 minutos y no podemos abrir ninguna ventana de oportunidad al club de Nosferatu. Hay que bailarles, que terminen con 9, a las duchas, y mañana será otro dia (que nosotros pasaremos en la playa y ellos rebozándose untados de caquitas en la arenisca del desértico terruño)

Si pudiera pedir un deseo este sería ganarles 5-0 el Martes, y que de regreso a casa el comandante, en un gesto altruista, gallardo y viril, estrellara el charter en los Monegros gas a fondo. Estátua en la puerta 50 e insignia para la viuda.

Y sigo envidiando a Osasuna, ojo.

martes, 26 de abril de 2011

Siempre envidié a Osasuna

Creo que Guardiola no debiere entrar ahí. No porqué no tenga razón ni porqué el 'homenajeado' no lo merezca. Simplemente, ese es un terreno que no domina y en el que se echa (sin hache, acoto) de menos a alguien del club que sí sepa manejarse ahí. No el borderline del presidente ni el impresentable de Freixa, tampoco Tito Vilanova, pero sí alguien, llámenle como quieran, que hable por boca del FC Barcelona y sus seguidores.

Me parece impresentable que Pep tenga que lidiar con esto mientras una maquinaria burocrática de expertos de la NASA acojonante acude balbuceante al envite para darse la vuelta y no saber qué decir. Hace falta una persona, el utillero si quieren, que salga y diga esas verdades.

Verdades que Pep argumenta torpemente, para nuestra desgracia. En el discurso canalla, tramposo, manoseante, cansino y chorizo (que no sólo vemos en Mourinho sinó también en editoriales de directores o en twitteros descamisados por igual) Pep no está fluido. La RdP ha gustado por venir de quien viene, pero ese trabajo ya debió haberlo hecho mucho antes alguien otro.

En cualquier caso, ya hemos entrado en el partido emotivo y eso para nosotros es malo. Alguien debió haber cantado las cuarenta mucho antes, y el momento no ha sido el mejor ni el discurso estuvo pergeñado quirúrgicamente com el del portugués de mierda. Nos estamos enpantanando en un terreno en el que suelen ganar los canallas.

Me gustaría que por una puta vez en nuestras vidas, aparte de lo del estilo y toda la mandanga -que respeto y admiro si bien no le profeso atributos dogmáticos-, salieramos ahí y matáramos a pisadas a tres, desdentáramos a otro, y cosiéramos a codazos que nadie ve a algún animal de esos. Sí, a veces me gustaría tenerlos como barricas como el Osasuna o el Sestao. Siempre he echado de menos esta componente vikinga, quizá mañana.

miércoles, 20 de abril de 2011

Sobre gustos hay mucho escrito...

…y yo voy a escribir más (no sé a qué viene el dicho, es absurdo). En este blog y en otros he mostrado ya en diversas ocasiones mi esquizofrénica relación con Mourinho, que simplificando se resume en una innegable admiración por su medieval y gladiadórica percepción del fútbol mezclada con una gigantesca repulsión para con su persona.

Empecemos por lo técnico: si bien choca que el Madrid salga a jugar como el Racing ante el ‘eterno rival’ y en casa, el futbol a la contra no me parece execrable. Requiere de una numantina disposición y una diabólica ejecución que se basa en una muy sabia y no menos compleja elección del momento del despliegue. El fútbol a la contra no va a la contra con cada recuperación sino que elige en qué recuperación desencajar al rival. Eso requiere de unos automatismos no simples. Parte accesoria de esta táctica- mayormente de equipos que no sólo son inferiores sino que conocen serlo y asumen su papel de ‘underdog’- es la ejecución de las jugadas de estrategia a pelota parada, cuando se muestran además incrementalmente agresivos y con un elevado número de efectivos. Todo ello se sustenta en un ‘catenaccio’ tradicional que regala dos tercios de campo y ni una santa pulgada en los últimos 35 metros, lo que requiere de una inversión en kilómetros y tackles nada desdeñable.

