miércoles, 30 de noviembre de 2011

El Estado del Malestar


Si una cosa es realmente preocupante es que, yendo las cosas fatal, cambies de un Gobierno de extrema izquierda a uno de extrema derecha y los mercados no reaccionen, o lo hagan de manera adversa. Incluso en Nigeria si se pasa del General Mubusko al Coronel Bubu-Botox cuando el país va de culo, hay siempre una reacción positiva del mercado. No fue el caso en España el 21-N.

El endeudamiento soberano lleva mucho tiempo fuera de control, pero bueno, ya saben cómo funciona el juego político: reparar esto es impopular por lo cual yo sigo y que se apañe otro. Cuando esto lo dicen presidente tras presidente, pues el problema se exponencializa. Así, más o menos, estarían las cosas:

Como ven, la deuda Española es tremebunda pero no estamos solos; hay varios más muy endeudados. Lo que hace únicos a España, Portugal, Irlanda, y hasta cierto punto –menor- Italia, es que como no producen nada, el mercado no ve como pueden generar crecimiento alguno, ergo ser capaces de amortizar la deuda. Porqué Alemania o EEUU pueden estar muy endeudados pero tienen un tejido industrial y tecnológico que, bajo presión, puede llevarles arriba (ver crecimientos GDP tras las guerras mundiales). Por lo contrario, para los shitty four que he comentado arriba, no hay fe porqué no hay nada subyacente en la economía.

En nuestro caso, el modelo es sol y playa. No hay I+D, no hay industria competitiva alguna (aparte de la empresilla que fabrica trócolas para culatas de Inopio 23 que se usan para alimentar los cargadores de las pilas Tudor) ni se la espera. El boom del ladrillo ya ha petado con superávits de varios millones de casas, las multinacionales se están pirando (debido a la presión sindical y salarial), aquí nadie hace un puto clavo y el modelo de la sangría y bocata de chorizo para los europeos está virando hacia la zona de los Balcanes (y conforme se pacifique el norte de África más y más gente va a ir ahí).

La culpa de este modelo banarepúblico es nuestra. Nuestra por ser un país (decrementalmente de sur a norte) de holgazanes, por ser una cultura con total y absoluta ausencia de la visión largoplazista, por ser unos vivales y unos timadores por naturaleza, y por tener imbuida en nuestro código genético la ley del mínimo esfuerzo. A eso le sumas políticas de socialismo radical durante 2/3 del tiempo tras Franco y terminas aquí, en una sociedad de llorones subsidiados incapaces de vivir sin la tutela y la pasta del Estado. Es este el Estado del malestar, no se engañen, que subsistir de la limosna como modus vivendi no es vida. Los países mediterráneos, latinos y caribeños son precisamente aquellos con la gente más chunga y acomodada luego aquellos que precisan de políticas más liberales. En Alemania se han practicado socialismos agresivos y la gente siempre ha seguido levantándose a las 6 de la mañana para dejarse la puta piel. El problema no es el socialismo; es la cultura.

Si España continúa generando desconfianza, que continuará y con rejuvenecida fuerza, habrá follón. Ahora estamos a un Premium de deuda del 5%. Los expertos señalan el 7% como el nivel de consenso de bancarrota. Cualquier día podemos amanecernos con ello; ya sabéis que el mundo de las finanzas prefiere demoliciones que desmontajes; todo lo grande pasa en cuestión de horas.
¿Y luego qué? Como -en virtud de parágrafos anteriores- el país es incapaz, de manera idiosincrática, perenne, cultural e inércica de crear riqueza, no queda otra que contraer el gasto. Y cuando esto ocurra vamos a flipar. Den por terminado el Estado de bienestar, la salud para todos, el café para todos, el paro para todos, los recovecos fiscales para los ricos y las ayudas fantasma para los vagos del mus a la sombra porqué cuando esto pete (y ya ni entro en plausibles salidas de la moneda única) van a venir 10 años de oscuridad.

