viernes, 30 de marzo de 2012

Los ojos vidriosos


La ITV, un fenómeno relativamente nuevo, ha sido adoptado por la cultura popular como un elemento más, así como antes lo hiciera con La Moreneta, el impuesto sobre la renta, o el villarato; forma ya parte de nuestras vidas.

La ITV peix-al-covea tres objetivos con diferentes beneficiarios como me dispongo a detallar:
                1-Recauda una suma ni menor ni mayor que agregadamente va dabuten para las tan denostadas arcas de la alianza de Moisés públicas.
2-Da trabajo a diversos excavazanjas yonkis que ahora se ponen un mono que les imbuye de cierta respetabilidad y dejan el jaco.
3-Asegura que los vehículos con las deficiencias mecánicas más atroces puedan circular si llevan todas las luces en órden.
4-Logra irritar al usuario con criterios mecánicos discutibles (ausencia de una ‘E’ en la matrícula, lavafaros de parachoque para los xenones gripao,…)
5-Nos hace darnos cuenta de que la vida pasa inexorablemente.

En este último punto me quería yo centrar. Siempre llega un día en que por lo que fuera miras la pegata y ves que te expiró hace dos meses. Te paras a pensar y te dices ¿pero me cago en Dios: no fui ahí a la ITV de Montgat hace como menos de un año?

Los cojones. Hace ya dos tacos de eso, dos tacos y pico. Y parece que fuera anteayer; aun recuerdas los ojos vidriosos del chandalista que te hizo las pruebas de frenado. El tiempo pasa, en aceleración exponencial, y tras una ITV viene otra, y otra, y otra. Y para cuando te ibas a dar cuenta de que estabas fuera de cuentas con la enésima pegata te ves en una caja de pino en Sancho d’Ávila dónde el todopoderoso rechaza estamparte la enganchina en la frente.

Y te vas. La vida es una valle de pegatinas de ITV, y me temo que ando bajísimo de aceite. Introspección.

miércoles, 28 de marzo de 2012

Ya tenemos un héroe


Habréis notado similarmente que los maratonianos son unos capullos. Ven su burda actividad cómo algo notable y tienden a pensar que hacen algo extraordinario o encomiable, a resultas de lo cualo entran en un bucle pernicioso de gilipollosidad.

Generalmente se manifiesta rechazando de lleno cualquier actividad física que pudiera conflictear con sus maratones. Rechazan el fútbol, el squash, el tenis, y todo en general. Que si ‘las rodillas se resienten’ que si ‘ojo a los esguinces’. Son unas nenazas. Luego lo de su alimentación, les gusta jugar el rol del astronauta con los hidratos de carbono, y también tienen el problema de su rutina de entrenamientos. Ya se puede casar su santa madre, que si es Jueves y al cabrito le toca correr, por sus clavos va a correr.

El más vicioso descarga el running log de su reloj Garmin al PC y analiza sus ritmos y tira-y-aflojas. No contento, orgullosamente lo cuelga en la red y pone el puto link en el Facebook para que todos podamos ver por dónde ha corrido hoy el chavalote y a qué velocidad.
Estamos muy interesados.

Luego, cuando se juntan dos o tres, son la versión empeorada de unos yihadistas planeando atentar contra el Pi de les tres branques. ‘Que si con el Acuarius lubra-strip no-sé-qué de las sales minerales’, que si ‘con el gel Isostar Pentium III parece que todo sea bajada’. El calzado, los relojitos, los pezones, la entrepierna…el universo orbita alrededor de sus carreritas contra sí mismos. ¿He hablado ya de sus molestias en los abductores y su micro-elongación que les obliga a hacer series durante 10 dias? Descorazonador.

Pero bueno, es como todo en la vida. Coges a un tío normal incapaz de hacer nada, le das un dorsal, y ya tenemos un héroe. Una foca descoordinada con un driver es un golfista, un pajolero vírgen tan arrinconado por la vida que se dedica a escribir código es ‘un desarrollador’ y así se escribe la historia. No es raro que la gente se venga arriba ante la vacuidad de sus vidas: los golferos, los freaks de la Playstation, los cruyffistas, las feministas, los del cine de autor, los de los puzles de 10,000 piezas del Empire State Building…

Supongo que somos lo que comemos, whatever that means…

martes, 27 de marzo de 2012

The foolishness of the long distance runner


Por avasalladora demanda popular en Twitter.

