jueves, 23 de diciembre de 2010

¿Entonces mucha gente habla whisky?

Entiendan que veo el asunto como tío que no mira noticias más allá de las deportivas, y ocasionalmente. Tengo un profundo desinterés por la política tal y como la practicamos (si bien un elevado interés subyacente en la política como ciencia social). Entonces, para intentar entender el asunto, me creo una alegoría parabólica lejana para quitar pasión:

Resulta que en Wisconsin hablan un idioma, el whisky, al que sienten enorme apego por una serie de razones de peso. Me encuentro con un wisconés en el lavabo de un bar de copas y le pido que me cuente más. Pregunto:
-¿Entonces mucha gente habla whisky?
-Sí, bastantes, más de la mitad o por ahí, creo –me dice
-Y el idioma es legal y contemplado en la Constitución americana…
-Claro
-Y en el ámbito educativo, se enseña a los niños exclusivamente en whisky?
-No, no, tanto el whisky como el inglés son lenguas vehiculares, coño, que Wisconsin hasta que se demuestre lo contrario forma parte de EEUU.
-Claro, claro…

Creo entender que la sentencia de ayer del supremo viene a decir algo como esto, ¿no?. Si tal, tampoco me parce tan atroz.
Pero claro: como a todo el mundo le parece una afrenta, doy por hecho que me estoy perdiendo algo.
Para intentar entenderlo haré dos preguntas que espero alguien me pueda contestar:
1-Hasta ayer, qué % ó # de horas se daba en catalán y en español?
2-A partir de hoy qué % ó # de horas se tiene que dar en catalán y en español? (en el supuesto de que se observe la sentencia de ayer)

Gracias.

miércoles, 22 de diciembre de 2010

¿Cómo hostias voy yo a tomar consejos de dos tios que no saben de qué coño hablan?

Decíamos que ojo con la 4.
4-Lo del fútbol. Me asusté de verdad el día del Sevilla-Barça, recordaréis, íbamos 0-3 y en dos minutos nos metieron dos chicharros. Pasamos luego los 20 o 25 minutos del loro, unos de los peores de mi putabida. Quizá, y no exagero, me fumé 6 o 7 cigarrillos durante esos minutos, mi temperatura corporal bajó a unos 17 celsius, y lo que es peor, me temblaban las santas manos. Mi segunda gran preocupación durante ese momento es que el infarto me cogiera al menos en el tiempo de descuento. Lo pasé muy mal, pitaron el final y me acosté a deshora aún tembloroso y con una migraña de Dios. Ese día decidí pegar carpetazo a este sinvivir.

Luego nació mi hija y tal, cosa que movió un poco mi escala de prioridades. Esperaba yo que en ese Tetris de cosas importantes o no que se iban moviendo el futbol iría cayendo bastante abajo, llegando incluso un servidor al culmen orgásmico de perderme intencionadamente un partido –creo que de copa y fuera- por irme de tapas con unos colegas entre semana. Con dos cojones, paso del partido. Bien. No diré que pasaba del Barça, tampoco mentiré diciendo que me he perdido un solo minuto más, pero sí que durante un periodo de moderada larguez lo llevé bien. Ni cuando marcábamos chillaba ni cuando encajábamos blasfemaba, era un mero espectador.
Pero hará un mes o asín, quizá a resultas del clásico, saltó el diferencial y volvemos a estar en las mismas.
Haremos pues un roll-over del asunto para 2011.

Y la última y sorprendente hazaña destacable del año, no en mi to-do-list, fue lo de dejar de fumar tras 24 gloriosos años sin sinsabor alguno. Podría dramatizarlo diciendo que fue para algún día poder acompañar a mi hija al altar, pero la verdad es que esa accidental decisión no tiene nada que ver con el churumbo y fue el resultado de los auspicios del amigo Rai.
Un buen amigo -que no es Rai- fue a unas clases esponsorizadas por el gobierno para dejar de fumar. Le meten la chapa un hombre y una mujer, una audiencia de 20 o 30 personas. Era un rollo de varias sesiones. Al terminar esa se levanta mi amigo y le pregunta a la chica que si ha fumado nunca. Le dice que no. Al tío lo mismo. Que tampoco. Y él que les dice: “¿Cómo hostias voy yo a tomar consejos de dos tios que no saben de qué coño hablan?”.
Y se fue.
Cómo yo sabía que Rai sabía de lo que hablaba, que era un putrefacto y despreciable adicto que logró expiar sus pecados con viril grandeza, confié en él y a él le debo mi vida, caso de sobrevivir lo que se espera, que está por ver.

Menuda chapa os estoy metiendo. Da igual porqué tampoco pienso volver a escribir nunca más, escoria, voy a organizar una tragedia griega como Segurola con su Twitter.
Chapo el blog y hasta mañana.

martes, 21 de diciembre de 2010

Diesel y automático, una clara claudicación

Conforme la llama de la vela del 2010 se encogerá hasta apagarse en breves días, llega el momento de la introspección. No haremos este año un discurso de navidad sino que, si me permiten y alejándonos del tono general de las conversaciones en este blog como la bio-ingeniería o la dinámica de fluidos (com baixava la riera l’altre dia!), hoy abriré mis corazones a usted. O al revés.

