jueves, 30 de mayo de 2013

Sobre el valor teórico de los jugadores de fútbol

El otro día hubo cierta controversia respecto las valoraciones que atribuí a una serie de jugadores. Siendo ese un tema discrecional, si podemos ordenar un poco el caos. Tal y como yo lo veo, el valor de un jugador depende de dos elementos pivotales: capacidad y actitud. El valor que le otorgo al jugador es pues una media ponderada al bulto de esos dos elementos. Cada uno de ellos tiene asimismo variables que los determinan. Las mías:

CAPACIDAD:
1-Técnica: cuan bien sabe manipular el balón el sujeto o cuan bien sabe imponer sus cualidades físicas.
2-Táctica: cuan bien lee el partido y las necesidades/oportunidades de su equipo.
3- Fáctica: cuan a menudo está disponible. Un tío que se lesiona mucho es menos CAPAZ de ayudar que uno que no.

ACTITUD:
1-De vestuario: cuan capaz es de anteponer las necesidades del equipo a las suyas propias y no discutir criterios técnicos del staff.
2-De campo: cuan capaz es de entender que debe darlo todo hasta el pitido final.
3-Fuera del campo: comportamiento nocturno compatible con epígrafe ‘capacidad’ y desempeño en la sala de prensa constructivo.

Se podrían añadir variables hasta llegar a 57 por epígrafe, pero yo, personalmente, cuando intento evaluar a la gente, intento romperlo en estas 6 métricas.

Mientras Xavi presenta notas buenas en C1 y C3, excelería en C2. De actitud, lo puntúo alto en A1 y tengo mis reservas con A2 y A3.
Pedro por ejemplo, flojo en C1 y discreto en C2 y C3. En actitud, bien en A1 y A2, me reservo A3.
Iniesta seguramente sacaría scores notables en todo menos en A2, dónde a menudo parece guardarse algo.


Pues eso.

lunes, 6 de mayo de 2013

The Promise -by Jopasso

Ante todo, agradecer al General la amabilidad de prestarme su legendario blog para publicar el siguiente post.

Seré breve. Debo decir ante todo que no soy tío de promesas, y entomo las enculadas de la vida con el culo en pompa, harekrishniana resignación y botellavinobueno a mano.
Pero esta pusilanimidad no funciona ante lo peor que le puede ocurrir a un culer comme il faut, esto es que el Maligno gane la Champions, y peor aún con la tetuda diva portuguesa a la cabeza.
No, no funcionaría, sería como protegerse de un alud himalayano de mierda, calzándose una gorrita.
Y como mis cálculos arrojaban una horquilla de entre un 70-76,5% de que el Maligno superara el tema, presa del pánico, caí en las garras de la pagana superstición.

Pasaré por encima del partidito, y mi casimuerte. Ojos fuera de órbita, risa histérica, pulso desbocado, temblores incontrolables, quilómetros en círculos alrededor de la mesa, dilatación vaginal, y ronchas de sudor hasta el fémur. Final. Maligno out.
Me lanzo en plancha hacia el cajón de calsas de la old lady, (es mi deber, Satán no hace prisioneros).
Una semana tiene 7 días. Expectativas de stock, 7-10 bragas, sin problemas rotacionales. Pues no,  había unas 30. Heavy rotation.
Nena!!! I els tangues?.....(…)
Tras una pintoresca conversación que omitiré, me calcé la cosa …uff, les passarem putes….
Advertí problemas de talla, cubicaje y reglaje. No cumplía con las condiciones mínimas de confort ni de lejos. Pero Satán vigilaba. Cabrón.
La parienta evidentemente no se perdió la escena con la consiguiente pintoresca conversación que también me saltaré.

Por la mañana había quedado para desayunar con un amiguísimo, super jerifalte de LKXA, calculo que el número 20 o así. Mientras nos calzábamos (si, el verbo “calzar” me gusta), un trinxat y unos huevos con chistorra, le conté la cosa.
Tras una pintoresca conversación que omitiré, agarré taxi y al curro. Fue en aquel momento cuando el tanga se me metió bien bien por el culo. Al taxista no le conté nada, porque no quería tener una pintoresca conversación que omitir.

