jueves, 31 de marzo de 2016

BRAVO vs Ter Stegen: Mi análisis

No fotem, cojones, que ni tengo puta idea del tema ni os interesa un huevo mi opinión.
Cerrad la ventana y a otra cosa, mastuerzos.

martes, 29 de marzo de 2016

CRUIJFF

Intentaré que este narrativa esté despojada de opinión y porfiaré por que se limite a ser un prosaico homenaje a Johannes Cruijff, que en paz descansará seguro.

Hablando de Cruijff hay esencialmente dos dualidades discusionísticas: el futbolista Vs el entrenador, y el profesional vs la persona.

Sobre el futbolista pre-1975, creo que ya está todo dicho; un genio antes (se gana un lugar en los 4 grandes antes de llegar al segundo año en Barcelona) y una estrella otoñal a la caza de contratos después -con un espectacular repunte final con Ajax y Feyenoord.
Cruijff auna un físico portentosísimo de zancada larga con (y esa es la novedad) una inteligencia extraordinaria.

En el Barça los hechos son como sigue: viene y arrasa. Le cogen la matrícula en esa España tan terrúñica, rancia, viril (“La Furia”) y agropecuaria, y empieza a recibir a base de bien. Sin haberlo visto jugar, los marcajes a Maradona en España ’82 pueden darnos una idea del nivel de aspereza con el que se topó. Pragmático cómo era, hiper-pragmático añadiría, debió asumir que dándola rapidito sin buscar jaleo sería la mejor manera de no pasarse 4 meses escayolado. Especulativo (él y yo). 
En cualquier caso, que en su paso por el FCB no estuvo al nivel esperado parece hecho contrastado.

El Cruijff entrenador: tenía una idea y la supo transmitir, basta ver cómo hablan de él sus pupilos. Yo creo que era un excelente futbolista que porfió por transmitir eso de que “al fútbol se juega con la cabeza” a gente que no tenía mucha -y generalmente lo logró. 
Es difícil adiestrar a gente mucho menos capacitada que uno mismo, y él lo logró a base de frases simples y conceptos muy terrenales, que calaron hondo. Más allá de sus gags cómo el de que los futbolistas corrían demasiado, interpreto su filosofía cómo el fútbol de tío que sabe jugar: corriendo poco, con el mentón muy alto, teniendo un ‘awareness’ general de lo que estaba sucediendo en cada momento muy avanzado. Desarrollando la faceta ‘cerebral’ de sus hombres y basado en un liderazgo feroz, logró que tanto talentosos como cavazanjas lograran a menudo efectuar desempeños notables.

La persona: Cruijff fue siempre esclavo, a veces a su favor otras en contra, de su ego. Creía muy firmemente en sus ideas, siempre eran las buenas, y ese es un atributo peligroso. Propiamente en Barcelona a partir de 1994, no supo venderlas a Núñez. Este, que estaba hasta los huevos del primero, escondió la cartera para darle por saco, pero es cierto también que El Flaco no supo gestionar la situación y terminó quemándolo todo de mala manera.
Hay también el colosal cabreo con Van Praag (creo, paso de buscarlo) que le conduce al Feyenoord para materializar su vendetta final. Tenía unos cojones cómo cabezas de bebé el jodido.

De todo esto, lo que nos queda, hoy, es el enfrentamiento entre las facciones pro (muy vocales con ese PRO) y los anti (que se auto-proclaman también PRO).
Los distinguiremos fácilmente pues los del segundo grupo en 1973 ya tenían cromos de Cruijff pegados en el microondas que les regaló su abuelo en el lecho de muerte.

Los del segundo grupo de pros (en adelante ANTIs en aras de la claridad expositiva) hablan de lo bueno siempre en pasado muuuuuy pretérito y minimizado mientras que cualquier cosa mala fue fatal y sucedió ayer. Acusan a Cruijff de cargarse al equipo post Atenas, creer que el club era suyo, y hacer la guerra sucia contra Núñez después. Cualquier doctrina proveniente del holandés es rebajada a cita de Coelho y ninguneada cómo obviedad. Creo que una legítima parte de razón llevan, pero su hipocresía les delata.

Los del primer grupo, los PRO, más frescos mentalmente quizá, militan en una radicalidad en la que se sienten cómodos, y tienden a omitir completamente las facetas más oscuras del astro. Todo aquello que hacía Cruijff tiene para ellos todo el sentido del mundo, y todo aquello contra lo que luchó es el Anticristo ™. Creo que se toman a Cruijff muchísimo más en serio de lo que él se tomó a sí mismo, y que otorgan un carácter épico y bíblico a gran parte de su obra.

Creo que en el corto plazo ganarán es batalla doctrinal los segundos pues son unos 20 años más jóvenes que los primeros. Me pregunto si dentro de 30 años el cruyffismo será lo casposo y rancio y el Equis-ismo será lo que abracen los jóvenes.