Para medir mi progreso en la putabida versus los objetivos hace ya unos años que me marco unas metas en navidad para el año siguiente, metas cuya consecución –huelga decirlo- es irrelevante. Nadie me da un bonus si las consigo, pero interesa ver si tal, y siempre intento írmelas recordando de vez en cuando durante el año para ver si tal.

Los objetivos de este año eran 4:
1. Tener una criatura y que todo fuera razonablemente bien (sobretodo en términos de salud)
2. Cambiar de coche a resultas de 1 y por unas desavenencias que tuve con el anterior
3. Cambiar de trabajo
4. Tomarme esto del fútbol menos en serio, ser capaz de relativizar –contaba con que el punto 1 ayudaría.
O sea que 2 de los 4 puntos orbitaban alrededor del primero, vaya.

Progreso vs objetivos:
1. Todo Dios en perfecta salud. El bebé parece exceder las cuotas de normalidad y rascarla bastante. Sonríe cuando le canto ‘El cant del Barça’ que para mí ya es con holgura suficiente. Como padre, he mostrado notables entrega y abnegación habida cuenta de que me desinteresan con abundancia los churumbeles. He cantado, he hecho guerras de osos contra elefantes de peluche, veo Teletubbies y no puedo terminar nada de lo que empiezo pero siempre con una sonrisa. Creo haber excedido las expectativas más optimistas, ni comentar las de mis propios padres y esposa, que me tienen por un cabestro. Man of the Year.

2. También pude ejecutar con éxito el cambio de coche. Creía que el maletero era más grande pero una vez te acostumbras a ir por ahí como un puto marroquí que trabaja de estibador en Bergamo y que cruza 3,000 Km de AP7 para ir a Algeciras a coger el Ferry en Agosto, todo discurre con aparente normalidad. Diesel y automático, una clara claudicación. Me la envaina.

3. Este tema sí se ha liado. Le dije a mi jefe que empezaba a buscar pero ya, que me tenía hartito, y que era un coñazo y un nazi. Él lo comprendió y me metí bien en un par de procesos con relativas garantías (falso). Luego mi organización se re-estructuró, mi jefe se quedó de dinosaurio haciendo nadie-sabe-bien-qué y yo pasé a tener el capo directo en EEUU. Se me liberó de todas las actividades que detestaba y se me dieron cuasi-plenos poderes en el área en que realmente no era de total inutilidad a la empresa. Mostre compromiso con el nuevo management y el nuevo proyecto -en una apuesta arriesgada y en realidad absurda que pareció gustar- y desde entonces digamos que todo va bastante mejor y que no pondero en manera alguna moverme; mis objetivos de cambio de actividades y de pelillas a la mar han sido con creces excedidos para mí mayuscula sorpresa (aun espero que salga una tia con un ramo de flores y me haga un ademán hacia la cámara oculta).

4. Ojo…. (to be continued….)

viernes, 17 de diciembre de 2010

Fórmulas literarias

Ayer comí con mis padres. En un lance mi padre me aproxima y a media voz me dice –en Catalán:

-¿Cómo puedes ser tan animal de decir estas cosas de tu madre, capullo?

Yo no sabía de qué me hablaba y me explico que se refería al post del otro día, concretamente al pasaje en que hablaba de mis deseos de “colgar la tele de la pared en vez de tenerla sobre el ataúd de mi puta madre”, que originó por su parte el siguiente comentario, el último del día: “Deixa a la mare tranquila troç de cabró

Yo le dije que se trataba de un euríbaton, una forma literaria consistente en la tropelía para lograr mayor impacto sobre el lector, observación que no pareció terminar de convencerle -posiblemente por su intrínseca falsedad.

¿Creéis que hice mal al encajar a mi madre en ese somero post o que mi afrenta sanguínea está justificada (in lieu de la euribatinización como recurso estético)?

jueves, 16 de diciembre de 2010

De la regresión de la especie

En días como este uno se da cuenta de cómo estamos pervirtiendo el darwiniano devenir de la evolución. Si nos paramos a pensar como tenían que ser los días gélidos como este en el año 57 antes de Cristo, uno se da cuenta que en estricta adhesión al enunciado, "sólo los mas fuertes sobrevivieron".

Pero hoy en día, claro está, la calefacción y la conducta indoorizada de los burócratas de oficina en que nos hemos convertido concede a los genéticamente discretos una chance de supervivencia mayor -ya hemos criticado en este foro la medicina, la cirujía, el airbag, el casco, el semaforo, y el ABS entre otros como mecanismos de perversión darwiniana.

¿Cuanta gente morirá hoy (descontando Olot)? Pocos sin duda. ¿Y qué va a ocurrir? Que al no ir purgando los inferiores, dentro de 500 años nuestra especie será una puta mierda. Cuando vengan los extraterrestres de dos plumazos se van a hacer con el planeta, y es una pena regalar los partidos asín.