Dice la leyenda que la Marathón es la carrera que se calzó algún manso griego hace tiempo para informar a las mujeres de que finalmente habían ganado la guerra y para evitar así que mataran a sus hijos y se suicidaran antes de padecer tremendas violaciones por parte de los bárbaros enemigos. Creo que las encontró a todas departiendo amistosamente tomando unos Martinis –y seguro que algunas haciendo la tijera ya.

La carrera de semi-fondo y fondo no tiene interés competitivo alguno –más allá de ‘luchar contra uno mismo’ (como si no tuviera uno ya suficientes problemas como para además auto-lucharse)- y normalmente su practicante es el típico tío que penetrada la treintena o quizá engullido ya en la cuarentena se da cuenta de que está hecho una mierda. El gordo fumador que cuando hace pachangas de costellada hace el puto pena. Esta es típicamente la carnaza de las carreras estas.

Gente que, carentes de hobbies de peso como meter barcos en botellas o jugar a golf, deciden echar un colesterol al aire para así sentirse rejuvenecidos. Se trata de un deporte que tolera normalmente una disciplina de entrenamiento laxa, una inversión en equipamientos mínima, capacidades inexistentes y ganas de luchar contra uno mismo. Factible.

El que entrena más en serio podrá permitirse la marathón, el más ajado o moralmente relajado intentará cornear una media, y el poso deportivo mayoritario se calza las carreritas estas de 10k de los bomberos y se sienten héroes. A menos longevidad de la carrera se han documentado más imbéciles empujando el carrito con el bebé, disfrazados de Micky Mouse o vestidos de tía. En las maratones auténticas empero la gente va a hacer una machada no-menor.
La marathón no está exenta de sacrificio, y defecarse on-the-go, si bien no es estético, arroja mejores tiempos que parar a plantar un pino en un bar.

La marathón presenta complejidades: hay que hacer bondad, comer bien los días antes, acostarse temprano y a veces averiguar cómo coño despertarse cuando hay cambio horario 4 horas antes de la carrera. Para los que no lo sepáis los corredores llevan un chip que va validando checkpoints y tiempo acumulado –se puede hacer tracking online del marido, puede que vuelva a estar de putas-. Y el corredor va tirando, siempre muy consciente de que tiene unas energías limitadas, un kilometraje muy concreto, y tiene que maximizar velocidad asegurando que entra en meta por propio pie.

A tal fin ayudan los relojes estos esencialmente Garmin que combinan de manera útil velocidad, posición GPS y tiempo para permitir asín al corredor medir sus fuerzas dentro de lo humanamente posible. Luego hablan del ‘muro de los trenta-y-pico kilómetros’, que es el momento en que cuando te has venido arriba antes te vienes abajo. No es infrecuente ver víctimas mortales en los últimos 10 Kms de la marathón; se te va la mano un poco enganchado al culo de una corredora severa, sale el hombre del mazo y terminas andando 6kms.

Para terminar, señalar que el calzado es importante (a mí me aconsejaron Asics), lo del relojito, lo del entreno con un frío que pela mientras otros están cómodamente en el sofá mirando el ‘Esport club’, la alimentación, y ponerse silicona o tiritas en los pezones para evitar sangradas. Todo eso para entrar en 4 horas largas agarrado al coche escoba.
No lo recomiendo, sinceramente.

jueves, 22 de marzo de 2012

Aunque lo sea, no lo es


El fuera de juego se inventó hace un siglo y medio. No había 12 cámaras por partido, ni el software ‘LÍBERO’ de C+ que combina la imagen de varias cámaras, ni líneas rectas sobre-impresionadas ni, seguramente, linieres.

El espíritu del offside fue en su origen el de evitar que la puta rata chupagoles o palomero se quedara ahí arriba haciendo el indio esperando un melón, con la consiguiente necesidad de dejar a dos defensas para no tener sustos -lo que cercenaba el juego creativo y de medio-campo que es lo que genera realmente fútbol.

Para eso nace el off-side, para generar juego ofensivo, y el espíritu de la norma es que nadie se beneficiara de una posición adelantada para anotar.
Ese principio se ha pervertido por tecnicismos absurdos. Me explico:
Para beneficiarse de una situación adelantada para anotar hay que beneficiarse (o estar en situación de beneficiarse) de una situación adelantada, por lo tanto ese adelantamiento debe ser posicionalmente plausible.