Mourinho es un as pergeñando equipos que ejecuten todo lo anterior, que no es poco, con eficiencia. Su problema es que no sabe jugar a otra cosa. Ha tenido en los últimos 7 años 3 de los 5 presupuestos más altos del planeta y ha seguido jugando como en el Porto -como una rácano amarrategui de regional preferente. No sabe hacer otra cosa pero lo que hace lo hace bien. El Madrid sabía que fichaba a un tio que toca el acordeón y nadie debe escandalizarse ahora de que toque el acordeón. Hoy volverá a tocar el acordeón, y mañana y el otro. Es lo que hace.

Peor me parece su gestión intencionada y patética de la tensión fuera del terreno de juego para –según cree él y para nada yo- su beneficio ulterior durante el choque. No sólo es falso su discurso sino que es malévolo, hostil, manipulante e infantil. Pero peor aun, es repetitivo. A lo largo de toda su puta vida no lo ha variado un ápice y siempre ha sido igualmente falso. Pero por motivos que ignoro a ese abnegado burócrata del fútbol se le escucha demasiado y todo se magnifica.

Yo no sé si fue primero el huevo o la gallina, si su complejo de inferioridad emana de algo que le ocurrió a los 5 años o de algo más reciente, pero la baja autoestima de este hombre, la absoluta evidencia de conocerse incapaz de ganar sin hacer trampas, seguramente haya alimentado ese absurdo-paranoide discurso. Es en realidad un desgraciado, que fuera de cámara se mostrará afable y ‘amigo de sus amigos’, pero en realidad todo esto no es sólo una estratagema, hay un hombre que sufre, y mucho, detrás.

Por justicia divina, por la gloria de todos aquellos a los que ha humillado y mentido sistemáticamente durante tanto tiempo, sólo nos queda desearle muy mala suerte en lo deportivo y peor aun en lo personal. La gente a quien no importa a cuantos tenga que pisar ni escupir para obtener sus objetivos merecen perpetua miseria y mucha desgracia.
Él más que nadie. Hagámoslo hoy, pongámosle dónde merece.

miércoles, 13 de abril de 2011

El tío del paraguas

Por avatares equis me vi recientemente abocado a un proceso (interno) de selección interesante. Para que no leáis el post con prisas y desinterés buscando el desenlace, ya anticipo que salió bien.
Pero eso no es lo interesante; lo interesante fue ver cómo cada pequeña actitud que tomas hoy, cada pequeña e irrelevante cosa que dices a tal tío –incluso informalmente-, en cinco años puede volver como un boomerang para romperte la mandíbula.
A lo largo de este duro y políticamente denso proceso, todo lo anterior emergió con fuerza, y de todo ello hago una lectura que no caerá en saco roto.

Todos sabemos que ciertas posiciones así con visibilidad alta y con una severa carga diplomático-político-lubrificante responden a una serie de consideraciones que holgadamente exceden currículos, experiencia, conveniencia y tal. En este caso concreto, tres personas ayudarían al ulterior empleador a determinar al elegido. Con una de ellas hablé antes –nos une una buena relación- para asegurarme un apoyo incondicional y sin tibiezas. La segunda persona tenía no una sino dos deudas de honor conmigo, y ya durante la entrevista pareció claro que estaba dispuesto a saldarlas a la voz de ya. Y la tercera persona, ay la tercera persona…

A esta mujer –porqué, como siempre, me encabrono con las mujeres- es una auténtica incompetente, prevaricadora, mentirosa y ociosa culebra. Es estúpida por naturaleza, en tanto en cuanto con todo lo que hace perjudica a varios pero nadie obtiene beneficio aparente. De cara intercambiamos parabienes, pero por detrás el disgusto es recíproco. Yo además, de forma inmadura y desfavorable, parezco vivir una cruzada personal para desenmascararla; siempre que puedo a través de alguno de sus empleados le meto un palo, cuanto más hondo mejor, no dejo escapar ocasión para decir “…si la señorita X tiene un problema con esto que al parecer no supo o pudo hacer a tiempo, que tenga la bondad de pegarme una llamada”. En definitiva, un poco infantil, si bien me asiste la razón (pero eso es irrelevante en el gran orden de las cosas).