Salgamos hoy a la calle en camiseta imperio y calzoncillos a ver si merecemos progresar por méritos propios, andabán!

miércoles, 15 de diciembre de 2010

Quien no se entretiene es porqué no quiere

Convendremos todos en que no hay placer mayor que la satisfacción de las necesidades de cada uno. Mi vida, no obstante, deja generalmente poco que desear, si dejamos de lado fiestas lésbicas, consumo diario de substancias psicotrópicas y fama a nivel mundial. Levanto la cabeza y veo un flamante Opel Manta, en casa tengo una pantalla plana, portátiles, desktops, dreamboxes, discos multimedia, termómetros interior-exterior, cazos y cubertería, ropa tanto de invierno como de verano, armarios de Ikea, sofás decentes… la familia tiene salud, al perro no le falta nunca un puñado de pienso en el cazo, los geranios del balcón florecen cuando pertoque, el zulo de Boca Bits mantiene un nivel estandard de inventario operacional…

Luego, el confort y la vida acomodaticia de los eixámplicos hijos de esos jovenzuelos que corrieron delante los grises está preñada de tristeza y desazón.
Sí: nuestros padres, criados durante la post-guerra (o quizá debiere decir ‘en periodo de entre-guerras’ pues vislumbo otra) que se hartaron de comer gatos, procuraron para sus hijos –nosotros- todo tipo de facilidades. Universidad, coche al cumplir los 18, viajecitos de turismo sexual a Ukrania, primer trabajo por enchufe en el bufete de un amigo del papa… oh, nunca nos ha faltado de nada.

Y precisamente esta es nuestra maldición, la ausencia de retos y necesidades que satisfacer. Es por ello que de cara a nuestra salud mental es IMPERATIVO inventarse necesidades para poder satisfacerlas. El otro dia me encontraba por ahí y me noté desconsolado ante la ausencia de necesidades que satisfacer. Automáticamente mi mente se puso en marcha para pergeñar un pliego de problemas que me mantendrá ocupado hasta Marzo mínimo: bajar de 65 en St. Andrews en un videojuego al que jugamos con Rai; comprarme un teléfono con muchos juegos y widgets con los que nunca jugaré –pero me encantan los ruiditos del ‘Angry Birds’-, lo del Teletac que ya he solucionado, colgar la tele de la pared en vez de tenerla sobre el ataúd de mi puta madre, y por último no descarto pegarme una hostia –moderada- en coche para tener que repararlo y mortificarme después con los ruiditos sobrevenidos.

Quien no se entretiene es porqué no quiere.

martes, 14 de diciembre de 2010

Crítica de series: Breaking Bad

Veía difícil que alguna serie pudiera desbancar a ‘Damages’ (he visto solo S01 & 02) de la cima de mi ranking de series (tampoco he visto tantas: estas dos, LOST, Hung, Dexter y quizá alguna otra) pero parece claro que BB lo va a conseguir (sólo he visto S01 & 02).

Sabido es de que va, por lo cual iré directamente a los elogios. Tras una S01 un tanto lenta y desigual pero notabilísima, la 02 es un auténtico himno a la televisión. De elaborada cinematografía y agresivo guión, es sin duda la serie top hasta la fecha para un servidor. Posiblemente lo que más me haya impactado es el guión, que más allá de la historia base y su desarrollo, recurre frecuentemente a la truculencia y el debate moral. Porqué el debate moral, la duda, el choque entre el bien y el mal, sobre el fin que justifica los medios –o no-, es elemento pivotal de varias de las más gloriosas escenas en televisión que la serie ofrece: la retención (que se prolonga varios capítulos) y asesinato del narco en el sótano amarrado con un candado de amoto, el momento de la tortuga bomba con la cabeza del agente de la DEA, el aplastamiento de cráneo por cajero automático –y los 40 minutos precedentes-, la borrachera del hijo, la escena con el abuelo mudo de Tuco en la cabaña del desierto o la escena de la muerte por vómito de la junkie que se cepilla al otro son francamente impresionantes.

Cada pequeña escena (como la conversación entre el cuñado de la DEA y el narcotraficante-gerente de una tienda de pollos a l’ast sobre el donativo para el cáncer de Walt) construye un clímax y una tensión raramente vistos antes. La rectitud con la que el protagonista afronta los desafíos que se le presentan es a la vez escalofriante; rectitud en el sentido de que cualquier consideración otra que la pasta es secundaria, si bien su afecto para con Jessie, su asociado, crece paulatinamente y se describe con precisión (actorazo el chaval ese que hace de Jessie, el manso lo clava) conforme se transforma en una relación paterno filial trágica en su desenlace de S02. También la gélida relación con su esposa y su desinterés por el inminente parto de su mujer aportan abundante escabrosidad al desarrollo de los hechos.

Mención aparte merece el abogado Saul Goodman, uno de los más impresionantes personajes jamás retratados en una serie. En él, como en todos los personajes en realidad, la serie alcanza una profundidad en el personaje sobrecogedora. Esto no es como LOST en que este es el guapo, el otro el chulo, la otra la furcial y el de más allá el junkie. Aquí todos los personajes tienen matices que la historia traslada con eminente riqueza crisolar.