Debe pues concurrir en el delito de offside la circunstancia de relevancia y trascendencia de la posición. Estar adelantado  5 cm, un palmo, o medio hombro no ofrece un plausible beneficio posicional constituyente de delito. Para mí el fuero de juego no viene determinado por la rayita sino por la flagrancia de la beneficiosidad de una posición adelantada.
Por todo ello concluyo y pontifico que si hacen falta tres replays para ver si era offside o no, aunque lo sea, no lo es.
Y punto.

miércoles, 21 de marzo de 2012

DENUNCIA SOCIAL - RADIO MONGOL: Si no es poste es gol


Nuevo post denuncia.
Extracto de un momento cualquiera de un programa cualquiera (especialmente deportivo) de una emisora cualquiera (especialmente RAC1).
[PRESENTADOR] Molt bé doncs, cambiem de tema. Roger Saperas [REDACTOR DE TRINCHERA] avui ha sortit en roda de prensa Guardiola. Què ha dit?
[REDACTOR DE TRINCHERA] Bona nit. Sí, efectivament Pep Guardiola ha sortit en roda de premsa I ha estat força parlador.
[PRESENTADOR] Ha parlat del seu futur…
[REDACTOR DE TRINCHERA] Efectivament; ho ha fet I ha sigut per dir que fins que no es suicidi Manolete o en el seu defecte s’implanti la castració química pels canaris, no hi haurà renovació. Tenim un primer tall de veu:
[ENTRA AUDIO GRABADO DE GUARDIOLA ] “Fins que no es suicidi Manolete o en el seu defecte s’implanti la castració química pels canaris, no hi haurà renovació”.
[REDACTOR DE TRINCHERA] També ha dit que tal i tal…

 Senabre, tenso, instantes antes de perpetrar una bromita infantil y sin puta gracia que deje al resto de los presentes helados

WAIT.
OJO.
Veamos: esto no tiene ningún sentido. Senabre, Escobar, Seperas, Gelmà…. Esto NO TIENE NINGÚN SENTIDO.
Yo entiendo que cuesta llenar 2 horas de radio cada tarde o cada noche, pero esto resulta bastante irritante.
Por si permanecen dudas, ahí va el escenario deseado por la audiencia:
[PRESENTADOR] Molt bé doncs, cambiem de tema. Roger Saperas avui ha sortit en roda de prensa Guardiola. Què ha dit?
[REDACTOR DE TRINCHERA] Bona nit. Sí, efectivament Pep Guardiola ha sortit en roda de premsa I ha estat força parlador.
[PRESENTADOR] Ha parlat del seu futur…
[REDACTOR DE TRINCHERA] Efectivament; tenim un primer tall de veu:
[ENTRA AUDIO GRABADO DE GUARDIOLA ] “Fins que no es suicidi Manolete o en el seu defecte s’implanti la castració química pels canaris, no hi haurà renovació”.

No es necesario que un tío nos explique con todo lujo de detalles lo que dice un inminente corte de voz en nuestro idioma y con gran calidad de audio.
Resulta tremendamente irritante.
Una vez hayáis puesto todos los cortes, comentad, tertuliead o hacer lo que queráis, pero por favor, discontinuad esta imbécil táctica.

martes, 20 de marzo de 2012

EXCLUSIVA - Entrevista con Giannis Pichannios, peluquero de Dani Senabre


Estoy casado tengo seis hijos, dos son profesionales peluqueros, otro administra un salón y los más pequeños amén de su carrera universitaria colaboran con la administración. El grupo Pichannios cuenta con con cinco salones en Ripollet. Me gusta el ciclismo, realizo a la semana unos 50 kilómetros y diariamente troto cinco km a lomos de mi labrador. Completo todo ello con tres horas semanales de barra fija en gimnasio. Leo libros de autoayuda y todo lo que me ayude a realizar mejor mi tarea.

¿Tus estudios tienen que ver con la actividad actual?
Tomé cursos de actualización en cortes en : Vidal Sasson, Tony y Guy, Jean Louis David , Llongueras. Cada dos años viajo a París y Londres para actualizarme en lo último para la peluquería.

¿Cuál es tu proyecto de futuro en lo personal?
Un nuevo salón que estará listo a finales de 2012 y remplazará al primer salón que pasará a ser un centro de entrenamiento de peluquería. 