Para nosotros, claro, porqué la maquinaria político-burocrático-administrativa va a seguir requiriendo dietas de €40,000, Audis A6 por un tubo, estancias en los Hiltons, y 6 asistentes por alto cargo a €80,000 cada uno. Precisamente esa carga de gasto traerá buena parte de los lodos que nos vamos a empezar a comer bien pronto.
Y no olviden que cada uno de los millones que se pagan cada día en intereses de la deuda, de haberse administrado el cash-flow con inteligencia en el pasado, podrían meterse en escuelas u hospitales en vez de dárselas a inversores billonarios. Si eso no es prevaricación de la clase política en bloque, Generality y Madriz, que baje Dios y lo vea.
Buena suerte ahí fuera.

martes, 29 de noviembre de 2011

¿Taja tonta?

Ayer llegó a mis manos un powerpoint que seguro que varios de ustedes ya han visto.
Les advierto que el contenido, a pesar de no ser de corte sexual, ciertamente puede herir la sensibilidad de más de cuarenta y seis. Hirió la mía a la vez que me entusiasmó, es por eso que pido información al respecto de:
-¿De qué país se trata? Parece algo rollo Thailandia o Sumatra, paises funky.
-¿De qué ritual se trata? -if any, quizá son unos tajados aburridos que se agarran un calentón.

Cualquier luz será bienvenida. De nuevo, si no lo ven claro no lo bajen. No es coña, excede en bastante el powerpoint cachondo habitual. El LINK.

Aguardo noticias.

jueves, 24 de noviembre de 2011

La raya a izquierdas


Lo que les boya contál:
A-Es rigurosamente cierto.
B-Es inaudito.

Todos nos trazamos retos en la vida. Algunos a largo plazo, otros a corto, algunos con un beneficio plausible, otros no tanto. Dejar de fumar, llegar a tal posición en la empresa, bajar de 3h en un maratón, terminar un maratón, que no te tengan que sacar en ambulancia de una maratón, subir al Pedrafórceps, bajar del mismo, meter barcos en botellas, meter botellas en barcos…hay mil desafíos que cada cual se impone -o le son impuestos por el médico.

De todos ellos, el que se ha impuesto mi padre es realmente congojoso. El tío, y no sé como contar esto de manera que se entienda, a los sesenta-y-pico tacos ha decidido cambiarse la raya de lado. Oigan, así tal cual. Aduce, aparentemente en posesión de sus facultades mentales, que –y cito literalmente- “le encanta la definición, la textura y el empaque de la raya a izquierdas (*) de los senadores y congresistas americanos”.

-¿La raya a izquierdas? –le pregunto.
-En efecto –dice-. Todos la llevan del mismo lado con greenwichiana linearidad. Eso les confiere un porte colosal que creo merecer.
-Ah…

Y en resumen que desde hace medio añito el tío anda en esas. Ya me dirán si no tiene cojones el asunto.
El primer día que le vi creí que le había atropellado un tranvía, parecía herido y maltrecho. Fue entonces cuando me habló de su colosal ‘empresa’. Progresivamente, conforme le voy viendo los Domingos para comer los macarrones de la mama, la pelambrera parece cada vez más familiarizada y menos reacia al diametral cambio. Aun parece medio desequilibrado pero gradualmente la cosa se va asentando. Dice que para verano ya podrá hacer vida normal. Es curioso que una cosa así tome tanto tiempo...

Dicen los filólogos que ‘qui no té feina el gat pentina’ pero, creo yo que convendremos que, a iniciativa absurda e inútil, nadie tose al ‘Clenx Re-Alignment Initiative’ de mi querido papito, Congressman Fórceps Sr.

(*) O a derechas, no recuerdo; irrelevante.

miércoles, 23 de noviembre de 2011

No mermadas sino amputadas


Es ya habitual en culturas más rentapercapitaicas y en círculos snobongólicos la figura del shopping assistant. Se trata, y seré parco en detalles, de una vil sanguijuela que se enriquece a base de hacer creer a una vieja culebra sin amigos ni criterio que sus consejos de compra son idóneos. Hay mucha soledaz y necesidaz, y la shopping assistant vive de hacer el tocomocho con ancianos desesperados. Which is fine, no judgment intended, pero moralmente presenta mucho residuo seco.