Otra cosa que me encanta es la culminación de los clímaxes: mientras la serie americana busca fer bullir l’olla hasta adquirir un clímax dramático que se prolongará durante 4 capítulos hasta que ja no raji la mamella, en BB se construye el clímax para pasar luego de puntillas sobre él para sorpresa del espectador (recuerden el pasaje en qué tiene 60 minutos para dropar el fardo de 20 Kg de cristal mientras su asociado tiene una sobredosis de jaco y su mujer da a luz. El desenlace de todo se liquida en 20 segundos). Asimismo el recurrente flash forward en S02 del peluche flotando en la piscina invita al espectador a triangular un desenlace que jamás ocurrirá. La serie abusa del espectador con una virulencia excepcional.

Y luego, conceptualmente, jamás se ha hecho una campaña contra el consumo la mitad de efectiva que esta serie. La dureza y brutalidad –y precisión- con la que describe no sólo el sub-mundo de la droga sino el bucle vital del adicto es mucho más colpidora que 800 anuncios de ‘simplemente di ‘no’’. Realmente actúa como un poderoso desmotivante para todo espectador tentado de iniciar sus primeros pasos en el mundo del consumo diario.

En definitiva: que no tengo más que palabras de agradecimiento para todo el equipo de BB y creo que para cuando llegue a casa ya habré bajado la temporada 3 y última.
10/10

viernes, 10 de diciembre de 2010

Y a todo esto ¿dónde está Kaká?

Hubiera sido de mi agrado ofertar un sesudo post sobre el dopaje pero está ya todo dicho. Yo además soy muy del temita este del doping si bien fuera de las pistas, las de atletismo al menos. Es un problema que no tiene clara solución, puesto que los nandroingenieros como Fuentes o Padilla siempre van por delante del resto. Un anti, por definición, siempre va a la contra, luego por detrás, y ese decalaje es el tiempo que transcurre entre pódium y empapelada. Que luego la mejor atleta española de todos los tiempos sea una narcotraficante es ya un tema más financiero o de las dinámicas esas que se establecen en los gimnasios y el deporte de alta competición que es difícil entender desde fuera; no creo yo que la jaca esa tuviera necesidad de sacarse una chapillas vendiendo anabolizantes. Cosas.

Y luego Alberto Clembutedor acusando a los carniceros vascos esos, lo que hay que ver.

Y lo del tio de Wikileaks, Assange o como se llame, que dicen que es un violador, como si eso en modo alguno restara legitimidad o veracidad a los documentos que está leakeando. Que por cierto ¿Quién los filtra? No me entero de nada.

Y a todo esto ¿dónde está Kaká? El deportista mejor pagado en €/hora trabajada de la historia -de largo-, apunto.

jueves, 9 de diciembre de 2010

ABC announcement

"Suecas, peracas y manteles de hule” is among the ABC shows that have officially been cancelled. On a good note, the sci-fi alien series "V" will be coming back for a 13-episode second season".

Read more: http://www.nydailynews.com/entertainment/tv/2010/05/14/2010-05-14_flashforward_cancelled_abc_series_gets_nixed_along_with_better_off_ted_and_scrub.html#ixzz17bOo2Rq3

La cancelación ha cogido por sorpresa a Hans J Fórceps, Productor ejecutivo, que se manifestaba en estos términos: “Es un jarro de mazazos fríos que nadie esperaba”. Thomas ‘La Cobra’ Hearns, director del primer episodio, se mostraba también desconsolado: “Es un mazazo de agua fría inesperado”. En efecto, tras tan sólo un (1) episodio la serie ha sido cancelada a pesar de su interesante audiencia de 200 mansos, un 0.000000000000000000006 del share a esa hora. “Hoy en día si no enganchas a la audiencia desde el primer minuto eres cañón de carne” proclamaba Ullan Bator, vice-presidente de ABC.

En efecto, en esta era del fast food y el usar y tirar, si no se alcanzan unos objetivos equis en un tiempo tal, cualquier cosa puede pasar (*). El club de fans de la serie en su página wet (www.suecasperacasymantelesdehule-theseries.com) se ha mostrado también tajante: “La cadena ha tardado en reaccionar (Nota del traductor: recordemos que tan sólo se aireó un (1) capítulo) pero es esta una decisión que aplaudimos”. Por su parte, tanto Enric Bañeres como Jordi Badía como Jordi Tarrés como Jordi Pujol como Jordi Basté como Johan Jordi, todos ellos casteados en la serie, mostraron su unánime desaprobación “Yo creo que mejor cogemos unas jarras y nos mazamos, que hace frío”.

Al parecer y según fuentes oficiosas ‘Hat Tric Aspañol’ cubrirá el hueco en la parrilla. Tiempos convulsos en ABC, otrora una cadena que supo apostar por proyectos ambiciosos. Raimon Panikkar, crítico de cine, desde su palacete en Tavertet, concluye: “Diuen que això de començar les històries pel final ja no agrada els lectors. Ara el que es porta és començar-les pel principi. La gent ho flipa, nen. D'entrada no entenen res, però poc a poc s'adonen que hi ha una línia temporal.” –REUTERS.

(*) Ya parezco Rubalcaba

viernes, 3 de diciembre de 2010

Martin Scorsese's "Suecas, Peracas y manteles de hule"

Jesper Olsen sacó la pipa y le fundió el cráneo a Frida.
Todas las hormigas empezaron a corretear nerviosas por la estancia.
El cuerpo cayó grácilmente, flexionando las piernas primero y cayendo como un saco de grapadoras después. De la cabeza no quedaba ni rastro.