Si pudiésemos saber a ciencia cierta que el mundo se acaba en 24 horas ¿qué harías en ese tiempo?
Reuniría a toda mi familia y a Dani en una gran fiesta y así esperaríamos el encuentro con Dios.

Y…¿Qué harías si te tocase una primitiva de 2 millones de euros?
Trataría de no alterarme en primer lugar y luego los disfrutaría con mi mujer viajando por el Vallès.

¿Cuándo pensaste que esta sería tu actual actividad?
Nunca pensé en ello; cuando cursaba el primer curso a los 13 años no quise estudiar y mi padre que tenía una peluquería en pleno Barrio Norte de Ripollet me llevó a barrer el salón y aquí estoy después de muchos años, realizado plenamente profesional y personalmente.

¿Esta actividad tiene antecedentes familiares?
Permíteme que te responda con otra pregunta: ¿eres tonto? ¿escuchas las respuestas del entrevistado?  

¿Cómo conoces a Dani Senabre?
En clase de pilates, en el DIR. Siempre me pareció gravemente enfermo y micropénico; pensé realmente que padecía tuberculosis o ébola. Hablé con la instructora y me dijo que ella no lo tocaría ni con un puntero láser, que ese tío era rarísimo, posiblemente un homicida. Cómo tengo un gran corazón me aproximé a él y me abrió el suyo.
 
Qué ocurre a partir de ahí?
Nos acostamos y entablamos una relación extra-marital. Fue por ese entonces cuando tomé conciencia de su enfermedad y intenté estar siempre a su lado, a pesar de los improperios de mi mujer, menuda es ella.

¿Cómo surge el peinado ‘Peluca on fire’?
Fue en una recepción en la zodiac de Lluís Lainz, en el descampado ese en el Besós. Nos pusimos moraos de coca y ácido, y en esas que encontré unas tijeras oxidadas, pillé al sifilítico por banda y le hice un roto de cojones. Nos pasamos no menos de media hora descojonándonos. Mi sorpresa fue cuando al cabo de 3 semanas se presentó en la peluquería pidiendo que le volviera a hacer lo mismo. Sería el año 94. Y de ahí hasta ahora; el peinado de tontolculo cada mes, sin desviaciones. 

Hablemos de tu actividad. Intenta en muy pocas palabras describirnos a qué te dedicas.
Mi actividad principal es cortar, crear look a mis clientes en todo lo que atañe al pelo. 

¿Cómo afecta la crisis a tu actividad?
En esta actividad la crisis nos toca las pelotas, y nos ha forzado a crear estrategias para que la clientela necesite más de nuestros servicios. Obviamente ni exploramos ni ejecutamos ninguna de estas estrategias, nos la pela todo. Somos peluqueros.

¿Cómo ves el futuro de tu sector?
Por estar dentro de la moda el futuro es muy bueno y te diría  que el éxito siempre dependerá de la capacidad creativa del profesional. Podría decirte lo contrario, es un tema del que prefiero no hablar por hallarlo absurdo. ¿Una copa?

¿Dedicas a tu actividad demasiado tiempo?
Tal vez de más pero así aprendí así me formé y me da buenos resultados económicos. Soy muy rata.

¿Qué cosas harías si tuvieses más tiempo libre?
Pasaría más tiempo con mis macetas. Vaya mierda de pregunta, recristo.

Si pudieras volver hacia atrás ¿repetirías?
No. Me arrepiento de todo y si pudiera volver a nacer me suicidaría en cuanto me dieran las primeras tijeras.

miércoles, 14 de marzo de 2012

Strangers in a bathroom


La clave de esta iniciativa es:
1-Que nada ni nadie pueda relacionarnos con el evento, por lo cual es vital que no nos una una (*) mala relación ni desavenencia alguna con el sujeto pasivo. Aun así debe existir una relación.
2-Pegar duro, muy duro.
3-Que no haya testigos oculares.

Y luego se ejecuta. El sujeto pasivo será un compañero de oficina, buen tío, a veces coincidís comiendo, ningún tipo de desavenencia ni follón, ni tan sólo en lo deportivo. NADA absolutamente podría hacer pensar que tienes motivo alguno para meterle una hostia que lo planches.

Aún así lo haces.
Ahí lavándoos las manos en el meadero, te las secas, no hay nadie más, aprietas el puño y le metes una hostiaca en el mentón que cae desmontado. Redondo.
Y te largas.