Mi concepto, el que os presento en primicia hoy, es el del  ‘Taja Manager’. El trabajo de este manso es asesorar al individuo en las decisiones más importantes que se van a tomar a lo largo y ancho de la noche, con la particularidad de que todas ellas van a tomarse tajado y a oscuras. Piénsenlo: cuando la gente sale (me refiero a la más joven que nosotros) lo da todo y encadena una larga serie de decisiones visiblemente despojado de sus facultades mentales. Hacer otra copa, apretar a la fea, meterse en follones…todo eso se baraja con las facultades mentales no mermadas sino amputadas.

Es ahí donde entra el TM. Cabe señalar que antes de salir se mantendrá una reunión donde se detallarán objetivos, prioridades, timings y otros temas de interés. Y luego se saldrá, vive Dios si se saldrá. El TM intentará pues:
1-Mantener un harmónico despegue, sin estridencias esprínticas (léase patacadas de tequila) ni tiempos de taja en exceso dilatados.
2-Una vez adquirida la atura de crucero, mantenerla sin novedad.
3-Proporcionar un valioso input en la toma de decisiones.
4-Conseguir un aterrizaje suave, por propio pie, y sin lesiones.

El arrendador deberá someterse siempre a las directrices del TM. No podemos, con toda la castaña, encabronarnos con él por tonterías, y su dictamen será final.

Instantánea de un momento en el que el árbol decisional podría desviarse del óptimo a resultas de un notoria ingesta.

A medio comerle la oreja a una tía aparece el TM:
-Quietoparao, joder, ¿Qué no ves que es una mula? Véte p’allá.

Camino de la barra –posiblemente al galope:
-Juanjo, me cago en mi armario de roble, que llevas 3 copas en 20 minutos. Ni una más hasta las 3, o pídete una cola, que das penita.

Enganchao con el colega en la barra hablando de los profes de COU:
-Sois lo peor, peazo anómalos. Tú por aquí, tú por allá. Que no os vuelva a ver hablar.

Y luego también jugando un rol de sabio administrador:
-Andrés, querido, vas aparentemente sereno, se te ve sin sangre y perjudicas al equipo con tu actitud laxa. Como medida anti-choque tendremos que hacer los 3 cubatas en 20 minutos reglamentarios.

Luego, claro asesoría copulativa:
-Luisito pareces tonto. Esa de ahí, la de rojo, que es un 5.5-6, hace rato que no te quita ojo. Si quieres un poco de ‘low hanging fruit’ tira p’alante.
O…
-Vosotros dos parecéis tontos: apretáis a las más feas y fracasáis. Ya he hablado con esas de ahí y son tan meucas y desdentadas que al menos una cae seguro. La otra seguirá por inercia. Salid y disfrutad pero sin insultar, Fórceps, que eres incorregible…

Y así discurrirían las noches, con mucha mayor claridad y con alguien que, como Dios, guiara nuestros pasos en la oscuridad de la noche.
Se podrían alquilar nuestros servicios ya sea a título individual o por grupos, donde debo reconocer que es cuando el TM más a gusto se encuentra; dirigiendo al equipo y creando ‘sinergias’.

También existiría la posibilidad (un viejo sueño húmedo de un servidor) de que el TM filmara las noches, así con una cámara en la frente, y al día siguiente poder todos juntos comentar la jugada durante el visionado. ‘Que si aquí salimos al corte muy tarde’, ‘que si aquí nos molestamos los unos a los otros’, ‘buena recuperación de Josan ahí con esos cubatas’, ‘mal jugada la rubia por parte de Medrano’, tal y cual.