Olsen abrió la luz de la sala para cerciorarse de que se había cepillado a la persona correcta. La oscuridad suele ser vital en este tipo de operaciones, pero es traicionera un rato como estaba a punto de comprobar.
Cagada. Ni el pavo se parecía a Frida, ni presentaba el perolamen expectado. Se acuclilló y le sacó la cartera del bolsillo, ni rastro del cráneo.
‘Vijay Venkataraman, Av. Del Acné número 106, Vilafranca del Penedés’.

‘Es lo que pasa por pillar estos calentones, hostia’, se espetó a sí mismo el impulsivo asesino vikingo.
Miró el hule y lo acarició suavemente con las yemas de sus huevos. A los nórdicos les va mucho el tema hule de post-guerra. Este tenía motivos florales con un pobre elección de colores y formas. Era el típico hule de la yaya que encuentra uno en casas abandonadas y que fue descatalogado no más allá de 1955.

‘Compro’ se dijo, tiró de él, lo dobló ayudándose de la barbilla, y hule y hormigas fueron a parar al maletín.
Dropó también en su interior la pipa, lo cerró con suavidad, se dirigió a la puerta, y salió del edificio.
La operación hasta el momento había sido un fiasco, y en lo venidero no iba a mejorar. Ganó acceso a la calle.

Allí le esperaban diversas dotaciones de los Mossos de Escuadra, que alertados por la algarabía, tal.
Pasó a disposición judicial y tracatá-tracatá.
El sepelio de Vijay fue emotivo a pesar de la floja entrada –cero.
Y Frida, la gran zorra que había iniciado todo este follón, se fue de rositas en su población natal de Jagköpte Det Gulahuset sin tan siquiera saber la pardez del liazgo que ella, con sus peracas, suscitó.

Pero ¿cómo empezó todo esto?

jueves, 2 de diciembre de 2010

FCRA Certificate: justo y necesario.

En el convulso mundo en que vivimos (y como decía hoy un comentarista en Radio MARCA en referencia a algún sarao de FIFA, “Vivimos en los tiempos en que vivimos”) la certificación se ha tornado en un elemento pivotal en nuestros esquemas de fe. Estimo que cuan más imperial sea el sello de certificación, más credibilidad le daremos. Un ‘CERTIFICADO’ en la etiqueta ya no vale, tiene que ser certificado por el plenario de la ONU, bendecido por Ratzinger en persona, y el logo de la certificación debe parecer el GREAT SEAL OF THE PRESIDENT OF THE UNITED STATES OF AMERICA.

Hay certificados para la mierda esa que comen los tarados de los judíos -kocher o como se llame, certificados de ausencia de gluten para los celíacos, ISOs 9000 y tal para certificar la ausencia total de calidad pero el desembolso de una suma a unos burócratas, ahora también los certificados eco-friendly conforme tal aceite no mata a las palomas, y certificados de bajo consumo y tal, lo de las As, Bs y Cs para los electrodomésticos.

Entre tanto certificado, echo en especial falta uno, el de la FCRA -que verán a renglón seguido.

Lo que garantiza el FCRA es que la taza del wáter que lo enarbola cumple los estándares de calidad básicos del usuario de larga duración, que no son otros que asegurar que al tirar de la cadena no se te van a mojar los güebos. Sí, porqué no hay nada más incómodo que tirar la cadena sin ninguna intención de dar por finalizada la sesión –por ejemplo por ser en exceso turbio el hedor del pino recién plantado- y que el salpicado te pase por agua los huevos. No siempre se tira la cadena para finalizar el operativo, y verse salpicado por la ignominia de una tirada de cadena cuando ataca uno la página de las ‘Cartas al Director’ de La Vanguardia resulta irritante.

Es por eso que el certificado ‘Forat del Cul Relax Asegurado’ asegura al usuario que no importa cuántas veces se tire la cadena ni qué opacos ítems sean arrastrados cañería abajo a efectos de todo ello, no se verá afectado por el tráfico acuático bajo sus posaderas generado.
Si me voy a comprar una taza de wáter, seguramente este sea el único elemento decisional que pondere.
Fabricantes, certifiquen FCRA. No veo la necesidad de crear ese géiser para llevarse un humilde truño.

miércoles, 1 de diciembre de 2010

Sólo quiero pedirte...

Hay gente que para subrayar lo crucialidad de sus enunciados empiezan con un “Yo sólo le pido a tal que patatín-patatán”.
Yo estaba tentado a empezar así pero me abstendré, pues a Pep Guardiola le pido muchas cosas.

Te pido, Pep, que sigas dándome, dándonos, títulos. Sin ellos nada tiene sentido. La estética, la ética, y la épica de la frenética circulación de balón no tienen sentido histórico sin el título. El atardecer en Cerdeña no existe sin la foto, el amor de verano no existe sin el acoso y la consiguiente denuncia, el fútbol bello no existe sin el título.

Otros te pedirán que sigas presentando la altura moral que te ha caracterizado, que sigas ondeando la bandera del respeto, la deportividad, y el saber estar. Yo también te lo pediría pero como con estas cosas soy bastante rastrero y de una bajeza moral cuasi-madridista, pues ya te lo pedirán otros. Pero sí, me agrada tu inteligencia y tu discurso ponderado, creo que enalteces nuestra ya suprema bandera.