Pues ella era la tercera. Yo asistí a la reunión con la lección aprendida y SIN DUDA hice la mejor entrevista de mi putabida. Rápido al cruce, certero en lo técnico, cartesiano en lo filosófico, agresivo en lo futurológico, conservador en lo geológico. Lo tuve todo, desde dar respuestas largas y barrocas cuando tocaba como responder en pocas palabras cuando procedía concisión. Entrevista para grabar en video, un alarde de primer toque, volea, montaña y bolero.

Yet cuando tuvo lugar el cónclave final con el capo y ellos tres, me crujió bien. Creo que se olvidó decir que soy pederasta y como niños, pero por lo demás no dejó un puto palo sin tocar. Fue ahí cuando la opinión favorable de los otros dos machos offseteó hasta tumbar la turbante diatriba de la pécora. Pero pudo haber sido muy diferente, de la misma manera que si alguno de los otros dos finalistas hubiera cultivado sus relaciones clave en el día a día, email a email, quizá esos otros dos apoyos no hubieran sido tan claros hacia mi candidatura.

¿Qué aprendí yo de todo esto? Que allá donde fueres haz lo que vieres, y en segundo lugar que en el trabajo como en la vida, hay que intentar tratar a todo el mundo como si supiéramos que morirán a la medianoche, pues entrar en encabronamientos (sean justos o no) o tratar con saña, desdén, humillación o mala cara puede, a la larga, reportarnos resultados desfavorables. Desde el más zafio egoísmo si queréis, ninguna postura es más beneficiosa para uno que quedar bien con todo dios.
Hay que plantar una flor en cada puerta, que si Dios quiere y la salud acompaña, el día de mañana será largo - y cuando lluevan chuzos de punta puede que no seamos el tío del paraguas.

miércoles, 6 de abril de 2011

Por el amor de Lenin

El socialismo ha perdido la Generalitat, posiblemente pierda ayuntamiento, y en menos que canta un gato (*) perderá Moncloa. También en Europa está experimentando un significativo retroceso. El otro día en una sobremesa presidida tiránicamente por los cuba-libres, gente de varias facciones –mayormente rojillos- combatían contra un pragmático y un servidor respecto al tema de izquierdas y derechas, el típico tema liviano, etéreo e infantil que tanto gusta sacar a los sociatas.

Sí, por qué el sociata auténtico, el de toda la vida, siempre lleva el combate dialéctico a la lucha entre el bien y el mal pero cuando pides políticas concretas sólo saben decir ‘igualdad’ y ‘justicia social’, y cuando les preguntas que eso está muy bien y que como se financia eso, empiezan a hablar del sexo de los ángeles y tal. El socialista, como espécimen con déficits de conocimiento macro-económicos, rehúsa sistemáticamente el combate dialéctico operacional y se queda en el nivel religioso/moral.

Me molesta el socialismo pues como doctrina ha demostrado ocasión tras ocasión tras ocasión tras ocasión que operacionalmente es inviable. Aun así, hay una legión de defensores, gente a la que justamente tacho de ‘indocumentados’, pues al parecer desconocen esta información histórica sobre la doctrina roja. Es como si me encabrono en ponerme alas de paja y saltar de una cornisa para volar; otros lo probaron antes y no funciona. No pasa nada, let’s move on.

Pero el sociata, el radical (a cuanta más pasta, más casas en la Costa Brava y más Q7s en el garaje, más radical) rechaza lo probado. “I will not accept the truth” como reza el espléndido tema de Dickinson. Fundamentalmente, y quizá sea este mi último servicio al socialismo, para intentar ganar cualquier combate de sobremesa hay que abandonar un concepto tan sacralizado como erróneo, que es el que dando por culo al empresario se mejora la situación del obrero. Cualquier diatriba de estos indocumentados parte de una asunción tan absurda como incomprensible, y sólo me queda recomendarles edificar un discurso que no parta de una base falaz; sin empresarios habría un 100% de desempleo. Si quieres que un país tire, mímalos.