El plan, qué raro!, no tiene fisuras.
Please call 1-800-GET-A-LIFE

martes, 22 de noviembre de 2011

'We owe everything to the pilot'


El otro día una amiga, azafata de LOT (Aerolíneas polacas), nos contaba una anécdota alrededor de un evento relativamente reciente como es el de un brillante aterrizaje de emergencia sin tren de LOT en Varsovia desde NYC; algunos quizá lo vieran por las noticias o por ahí:

Les fue del canto de un duro. Según proclaman los supervivientes, 'we owe everything to the pilot'.

Lo que no ha transpirado hasta hoy (y dado el eco que tenemos en este blog podremos seguir diciendo que no ha transpirado aun) es que el comandante iba tajado. Iba tajado, digan lo que digan, como es costumbre entre los machos polacos. Es así: iba tajado antes, durante y después del despegue, momento en el cual se dio cuenta que el mecanismo del tren había palmado. Ahí mismo, en el cielo de Newark, vieron que las ruedas estaban enganchadas.

Llegados a ese momento, había que joderse: tajado, con el avión ganando altura y enfrentados a una muerte segura. A pesar de la alcoholemia el comandante tuvo ahí un flash de extremada lucidez y evaluó sus alternativas:
1-Empezar a vaciar depósitos, regresar a Newark, y ver si suena la flauta. Caso de que suene, jaueber, lo primero que te va a pasar es que te van a agarrar los de la NTSB, te harán una alcoholemia, y saldrás de la sartén para meterte en las brasas. Eso caso de sobrevivir, claro, que lo más seguro es que no.

2-Tirar tó recto para Varsovia y ejecutar la operación mismamente igual, con la beneficiosa variante de que si no palmas no se te van a hacer alcoholemias y si se te las hacen no pasa nada pues eres un gran héroe nacional y viva Wojtyla. Dicho y hecho, puntita de gas y tirando dirección Este. Según reportó el piloto a nuestra amiga, ni hubo orgías ni cosas raras entre la tripulación a pesar de la inminencia del pinacular planchazo. Además pasadas 9 horas estaba bastante más sobrio y pudo ejecutar la maniobra con una solvencia mayor aun.

Lo hizo, salió bien, y así se escribe la historia. No sabría qué añadir…

viernes, 18 de noviembre de 2011

Investigación militar: billón y pico



Suprimamos ‘Transferencias a otras administraciones’ (pues representaría entrar en el bucle de ver quien paga por qué y que gastos y recaudaciones se transfieren o se quedan en Madriz) y ‘Otras prestaciones económicas’ que debe englobar putis y coca, pero como no tenemos certeza lo aparcamos.

Hagamos pues una gráfica de cómo se pule la pasta que podemos razonablemente identificar:


Casi la mitad de todo lo recaudado va para pensiones, no de desempleo, algunas otras. Asumo que mayoritariamente jubilaciones. Otro 12%, ojo, a desempleo. Uséase: 55% de lo que gasta el Estado al cabo del año va destinado a regalar pasta a tíos en el sofá. No entro en los motivos, las razones, ni la coyuntura específica de cada tío; simplemente pongo de manifiesto una evidencia. Tíos en el sofá.

Otro 11% en Deuda pública. Eso es lo que cuesta tener que pedir por ser incapaz de planificar y ajustar. 27 mil millones de Euros. Al año. Bravo!

9 billonazos en infraestructuras (quizá no sea este el mejor momento para esto), otros 9 para ‘Agricultura, pesca y alimentación', otros…oh wait! ¿He dicho 9 mil millones de € en agricultura y pesca? ¿Qué cojones está pasando ahí? ¿Dónde estamos quemando la pasta? ¿Subsidios? ¿Cañas de pescar forradas de diamantes? Food for tought.

Debo dejarlo aquí ya que me estoy poniendo de mal humor. ‘Fomento del empleo’ 7 billones más, casi todo defraudado en cursillos, asumo; Defensa otros 7b, retomamos Perejil (pero no en 2011, luego wtf?) y bueno, un sinfín de basura incluidos €700 en ‘Alta dirección’. No quiero ni pensar qué debe ser eso.