Y lo último que quiero pedirte, que en realidad hubiera sido lo único si hubiera empezado el post como tenía previsto empezarlo, es que no nos dejes un mal sabor de boca como hicieran Frank, Deco, Ronnie y varios otros. Porqué con el futbol es como con las ex-novias: un final amargo borra de la memoria meses y meses de brutal cópula y feroz intercambio de tal. La aviación también es así, que una castaña aterrizando empaña visiblemente unos brillantes despegues y cruceros. O como el ciclismo, donde un control de la UCI el último finde echa por tierra tres semanas de desafíos orográficos gallarda y clembuterólicamente acometidos. Lo mismo con los buques de guerra o con los descensos en rappel, ...pero estoy perdiendo el hilo, Pep...

Sólo quiero pedirte que hagas lo posible por ser recordado como el más grande y que ayudes a nuestra plantilla a salir por la puerta grande. No más sobredosis, no más borracheras, no más fulanas, no más efímeros brillos empañados por cataclísmicas caídas. No nos ofrezcas una dilatada decadencia, no nos obligues a referirnos ‘al Pep de los primeros X años’ o ‘al Pep de los últimos 2 años’ como antes hicieran otros. Cuando vislumbres el declive –que llegará como siempre llega-, sé que sabrás ceder el cetro supremo a otro, y que cuando en 30 años hable de ti, hablaré de una trayectoria gloriosa e indisoluble, sin tener que clarificar si me refiero a 'la fase gloriosa’ o a 'la fase ominosa’; simplemente habrás sido Pep Guardiola, el más grande de todos, y ojalá que otro te supere pronto...

martes, 30 de noviembre de 2010

Gràcies

Ayer, por motivos que ignoro, 4 minutos antes de que saltaran los jugadores al campo, dijeron algo por megafonía, pusieron el himno, sacamos los papelotes del mosaico, y empezamos a cantar el himno. Pero a grito pelado, ojo, viejos, adolescentes y tribuneros, todos a una.
Y después del ‘Una bandera ens agermana’, cuando hay medio compás de espera, me di cuenta de que habían apagado la música, supongo que hacía ya varios segundos, y el campo seguía cantando enfervorizado.
Blau grana al vent’ cien mil pavos a capella, rollito Anfield y su puto ‘Never walk alone’ pero con buena música esta vez.
Barça, Barça, Baaaaaaaaaarça’.

Ya daba yo por zanjado este imprevisible, impredecible y bello evento cuando el desvencijado tribunero y el anciano borreguil y subnormaloide -asumiría un servidor que espoleado por las juventudes nacionales-, se arrancó con la segunda estrofa, circunstancia anomalísima en el Estadi.
Juuuuuu-ga-dors’ plas-plas-plas
A capella, repito, todo el santo estadio chillando como heroinómanas.
‘Barça, Barça, Baaaaaaaaaarça’.
Y casi me se saltan las lágrimas, coño, es que soy de azúcar cuando entramos en estos temas.

Yo no sé de quién fue la idea esa de quitar la megafonía una vez arrancado el himno o si se debió a imponderables técnicos pero fue ese un vector temporal de 3 minutos que me erizó hasta el vello de las patillas. ‘Joder la hostia’ me dije ‘esto se tiene que haber oído desde los vestuarios seguro’.
Y debió de haber acojonado lo suyo.

Dicho esto, ayer lo dimos todo como cuando teníamos 15 años. Saqué a relucir mi catálogo premium de insultos con algunas novedades (‘Así la heroinómana de tu madre te hubiera dejado tirado en la cuneta donde te parió’) para el trio de escoria portuguesa, y con algunos clásicos como los deseos de un achaque de ébola fulminante antes de navidades para Ramos y otros. Estuvimos todo el partido muy metidos, administrando con mucho tino la blasfemia y alternándola con graves descalificaciones e insultos brutales, y tirando del equipo en todo momento. El instante culminante y postalífico fue el de mi amigo y yo abrazados a un moraco que teníamos detrás como si hubiéramos sido hermanos separados durante 50 años por avatares equis.

Así da gusto vivir.
Pep y plantilla, gracias. De todo corazón, ojo: estáis haciendo mi puta vida mejor.
Gràcies.

domingo, 28 de noviembre de 2010

Mas de lo mismo

Fui a votar dos veces. A la primera había demasiados demócratas interponiéndose en mi camino a la hucha, la hora de los mongolos, 12.15. A la segunda dropé mi voto, que tendría que valer mil veces más que el de muchos, a las 16.15.

Por la noche hablé con mi madre, que si fui a votar, le dije que sí. Le pregunté a quien había votado, me dijo que a CiU.
-Con lo flower power y rojilla que eres tienes que estar desesperada de cojones para votar a estos.
-Lo estoy, fill- dijo la buena mujer.

No entraré a analizar los resultados porqué los ignoro, más allá de los 4 escaños para Laporta, que asumo irán uno para Xavi, el hermano gorras devoracanapés, y los otros dos para dos furciacas de dilatadas vaginas y trayectorias políticas.