Y, sobretodo: cuanto más facilites al empresario ajustar su plantilla a la demanda (sí, me refiero a rebajar –que no eliminar- las trabas al despido), más gente va a fichar durante los tiempos buenos, que cronómetro en mano, duran bastante más que los recesivos. El empresario mueve el mundo, y les aseguro que prefiere la zanahoria al palo. Si le das mucha caña evade capitales, defrauda a hacienda, baja la persiana y se va todo a tomar por culo.
Amigos socialistas, crezcan, ni que sea por mor de engullir mis tres cubatas en la sobremesa en paz y sin sobresaltos.

(*) De camino al trabajo he visto 2 gatos atropellados. Dos. La media anual de gatos muertos por mí visionados puede que sea de 3 o 4. ¿Por qué he visto hoy tantos? ¿Habéis visto alguno? ¿QUÉ OCURRE?

martes, 5 de abril de 2011

'El exterminio necesario' by Antonimus

Por todos los que en alguna ocasión habéis leido mis comentarios en este blog u otros sitios, sabéis como pienso respecto de la condición humana.
El ser humano como tal es un ser detestable, si bien hay algunas excepciones, como los comentaristas de este blog (la élite, con acento) y mi familia. Pero la mayoría en general es púrria claramente prescindible cuya existencia ni aporta ni aportará nada bueno. Más bien al contrario.
Por ejemplo, a mí me repatea tener que pagarle el sueldo a un tío que vive en Andalucía y recibe las prestaciones del PER y resulta que es un puto vago chupóptero. O pagarle las cenas en prisión al moro que se ha dedicado a trincar a los turistas en las ramblas.
Qué han hecho esta gente por nadie? Nada. Joder. Son un ejemplo claro de indivíduo prescindible.

Así que he estado pensando qué personas deberían ser exterminadas del mundo y cuáles deberían quedarse para perpetuar la especie. Pocas, ya os aviso. Muy pocas.

Aún a riesgo de que me llaméis nazi, monstruo o algo similar, he llegado a las siguientes conclusiones. Comentadas para que veáis que no es manía, sino que todo tiene una explicación

Colectivos a exterminar:

1.- Gente sin carrera universitaria.

En el mundo viven unos 7.000.000.000 de personas (sí, siete mil millones), lo que supone una situación claramente insostenible a todos los niveles. Necesitamos una primera criba realmente virulenta. Si nos cepillamos a los que no tienen carrera nos quedamos con sólo el 25% de la población mundial. Y eso tirando alto.
Porqué gente con carrera sí y los otros no? Fácil. Si vamos a quedar pocos y un día me tienen que extirpar una muela, antes preferiré que me la extirpe un odontólogo que un indio borracho y sin estudios de Wisconsin. Si alguien tiene que hacer evolucionar la ciencia (p.e.), antes lo hará un ingeniero aeronáutico o un físico que un paleto de la Meseta.
Por otro lado, las tareas en las que uno no necesita ninguna cualificación especial (paleta, barrendero, etc...) puede hacerlas igual de bien un ingeniero agrónomo o un arquitecto.
Necesitamos gente que aporte de verdad.

A este punto sólo le veo un pero, que es el ratio tías buenas/carrera.
Es una lástima porque tendremos que decapitar a la mayoría de las tías buenas del planeta, pero no podemos andarnos con chiquitas.

Nos queda 1.750.000.000 personas por cepillarnos, así que sigamos.

2.- Cualquiera que sea de otra raza diferenta a la asiática o a la caucásica.

O sea, África, Oriente Medio y Sudamérica a tomar por culo (incluyendo a Israel).
Porqué? Han demostrado a lo largo de los siglos que la evolución no iba con ellos. Unos han seguido creyendo en las danzas, la mágia negra y en los gurús de la tribu y otros con sus mierdas religiosas para crecer. Y así durante siglos sin ver que no obtenían resultados.
Generalizar siempre está mal pero no podemos mirar caso por caso porque costaría demasiado tiempo.

Fuera.

Calculo que nos queda aproximadamente el 50% de la población europea, el 20% de la norteamericana y el 10% de la asiática (como véis el rigor del estudio es acojonante).
Serán unos 600.000.000 de personas.
Quedan aún muchas cabezas por rodar.


3.- Clase política y afiliados a partidos políticos.