En definitiva: que cuando nos vendan que hay que cerrar quirófanos y despedir profesores, hay que tener bien claro que no están dando por culo con osezna virulencia y afroamericana profundidad. Tocando cuatro cositas podríamos afeitar todo el déficit sin necesidad de tocar nada generalmente percibido como vital.

No sólo nos roban la comida sino que a la hora de la pagar la cuenta se escabullen y tenemos que terminar fregando platos. No hay esperanza ni solución. Voten con tino.

 

martes, 15 de noviembre de 2011

Se divorciaron de este pais


La coyuntura política actual dista de hallarse en un radio razonable de lo que sería un estado de salud aceptable. La gente, y no me refiero exclusivamente aquí, ha perdido la fe en el sistema y en quienes lo manejan, y los movimientos sociales como lo de los indignados y tal adquirirán progresivamente mayor empuje. Habrá algunos mecagoendioses, la gente quemará algo, quizá metan a alguien en chirona y muy a lo sumo se venderán cambios estructurales que no serán más que lavados de cara para que el poso social crea que algo ha cambiado. Una vez liquidados los tiranos, cosa que hicimos hace días (por muerte del mismo, no por la fuerza) hay poco margen de mejora ya. Las reglas del juego democrático, urdidas por unos pocos, acatadas por todos y defendidas sólo por una minoría de imbéciles indocumentados han tocado techo. Ahora sólo queda la guillotina para los dirigentes o seguir tragando. Será la segunda.

En España el panorama es claro: hay unos que lo han hecho mal y serán severamente castigados por ello. Resulta justo moralmente, si bien las aguas que trajeron estos lodos difícilmente pueden ser imputadas a los sociatas, lo mismo que a los fachas del PP; el país es y ha sido desde siempre una república bananera de perezosos subsidiados con un timón político digno de una manada de monos. El liderazgo, la innovación, la previsión y el tino se divorciaron de este país años ha. De España digo.
En cualquier caso, en cuanto se proclame la victoria del PP, verán como la prima de riesgo española baja un huevo, señal que esto cae dentro de un órden de acontecimientos razonable.

En Catalunya hubo, durante el mandato Pujol, un rumbo político mucho más atinado que en España en general. Proactividad, promoción de la inversión, viajes a Japón, ventajas fiscales para la apertura de plantas aquí, tal y cual. Como hoy en día es imposible que la gente vea las cosas como son, doy por hecho que todo lo que he dicho de Pujol será rebatido violentamente a pesar de ser cierto. Luego vinieron el taxista-torero con sus amiguitos incapaces y la liaron bien, más por incapacidad que por malicia. Más feo me parece que estos mismos irresponsable -que lejos de saber aturarlo profundizaron en el déficit público- critiquen ahora los recortes y las cabales y valientes medidas de ajuste de Mas, otro imbécil que al menos y a diferencia del anterior puede pronunciar una frase sin tener que leerla del prompter.

Decíamos que en España el panorama es claro pero en Catalunya menos. Descartados por motivos obvios y sine die los sociatas del caviar, la ignominia de IC (caso de que aun existan, cosa que ignoro) y ERC por co-responsabilidad en la mala gestión del país, poco queda. El PP no puede ni debe ser considerado por mil motivos (empezando por la mismísima jeta de la porcota de Pedralbes hinchada de botox), y como casi siempre, terminamos aterrizando en CiU, que sería una alternativa plausible si no fuera porqué Durán Lleida lleva unos días desatado pasándose mucho de frenada en la curva de la modestia con burradas como lo de ser ministro y tratando a mi musa Oltra con una condescendencia que no toleraría ni con mi perro.

Durán Lleida es un imbécil como todos a quien, por motivos deontológicos, debo negarme a dar mi voto.
Esta vez no venderé mi voto; voy a quedarme intencionadamente en el sofá emitiendo sonoras ventosidades desde la apertura de los colegios a las 9 hasta su cierre a las 8 para así demostrar que defeco sobre todos ellos y sobre las lápidas de sus gatos. No merecen un puto voto, y espero que la abstención roce el 95%. El elector debe madurar.

viernes, 11 de noviembre de 2011

Hace ya días que sé tu puto nombre, por Dios!