Haciendo unos 78 rafanadales en el ascensor, que por cierto tiene cámara, llego a destino.
Acabemos con esto cuanto antes. Llamo a la secretaria. Mira, que tal. Hazlo rápido, como si fotografiaras la cisterna del wáter rajada para mandársela a los del seguro. Tras la puerta de una sala. Espera, que pongo un archivador, por si alguien abre la puerta. Y tras darle las pertinentes instrucciones de encuadre, distancia, ángulo etc… disparó

Tuvimos una pintoresca, mejor dicho una muy pintoresca conversación que también omitiré, porque entre otras cosas me preguntó si tenía que salir el nabo. Bueno, dejémoslo.
Salida nula. Parte de la huevera sale en su esplendor. Otra pintoresca conversación.
Deleteamos foto, y segundo intento tras afinar instrucciones y ajustar encuadre.

Total, pues vaya mierda de foto. Parezco un sin culo, y yo no soy así de peludo. Pero cabe decir que la tía tiene futuro. El ángulo es milimétricamente exacto, y ya valdrá con esta. No Satán? Cabrón.
Tras otra pintoresca conversación que tampoco relataré acordamos no repetir la operación. Demasiado riesgo. Así se queda

Evidentemente, el problema no era pasearse en bragas por el despacho. Ya saben todos que soy un tarado,  pero que te sorprendan en bragas con la secretaria haciéndote fotos… ya es amianto de otro costal.
Bueno, pues ya te puedes dar por dado por el culo Satán. Soy hombre de palabra. Y encima con la chistorra jodiéndome la tripa. Debo dejar estos desayunos.



El Madrit a Wembley?
MY ASS!

viernes, 3 de mayo de 2013

Txiqui Vs Zubi -FIGHT-


Como la mayoría de las disquisiciones de las últimas fechas orbitaron alrededor del (des)acierto en política de fichajes, me he entretenido en ir uno por uno y asignarles una nota, absolutamente discrecional, del 1 al 5.
1 es el mínimo por lo cual el umbral de acierto se sitúa en 3, no en 2.5.
Ustedes podrán discrepar de casi todos, pero yo creo que la media nos daría parecido.
Vean:

Txiqui/Laporta   Zubi/Rosell  
Rustu 1 Alba 4
 Luis Garcia 1 Alexis 1
 Marquez 3  Song 3
 Quaresma 1  Cesc 2
 Ronaldinho 5 2.5
 Bronckhorst 3
(Davids cedido) 3
David Villa 2
 Adriano 3
 Mascherano 5
 Afellay 2
Chygrinski 1
 Maxwell 3
 Ibrahimovic 2
Keita 4
 G.Piqué 5
 D. Alves 4
 Caceres 1
 Hleb 1
Henry 3
 Touré 4
 Abidal 5
 G. Milito 1
Thuram 1
 Zambrotta 2
Gudjohnsen 1
Belletti 3
 Giuly 3
 Larsson 4
 Deco 4
Silvinho 4
 Edmilson 2
 Eto'o 5
V.Bommel 2
Ezquerro 1
2.7

Nótese que en aras de la claridad expositiva y para no mezclar operaciones opacas (que no resistirían una fiscalización mínima) con temas deportivos, he omitido a Keirrison i Henrique, operaciones que horrorizarían al más vivales.

Extracciones:
1-Txiqui tiene 7 temporadas y Zubi 2. La media de fichajes/año de Txiqui es pues de 5 y la de Zubi de 2. Zubi ficha menos (si bien viene con el equipo hecho y Txiqui parte de un solar). Si contamos a partir del tercer año de Txiqui, sale a 3.5, que sigue siendo significativamente más que lo que ficha Zubi. Podemos concluir que Txiqui fichaba más.

2-Amparados en mi subjetiva y nuñista valoración personal (y reconozco que he tirado MUY p’arriba en varios casos –Gaúuuuuuuuuuuuuuuuuuuuushuuuuuuuuuuuuuu-) me sale un 2.7 para Txiqui (insuficiente) y un 2.5 para Zubi (insuficiente).

3-Más aún: si consideramos 3 como el umbral de acierto o fracaso, Txiqui acierta en un 54% de los fichajes y Zubi en un 50%. Y tengo un día generosísimo…

Conclusiones:
Que no hay motivos para felicitarse.
Ni ahora ni antes.
Y que hay que mejorar mucho ahí.