El dato escabroso e ilustrativo: Montilla saliendo a dar el discursito final leyendo del teleprompter. Ningun otro candidato lo hizo. Son estos discursos que provienen de la diplomacia y el corazón, y ni ahí llegó. Vete, imbécil, regresa a tu taxi Seat Toledo de 1998 del que nunca debiste haber salido.

Lo de las elecciones estuvo bien para un Domingo sin futbol -además como descontroller me gusta todo lo que sean gráficas con colores, porcentajes y tal- pero vayamos a lo importante que es el partido de esta noche: yo creo que ganamos. Y plim.

martes, 23 de noviembre de 2010

FÓRCEPS SOLUTIONS Co. Ltd Presents: VIOLENSIA DE GÉNERO: LA SOLUSIÓN!

Así pues, como ha quedado demostrado:
1. La violencia de género es unidireccional: si un tio cruje a una tia estamos hablando en efecto de violencia de género, pero si una tia ahostia a un tio algo le habra hecho.
2. La violencia de género parte de la base de que el tio agrede a la tía por ser mujer, no por nada en concreto.
3. La violencia de género asume que el agresor ha pegado a esa tía como podría haber pegado a cualquier otra. Los detalles son irrelevantes, no hay más razón para la chaqueta de palos que la tírria sexual.
4. La violencia de género concluye pues que lo malo no es agreder sino que lo malo es agreder a una mujer. Que dos tios se hostien es cojonudo.

Mi equipo de asesores y yo hemos pues dado con la solución ideal para el agresor doméstico: sacar el martillo, crujir a palos a la señora Y ACTO SEGUIDO bajar a la calle y hacer lo propio con un tio. Esto derribaría pues toda conducta presuntamente penal ya que el tío no habría pegado a la mujer por ser mujer sinó que estaríamos mirando a un tío que amartillea a la gente en general –como demuestra la existencia de la segunda víctima- y que, de forma accidental y circunstancial ha abatido a una mujer en su tránsito martíllico.

Habiendo en añadidura liquidado a un hombre –que potencialmente y con alta probabilidad hubiera terminado siendo un agresor sexual-, no existe conducta punible más allá de un par de noches en el cuartelillo.

jueves, 18 de noviembre de 2010

El milagro de la bida: Como De Cesaris

Creo que no erro cuando digo que llevar un bebé en el coche representa un cambio fundacional para todo heterosexual que se precie. Siendo así, el macho y neopadre detectará tres fases destacadas:
1-El tránsito de la clínica –donde acaban de parir- a casa, donde cada giro de 3 grados del volante o leve pisada de pedal se antojará crítica y capaz de desnucar al bicho. Andará el papito a 30 Km/h como máximo mientras la mujer le irá chillando warnings contradictorios desde el asiento trasero. La tensión se puede cortar con un cuchillo y el feliz desenlace es emotivo -si bien no suele desembocar en cópula.

2-El resto de su puta vida (*): En esta estéril fase, amén de llevar más cachivaches en el coche que un gitano que acaba de robar 300 metros de cables de cobre, el macho va progresivamente tensando la cuerda hasta que la jefa le llama la atención. Es un proceso de acoplamiento lento y confuso, basado en recuperar la trazada viril, el punto de frenada ambicioso, el amorramiento al rival capcioso, el adelantamiento vistoso, el amedrentamiento ocioso, y la pisada de gas jerárquica.

A cada gesto viril de piloto habrá una réplica, hostil, proveniente del asiento de atrás -donde la esposa vela por el bienestar del conejo. El range de afrentas irá desde el mítico ‘que ya no tienes 20 años’ al más recurrente ‘¿tú eres tonto o qué?’. Cualquier adelantamiento será percibido por la Santísima como una innecesaria, descerebrada e indianajonésica maniobra a pesar de la objetiva, palpable y traslúcida ausencia de peligro. Pero al cabo de tres follones, el piloto se callará la boca que es lo que siempre debió haber hecho.

Cualquier velocidad en exceso de 100 Km/h es epitetada como imprudente, todo giro es malvenido, y en definitiva que tal. Conforme más pondero pros y contras de la paternidad más claro me queda que la expectativa de rendimientos a la larga tiene que ser descomunal pues la inversión inicial, realmente, resulta difícil de justificar.
Veremos cómo evoluciona el tema.

(*): Hay padres anómalos que expanden la fase 1 varias semanas o meses por pura inseguridad o nefastitud cerebral.
(**): Os he vuelto a timar con el número de fases.

miércoles, 17 de noviembre de 2010

Patrimonio inmaterial

Hablar sobre mi catalanismo or lack thereof no sería del interés de nadie –que no soy Bañeres!-, pero para dar una capa inicial de barniz diría que siempre he sido filoindependentista y mi grado de radicalidad ha ido variando en el tiempo de manera cosénica. Siempre he creído que nos iría bastante mejor por separado –proporcionado que se pudiera solucionar el tema futbolístico y ser aceptados en la LFP y en UEFA- y que, almenos, no me morderían la mano mientras les doy de comer, que no es poco.