Quien no ha pasado por su vida no menos de 800 veces por el doloroso periplo de que se te pegue una canción. Cada desequilibrado tiene sus elementos de engatillamiento, siendo común que se te adhiera la que suena en el Zara mientras esperas a que tu santa te afeite la VISA o el típico anuncio de la COPE cuando vas en taxi (aka ‘tasis’).

Hay un común denominador subyacente en esta fenomenología:
1. Impredictibilidad de la ocurrencia
2. Desagradabilidad de la canción en sí.
3. Espontaneïdad en la desaparición del attachment mental.

Estoy jaueber pasando por una crisis de adherencia jamás sufrida antes.
Se me pegó una hoy hace precisamente una semana. Esto es un lapso de tiempo absolutamente anómalo para esta afección.
Otra aberración, la canción me entusiasma. Se trata de ‘You know my name’ de Chris Cornell, la BSO de una de James Bond.
Aun así, la habré tocado ya en la cabeza como 2,000 veces, y empieza a hartarme. Pero es que no se va. NO SE VA.

Arm yourself because no-one else here will save you
The odds will betray you
And I will replace you
You can't deny the prize it may never fulfill you
It longs to kill you
Are you willing to die?

The coldest blood runs through my veins
You know my name

miércoles, 9 de noviembre de 2011

Aturdido, Statham, respira hondo

Es un poco como en esas películas en que Jason Statham está en un acantilado asediado por tíos en lanchas, helicópteros y tal, se tira de cabeza (manda huevos que siempre se tiren de cabeza en lugares cuya profundidad desconocen) y va buceando bajo y entre las balas y granadas una distancia obscena (aun calzado) hasta que encuentra una gruta submarina, se mete, y aparece por la chimenea de la Ucraniana de la película que está en ese momento aliviando las tensiones del día en lúbrica lid en un picardías que quita el cáncer; aturdido, Statham, respira hondo, se coloca bien el cuello de la camisa, y enfila de manera elegante hacia la joven.

Aturdido, un servidor, respira hondo, se coloca bien el cuello de la camisa y elegantemente enfila Paseo de Gracia arriba cada vez que viene a la ciudad en RENFE-Lejanías. Desde que me subo al tren en mi pueblo hasta que respiro el pútrido pero reconfortante hedor de la Fecal Condal pasan 30 minutos complejos que equiparo al doloroso periplo submarino de Statham. Porqué amigos, la Barcelona de Forums, de Messis, de turistas, de progreso, de liderazgo mundial y de capitalidad cultural es una broma, pero lo que hay a su alrededor hiela la putasangre.

Ya sé que muchos estáis versados alrededor de las especificidades geopolíticas de los aledaños de la siti, pero yo que soy un niñato consentido, de familia semi-bien, de escuela de pago, de salir siempre por el Eixample y de hacer las cañitas por la tarde en Rambla de Cataluña quedo ACOJONADO cuando veo lo que hay más allá de un radio de 5 Km de Paseo de Gracia con Valencia. Es la puta guerra, la orgía del grafitti, del descampado, del neumático apilado, del gato observador, de las toneladas de basura erráticamente caotizadas, del muro a medio terminar, de la fachada que no cuadra con la siguiente, del desdentado con el palillo, de la fulana transeúnte y de la cumbre entre moracos y charnegos en el marco del simposium de junkies.

Cualquier ciudadano de Beirut rehuiría inmediatamente el ofrecimiento de vivir ahí; y cuando digo ahí no sé a dónde me refiero… simplemente a las calles que veo a través del grimático ventanal del asqueroso trenecito en el que voy montado. Hay un mundo chunguísimo ahí fuera que gracias a Dios sólo los locales ven. Y así debe ser. Yo me quedo sin aire mientras oteo a través del cristal, planchado y acongojado al ver cómo está el patio.