Personalmente, los dos me caen muy bien, pero creo que han hecho o están haciendo una tasca bastante floja. Bastante.
Vamos: que si fueran un empleado mío hubiera tenido una charla bastante seria con ambos.
Ya sé que es una industria complicada pero me temo que sólo el irreal mandril nos supera en desaciertos.

jueves, 2 de mayo de 2013

Reflexión


Para mí el año pasado el equipo/modelo/ciclo se agotó. Fue la primera Liga en años que perdíamos limpiamente, evento materializado –para mí- con el humillante 1-2 en el Camp Nou contra el mandril. Cierto es que pudo haber sido un accidente, quizá lo fuera….

Pero si un tío te hace 60, 70 u 80 goles en un año, por muy ‘el mejor jugador de todos los tiempos’ que sea, tienes un problema. Y este año empezó igual, y aquellas aguas trajeron estos lodos. ‘Que no se nos constipe Messi’ comentábamos.

Luego concurre lo del cáncer de Tito, circunstancia antes de la cual Tito empezó a crecer su aura de líder –para mi sorpresa.
Se fue 3 meses, Roura hizo lo que se espera del segundo de un tío que era el segundo de Guardiola, y entre tanto segundón, se fue tirando más mal que bien (puntuando jugando bastante mal de enero en adelante) hasta el susto del AC, que también pudo ser un accidente.

Se sacó el tema adelante en un partido bastante flojo a resultas de lo mediocre que es el AC y la cagalera que les cogió, pero luego sucede lo de París, tercera cornada grave. Ya parecía claro que ni esto, ni lo otro, ni lo de más allá, fueron accidentes.
Para servidora, lo del PSG en la vuelta fue tan legendario como deprimente. Que seamos incapaces de tirar adelante, metamos a un Messi roto y nos solucione el partido en 10 minutos es, sinceramente, para llorar.

El resto es historia. Hace una semana hice un post con mis reflexiones después del vapuleo de Munich. No quise dar nombres. Hoy, si tengo suerte, tampoco lo haga. Erré en lo de la posesión como finalidad en vez de como instrumento; ayer vi claro que la posesión exagerada y grotesca persigue dos fines: uno: que te hagan menos pupita de la que podrían hacerte y dos: que parezca que juegas a algo cuando en realidad no tienes ni idea de a qué juegas.

Y ya está. Los ciclos pasan, los challengers llegan a campeón, y los campeones se van a la lona. Los grandes de verdad, como Tyson en el Tokyo Dome, con un estruendo ensordecedor. No pasa nada, es lo que hay.

Este equipo necesita chasis nuevo. No es un tema de ajustar alerones ni suspensión. Creo que debemos migrar hacia Thiago o a un sistema que se ajuste más a lo que tenemos. Debemos confeccionar una delantera en que para los rivales no sea holgadamente suficiente encimar a Messi; necesitamos dos tíos más buenos o a uno extraordinario para dividir defensas. La medular debe abandonar su toqueteo estéril y recuperar el espíritu del otoño 2008. Atrás, obvio es, se necesita un central y desposeer a Puyol de los galones que ya no merece.

Calculo, en mi pesimismo estructural, que las cosas no irán por dónde nos gustaría. Las declas que vengo escuchando se quedan en la corteza del problema, y no veo el nivel de autocrítica necesario –ayer incluso ante esta pregunta, Tito tuvo una respuesta de tonito hostil.
No tengo ninguna confianza en la directiva ni en Zubi (sólo un fichaje exitoso de 6 u 8), y tampoco en Tito.

Entiendo que lo suyo es jodido y tal y le deseo lo mejor, pero no podemos dejarle ahí si creemos que no puede (yo lo creo) por el mero hecho de que es feo echar a un tío con cáncer. Para mí no ofrece garantía alguna, al menos en su estado anímico presente. Estamos ante la tesitura de prolongar este ciclo paupérrimo varios años o pocos. No veo mimbres en el vestuario ni en las oficinas. Esta Liga es un regalo de Dios que debería ayudarnos a levantar esto.
Con decisión y con decisiones.
Y no veo quien las va a tomar.