Está claro, no? Gente que nunca ha pensado en otra cosa más que en enriquecerse a costa de los demás, sean del color político que sean y palmeros que les han creido como borregos (mal) o han intentado ascender dentro de este mundillo son ningún escrúpulo (peor).
En esta lista incluyo a gente que sin pertenecer a ningún partido político en particular forman parte de este círculo. Caso claro: Floripondio Pérez y su puta cohorte de aduladores (como Fernando Fernández Tápia aka Fefé, que sólo por ese mote ya merece la peor de las muertes, etc...)

4.- Economistas y banqueros.

De facto, los que han llevado al mundo a lo que es hoy con sus ideas siempre basadas en la pasta.
De lo peor que ha parido madre.

Salvo el General Fórceps y el Dr. J., el resto, ponzoña. Al paredón!

5.- Periodistas (muerte con dolor a los deportivos y los de la prensa del corazón) y gente de letras.

No se puede esperar nada bueno de la gente que vende su dignidad a una editorial.
Ya no se trata de informar con objetividad, sino de manipular las cosas para hacer creer a la gente lo que ellos quieren.
Tampoco podemos esperar nada productivo de los que escriben por el hecho de escribir y pretender que lo que hacen tenga un valor.

Necesitamos gente de ciencias, no de letras.

Muerte! Muerte!


6.- Todo el género masculino de los paises del Este.

Mafiosos, violentos, borrachos... Representan lo peor de la sociedad occidental.
Salvamos a las féminas porque suelen estar buenas y son mansas. Y además nos hemos quedado con muy pocas después de la primera criba.

7.- Gente mayor de 60 años, gente con enfermedades graves o hereditarias y gordos.

Necesitamos gente joven, con mentalidad abierta y preparada físicamente no sólo para afrontar los nuevos retos, sino también las diferentes actividades que de ahora en adelante parasarán a ser físicas. Por ejemplo la caza. No vamos a montar más granjas con animales raquíticos cuya carne no sabe a nada. Ni piscifactorías.
Los únicos animales privados de libertad serán los destinados a dar lácteos y huevos. El resto, asilvetrados.

Sobre la edad me hubiera encantado cortar más abajo, sobre los 50 años, pero a lo mejor ya me paso.
La gente enferma (me refiero a casos graves como cáncer, sida, esterilidad, impotencia, frigidez, homosexualidad, etc...) son una carga. Y los que pasen enfermedades a los futuros, también deben ser eliminados.
Os imagináis que empiezan a salir niños asmáticos y gordos? Menuda carga generacional!

8.- Gente con algún tipo de creencia religiosa.

Es inadmisible que en esta nueva sociedad exista gente que crea que hay un Ser Superior que cuida de nosotros.
Además eso incluye a todo el clero en general, lo cual es una coartada perfecta para cargarnos a los curas, obispos, etc...

9.- Socios, seguidores y simpatizantes del Real Madrid.

No hase falta disir nada más.

10.- ???

Tema abierto a nuevas propuestas.

**

Llegados a este punto, calculo que esta sociedad no pasará de los 5-6 millones de personas.
Aún así sigue siendo demasiada gente.
Mi idea es llegar a una sociedad que no pase de las 50.000 ejemplares, ubicados todos en una misma zona (segura y habitualmente exenta de catástrofes naturales), aunque no amontonados, donde todo el mundo desempeñe una tarea importante y válida, por eso he dejado abierto el punto 10.
Debéis escoger un grupo que consideréis digno de exterminio, como por ejemplo los comerciales, los artistas y gente del mundo de la farándula en general, los amantes de la salsa curry, los aficionados a la filatélia y la numismática, etc...

Otra cosa que dejo a vuestro gusto es el método de exterminio. Cortar cabezas está bien, pero es un método lento. Si tenéis mejores propuestas, comentadlas. Tened en cuenta que lo que nos cepillamos son personas, no animales (éstos merecen un respeto) y debemos dejar la tierra en un ambiente saludable para los que nos quedamos, así que masacrar a los no elegidos a base de bombas atómicas no sirve.

Quiero propuestas, gañanes.