Es entonces cuando aturdido, un servidor, respira hondo, se coloca bien el cuello de la camisa y elegantemente enfila Paseo de Gracia arriba preguntándose cómo es posible que esto y aquello estén a tan sólo 5 minutos en tren… un mundo multicrisolar indeed.

martes, 8 de noviembre de 2011

Manzanas caídas

Los anglosajones, precisos y visuales como nadie a la hora de refranear, llaman ‘low hanging fruit’ (fruta que cuelga baja) a todo aquello que sea relativamente obvio y reporte aceptables resultados con un mínimo esfuerzo. Por ejemplo, para un nuevo presidente del gobierno central, ‘low’ hanging fruit’ sería suprimir de un plumazo todos los coches oficiales e iPads para sus señorías. Poco esfuerzo con resultados inmediatos.
La fruta que cuelga alta es la jodida de adquirir, pero no queda otra cuando la que cuelga baja se ha agotado.

Hay otra modalidad de altura frutal a la que no se refiere el refranero que es la fruta caída. La fruta caída es exactamente lo que parece, fruta caída. Es devorada por carroñeros incapaces y por hormigas, y en circunstancias normales nadie se la comería. Algunas unidades están podridas, casi todas escalafadas bajo el yugo de la dictadura de Newton, y en general son ponzoñosas. En la escala alimenticia no hay nada por debajo de la fruta caída y representa el equivalente a comerse una vaca hallada muerta, algo ignominiosillo.

Hay, por suerte para algunos carroñeros, un lugar en Barcelona llamado ‘Luz de Gas’ dónde la fruta caída recala. Es como el bancal más bajo de una ladera inclinadísima llena de manzanos; la fruta que cae rueda y rueda hasta espetegar en la planicie. Ese descampado es el ‘Luz de Gas’. Ahí hay muchas mujeres dignas, me consta, y diría que el porcentaje de fruta caída es en mucho inferior al de mujeres normales. Es a la vez cierto que un porcentaje elevadísimo de la fruta caída batalla sus noches ahí. No son todas las que están pero están casi todas las que son.

Entiendo que para una separada de 42 tacazos con dos churumbos es complejo encontrar a alguien que quiera tener una relación normal rollito ir a cenar y al cine, y que las necesidades amatorias de la fémina a nadie escapan; dicho lo cualo, no podemos jamás perder de vista el decoro. Yo creo que las manzanas caídas asocian la entrada de la canguro en el recibidor con un irrefrenable arrojo zorril y salen luego y se comportan como auténticas fulanas de cuneta en el peor suburbio de Newcastle. Verlas ondear sus transparencias en el ‘Luzde’ revuelve el estómago del macho normal mientras estimula la líbido del vil carroñas.

En cualquier caso yo siempre he pensado que si la fruta caída abandonara esos vestidos de zorra de 16 años, esos maquillajes de peli porno y sobretodo esas maneras de furciota desesperada, quizá podrían regresar al árbol y esperar a que un tío normal las cogieral, las sacara a cenar, y luego al cine. Y lo que salga.

jueves, 3 de noviembre de 2011

Akademia Pana Kleksa

Por avatares equis ultimamente me dedico a bajar de Youtube y poner para que vea la niña vídeos infantiles polacos muy raros. Entiendo por la textura de la imágen y la pobre dinámica/estética/ética de los dibujos y los personajes que esto es de los early 80s. Y porqué me lo dijo mi señora, perdón Señora.

Al parecer a la txicalla de esos tiempos en Polonia les enchufaban estas atrocidades y ella las recuerda con dulzura y quiere expandir su agenda a su hija.
Se trata de dibujos desanimados chungos de los cuales no entiendo nada y bien que me va.

Hay empero otra cosa, que creo que es una película puesta a cachos en Youtube que se llama no-sé-qué, esto que pone en el título del post.
Los vídeos de esta peli son muy surreales y disturbeantes, mucho, y en especial me dejó acojonado este en particular:



Me cuesta imaginar qué cojones pasa ahí pero me parece inapropiado y además un tanto homo e inexplicable. Haremos un juego: intentemos adivinar qué pasa ahí y luego le pregunto a mi mujer que habla polaco, ¿ok?