lunes, 21 de marzo de 2016

SALVAR UN MATRIMONIO: LA COMUNICACIÓN

Muchos y variados son los consejos sobre cómo salvar un matrimonio, raramente reparando en ítems pivotales cómo ‘por qué hacerlo’.
Gente que se divorcia hablan de ‘fracaso matrimonial’ cuando, en mi mente, si han sido 10 buenos años, 10 buenos años fueron, que no es poco.
El matrimonio no debe ser juzgado por su final, y no siempre uno duradero implica felicidad. Yo veo a bastantes separados/as bastante contentos.

No seré yo quien de consejos de nada a nadie (si bien podría), pero creo que hay un elemento que puede mejorar la experiencia matrimonial de aquellos que deseen seguir gozando de ella: LA COMUNICACIÓN.
Pero no en el sentido Revista Cuore ni Dra. Ochoa: la comunicación en el sentido de restringirla al máximo.

La cháchara, el llegar a casa y explicar cómo ha ido el día, si Esther la supervisora sigue dando por saco, que si la mochila para las colonias del niño está en la lavadora o que si Jorge y Mercè no podrán ir a Soldeu a esquiar porqué el Nissan Pucheros se les ha estropeado aportan CERO a la pareja y no hacen sino erosionarla.

Hay que intentar callar más, en tanto en cuanto el ruidito ese, el ñigui-ñogui maquinal, resulta enormemente cargante y aporta escaso valor añadido.
Asumamos de una puta vez que a pesar de tener niños e hipotecas en común, hombres y mujeres tenemos poco de qué hablar. Nos importa chicas, de verdad os lo digo, UN COJÓN casi todo lo que nos contáis (¿No lo veis en nuestras caras momificadas mientras retumba la chapa?) y similarmente, y por caridad cristiana, no os contamos nada CÓMO DEFERENCIA.

Obviamente si el niño está sosteniendo quemaduras graves o las baterías del mando a distancia quedan secas es imperativo que nos digáis algo; estaremos encantados de ir al CAP a que le traten o quitar las pilas de los juguetes de la niña para meterlas en el mando a distancia. Pero por todo lo que sea ruido blanco relacionado con el sarro diario de nuestras rutinarias vidas, intentemos aparcarlo.

Es pernicioso para un matrimonio que nos ametralléis con sandeces. Cómo veis, nosotros no lo hacemos, por una razón: sabemos que os importan cero los isquios de Iniesta o la actualización a Marshmallow del móvil; por eso nos callamos.
Haced lo mismo y vuestro matrimonio, caso de querer que se mantenga en pie, realmente podría. No de otra manera.


Gracias.

11 comentarios:

Anónimo dijo...

Més raó que un sant, com sempre. Milers de milions de parelles perdudes ara tenen la clau de tot. De tot! Tres posts més com aquest i et cau la nominació pel Nobel de la pau.

Rummi

Anónimo dijo...

el sarro diario de nuestras rutinarias vidas

osti, quina raó


Pe

DuraniLleida dijo...

Amen

Johnny Tastavins dijo...

Qué cabrón!

semenup dijo...

Lástima que este blog solo sea seguido por una o ninguna mujer. De hecho me viene solo una que se ha distinguido siempre con sus certeros comentarios a demostrar que tiene el coco amueblado más al estilo loft diáfano (o sea, a lo masculino) que no pas como un apartamentito LOENDRUM de Ikea (es decir, a lo femenino).
En resumen, que todos diremos "que grande eres forseps", "cuanta razón tienes mi general" però al llegar a casa seguiremos aguantando el grinyoleo continuo y estèril por los siglos de los siglos. Una pena.

Xisco dijo...

Yo, en cambio, esperaba más mala baba, más, no se cómo decirlo, hay un grupo de gente muy soliviantada con el tema y creía q el general venía a decir q esto del matrimonio es una puta mierda insoportable y en cambio parece q todo va sobre ruedas y q el tiene la solución.
Vamos, q creía q forceps era uno de los nuestros. Envidia sana.

Xisco dijo...

Yo, en cambio, esperaba más mala baba, más, no se cómo decirlo, hay un grupo de gente muy soliviantada con el tema y creía q el general venía a decir q esto del matrimonio es una puta mierda insoportable y en cambio parece q todo va sobre ruedas y q el tiene la solución.
Vamos, q creía q forceps era uno de los nuestros. Envidia sana.

Ant. dijo...

Grandíssim post, però faré una aportació pràctica del que us pot passar si decidiu aplicar el que diu el General.
Un cop, ja fa anys, la dona em va pillar en un mal dia i li vaig dir que el que m'estava explicant (problemes de la feina, suposo) m'importava una puta merda. Així, amb aquestes mateixes paraules.
Naturalment hi va haver bronca, discusió i malestar durant dues setmanes, passades les quals ella va tornar a "las andadas" i jo vaig aguantar estòicament fins a dia d'avui.
El que he après d'aquesta experiència és que elles tenen la necessitat d'explicar-te les seves coses i que si tú te les escoltes (bé, de fet no cal, només fes-ho veure) elles estan felices i saben com recompensar-t'ho.
Jo no torno a passar 2 setmanes sense catar almeja com aquells dies.

Ant.

Jordi Soler dijo...

El clásico conflicto que puede resumirse en "tú dale al Osborne que yo me quedo con el Cuní". Teles separadas, habitaciones separadas, conversaciones separadas. Esto sí es el "Living Apart Together" y no lo de los yankis.

Edu dijo...

Ja ja ja ja , que bueno leerte again
Cada noche cuando me llama ( para que acueste a la niña en su cama, va a hacer 6 años creo que ya puede solita...)
Respondo con un atronador QUE COÑO QUIERES
Siempre me contestas igual rey... Me dice luego en la cama

oscarini dijo...

desde que me arranqué los tímpanos nuestra relación es más satisfactoria