Doy el post por terminado y ahora viene un pequeño apéndice en forma de opinión mía, que entiendo tiene cero valor epistolar pero ahí va.

Como coach, creo que supo pergeñar, con unas deficiencias sintácticas que aún lo hacían más potente, un discurso muy terrenal sobre su concepción del fútbol. En su cabeza casi todos los jugadores eran tontos, y si los de su equipo eran listos, tenían las de ganar. Les intentó imbuir de una astucia operacional de la que el resto carecían (a excepción del Milán quizá). A todo eso unió un discurso fuera del campo bastante inteligente, si bien con cosas que siempre me parecieron mal cómo por ejemplo dar caña a los jugadores en sala de prensa. Ya sé que él tendría sus razones, pero no por ser suyas las estimo más valiosas que las mías. Yo creo que aquello no ayudó, y sus brotes de ego fueron a veces perjudiciales e indiscutiblemente funestos de Atenas adelante.

Su prepotencia, su tono ‘dismissive’, su pre-claridad (a veces cómica) le granjearon no pocos enemigos y estimo no cierto que siempre hizo lo mejor para el club. Era un tío de muchas facetas y cómo tal no todas traslúcidas.

Lo que le reprocho a Cruijff esencialmente es en primer lugar el destrozo que hizo tras Atenas, y en segundo su comportamiento a nivel personal con los jugadores de manera que tensó muchas cuerdas. A veces funcionó, otras no, pero creo que ahí le faltó algo de mano izquierda.


Aun así, con sus luces y sus sombras (con un ratio de 10-2), el barcelonismo debe estar orgullosísimo y más agradecido aún por haber contado con los servicios de Johannes, de manera directa o indirecta durante 35 años, la mayoría de ellos los mejores DE LARGO Y FLACO del club. 

Los hechos están ahí, el palmarés luce cómo el Faro de Amsterdam, y yo doy gracias a Dios, a su madre y a él mismo 1,000 veces por haver venido a Beirut (sí, esto era Beirut en 1973) para hacer nuestras vidas mucho mejores desde entonces.

lunes, 21 de marzo de 2016

SALVAR UN MATRIMONIO: LA COMUNICACIÓN

Muchos y variados son los consejos sobre cómo salvar un matrimonio, raramente reparando en ítems pivotales cómo ‘por qué hacerlo’.
Gente que se divorcia hablan de ‘fracaso matrimonial’ cuando, en mi mente, si han sido 10 buenos años, 10 buenos años fueron, que no es poco.
El matrimonio no debe ser juzgado por su final, y no siempre uno duradero implica felicidad. Yo veo a bastantes separados/as bastante contentos.

No seré yo quien de consejos de nada a nadie (si bien podría), pero creo que hay un elemento que puede mejorar la experiencia matrimonial de aquellos que deseen seguir gozando de ella: LA COMUNICACIÓN.
Pero no en el sentido Revista Cuore ni Dra. Ochoa: la comunicación en el sentido de restringirla al máximo.

La cháchara, el llegar a casa y explicar cómo ha ido el día, si Esther la supervisora sigue dando por saco, que si la mochila para las colonias del niño está en la lavadora o que si Jorge y Mercè no podrán ir a Soldeu a esquiar porqué el Nissan Pucheros se les ha estropeado aportan CERO a la pareja y no hacen sino erosionarla.

Hay que intentar callar más, en tanto en cuanto el ruidito ese, el ñigui-ñogui maquinal, resulta enormemente cargante y aporta escaso valor añadido.
Asumamos de una puta vez que a pesar de tener niños e hipotecas en común, hombres y mujeres tenemos poco de qué hablar. Nos importa chicas, de verdad os lo digo, UN COJÓN casi todo lo que nos contáis (¿No lo veis en nuestras caras momificadas mientras retumba la chapa?) y similarmente, y por caridad cristiana, no os contamos nada CÓMO DEFERENCIA.

Obviamente si el niño está sosteniendo quemaduras graves o las baterías del mando a distancia quedan secas es imperativo que nos digáis algo; estaremos encantados de ir al CAP a que le traten o quitar las pilas de los juguetes de la niña para meterlas en el mando a distancia. Pero por todo lo que sea ruido blanco relacionado con el sarro diario de nuestras rutinarias vidas, intentemos aparcarlo.

Es pernicioso para un matrimonio que nos ametralléis con sandeces. Cómo veis, nosotros no lo hacemos, por una razón: sabemos que os importan cero los isquios de Iniesta o la actualización a Marshmallow del móvil; por eso nos callamos.
Haced lo mismo y vuestro matrimonio, caso de querer que se mantenga en pie, realmente podría. No de otra manera.


Gracias.