Y cuando se despierta o levanta, crujido de dolor, viene a ti chillando que te parte la cara. Y el personal de la oficina le detiene y le preguntan qué pasa, y él chilla cómo una loca que le has agredido en el lavabo, cosa totalmente imposible pues te cae bien y no os desune diferencia alguna. Y el tío enloquece de ira, y la gente le mira mal, y él insiste en matarte, mientras tú intentas calmarle. Obviamente, en la oficina, a ojos de todos, lo que dice el tío no tiene ningún sentido y anda el pavo desposeído de sus facultades mentales. Ahogado en su propio estupor, el tío (a quien lo que acaba de pasar tampoco le cuadra un pelo) empieza a dudar de sí mismo y empieza a enloquecer.

Y tú te descojonas vivo. Esto tiene que putear un mundo.
Con unos compañeros estamos planeando el tema. ¿Lo veis bien?

P.S.: La gente de cultura sabrá ver un distante paralelismo con el film que medio-da título a este post, si bien en el caso que detallamos hoy no hay más móvil que el de putear y llevar por el camino de la amargura a gente que no lo merece.

(*) Este ‘una una’ es correcto, ¿no?

jueves, 8 de marzo de 2012

Inasequibles al desaliento


De la misma manera que nublan mucho más el juicio dos buenas tetas que veinte copas de más, creo que ha llevado a la fosa a mucha más gente la determinación que el cáncer. En efecto, el tesón, el ansia de lograr tal cosa y el encabronamiento son malos consejeros. Me da más miedo un tío determinado que catorce egoístas o traidores.

Eso de marcarse una meta y no ceder peti qui peti demuestra una tremenda estulticia y, lo que es peor, una sonrojante impermeabilidad a la dictadura del Altísimo. A veces en la vida las cosas no salen y hay que saber plegar velas y joderse. Eso de no desistir NUNCA y seguir luchando por algo resulta las más de las veces en la tragedia. Mucho han contribuido a esta lacra de tarados que nunca dan su brazo a torcer los libros de autoayuda (no; casi nunca querer es poder, aceptémoslo) y los teóricos amigos y familiares que arrojan leña al fuego de la porfía antes de ser sinceros e informar al sujeto de sus innegables limitaciones.

La inasequibilidad al desaliento es propia de tarados con orejeras incapaces de adaptarse a los cambios en las circunstancias y constituye flagrante delito de subnormalidad. Luchar por una tía que te ha dado por culo, intentar salvar matrimonios que se van a pique, aspirar al cargo de director general cuando el consejo ha mostrado su total reticencia a ponerte ahí, o querer un R8 aun qué no puedas permitírtelo es de tontos. Perseverar en la porfía es de auténticos anómalos.

Por lo cual, repito, beware de aquella gente que se marcan objetivos y nunca ceden. El cumulonimbo de la tragedia se cernirá sobre ellos. Debemos ser más adaptativos, ir viendo cómo va la cosa, y si nuestros principios no funcionan, echemos mano de algunos otros. Perseverar normalmente es fracasar. Y aun cuando triunfan, ¿compensa el premio el brutal sacrificio?

jueves, 1 de marzo de 2012

Vean cuan chungo soy

Oh!
Ayer se me olvidó mencionar un no-irrelevante detalle que retrata bien a las claras cuan recovéquico es el cerebro humano y cuan ilimitada es la capacidad de uno para engañarse, manipularse, humillarse y en definitiva despojarse de toda dignidad..

Pues resulta que normalmente después de cenar tengo aun mucho apetitow y termino enchufándome medio kilo de pipas o chucherías Haribo de esas que seguro que engordan más que zampar como un socialsta del caviar.

Pues bien: en hábil triangulación me vendí a mi mismo sin excesivas dificultades que si después de cenar frugalmente salgo al balcón y me fumo un canutazo, me se quita el apetito, como menos, adelgazo más y triunfo de nuevo (*)

Hay que ser indigno e hijo de puta pero así me las gasto. En resúmen: gracias a la innovadora 'Dieta de la sandía' (TM) zampo lo mismo pero puedo volver a fumar sin sentirme culpable. Si no es la mia una mente privilegiada que baje Jorge de Bagration y me venda una Variant.
Dádme un punto de apoyo y moveré el router.


(*) ¿Ein?