Siendo todo ello cierto, tras los últimos años de desgobierno, políticas eco-mongólicas de escaparate, demagogia, panfletismo y opio-para-el-pueblerismo, casi que tengo serias dudas sobre si creo que ‘los míos’ nos gobernarían mejor que ‘los otros’ o, en definitiva, que 27 monos sin adiestramiento alguno. Los políticos catalanes, todos, pero en especial –bien sea por estar más fresco en la memoria o por haber sido encabezado por personajes particularmente patéticos- los que nos han gobernado durante los últimos años, aquellos que jamás fueron elegidos pero que no obstante gobernaron abusando del sistema, no son los únicos responsables.

Y, de nuevo, termino en lo de que a los catalanes nos pierde:
a-la estética
b-el provincianismo.
Abrir hoy todos los noticiarios de la radio con la historia de que la UNESCO (ente fantasma que da de comer muy bien a burócratas puteros que no hacen absolutamente nada) ha proclamado los castells (y creo que también el flamenco) patrimonio inmaterial (ojo, que al parecer se divide entre material e inmaterial; menos mal, yo no sabría si el Taj-Mahal es físico o onírico) de la humanidad es triste. Demasiados paréntesises de nuevo, releed saltándooslos.

Decía que es triste. Es precisamente esa patética manera de reivindicar nuestras raíces culturales lo que me deprime, como cuando en NY hay una exposición de algún catalán y TV3 se desvive por explicar como esta expo ‘transporta i exporta Catalunya els EEUU’. O como cuando abre LV con que el NYT dedica dos páginas a Gaudí, o cuando la Sat1 alemana hace un documental sobre la guerra civil en Catalunya. Nos desvivimos por hablar de nosotros y demostrar lo buenos que somos y como nos pisaron los otros.

Ya está bien, hombre, de ir siempre con la cantinela racial. Durante 40 años nos dieron mucho y bien por culo pero ahora ya menos. No fundamentemos el debate en los signos, la estética y las costumbres catalanas y seamos un poco más pragmáticos. Que un ente de mierda proclame los castells patrimonio tal o cual es irrelevante. Que nos roben y nos escupan en la sopa mientras los gobernantes se preocupan de la contaminación acústica en los acuíferos del Segre, eso sí es obsceno.

Y hoy, por neutralidad electoral, no hablo de lo de los 80 Km/h. Y si alguien ve un post facha no lo ha entendido. Me cuesta imaginar un escrito más patriótico que este.

jueves, 11 de noviembre de 2010

El marabi tal

Iré al grano.

Todo el movimiento ese de la lactancia materna, toda la industria esa de las revistas para pre-mamás, de clases de pre-parto, de técnicas post-parto, de ensalzamiento de la obsesión enfermiza para la cría del bebé son el resultado de la existencia de un número –para mí- anormalmente alto de zorras vagas aburridas y carentes, no ya sólo de metas en la vida, sino de los más elementales y saludables hobbies.

Se trata de mulas que declinan volver a trabajar, que se pasan el día en casa cuidando del churumbo –que ya fuma-, que abusan de sus excedencias para quedarse en casa mirando la tele y tirándose pedos en el sofá. Una vez se entra en esta compleja dinámica de tener los magazines televisivos de mañana puestos desde primera hora y de ducharse a las 11 y pico, es muy fácil –sobre todo si la sujeta es retrasada como comúnmente es el caso- que la foca se vea atrapada por esos depredadores de la red que promulgan las ventajas de la leche materna –y la satanidad de la artificial-, que atormentan con el tema de las estrías y los pezones agrietados, y que te intentan hacer creer que tras el embarazo necesitas pastillas para la próstata.

Es normal: la vida hogareña –por vagancia pero con la excusa del bebé- es compleja, como demostró el tremendo ataque al que diversas pútridas zorras exhibicionistas que dan de mamar a sus bichos hasta en misa cometieron el otro día contra este sagrado blog.

Yo no digo que esté bien ni mal, e incluso hay diversas campañas de la Generalitat –recibí una carta el otro dia de Marina Geli quizá felicitándome por el churumbo- que atacan el tema de la maternidad; yo sólo digo que hay mucha mujer que entra en una dinámica equis, enloquece, y termina yendo por los blogs a insultar a un tío que ha dicho que la leche en polvo no es mortal.

miércoles, 10 de noviembre de 2010

Las mejores fotos del siglo (I): Kevin Carter

Un buitre espera paciente que una niña sudanesa, indefensa por el hambre, la malnutrición y el abandono caiga al suelo, derrotada, para extender sus alas y lanzarse sobre ella, su presa.
La foto ganó un Pulitzer en 1994.


martes, 9 de noviembre de 2010

¿Me estoy volviendo majara?

Es que de tanto tragar y tragar llega un punto en que no nos damos cuenta de las cosas.
Digamos que CLARAMENTE he ido a una carpeta con una intención clara, si no no voy a las carpetas. He ido ahí porqué quería ver la foto 0002.

Una vez llegados ahí, he clicado dos veces sobre la foto que quiero ver, la 0002, y me he encontrado con esto:


¿Me está preguntando si quiero abrir este archivo? ¿No ha quedado ya suficientemente claro cuando me he metido en esta carpeta y he clicado dos veces sobre la foto 0002? ¿No es zenitalmente evidente que sí, que SÍ QUIERO abrir la foto 0002? Si no quisiera abrir esta puta foto no me hubiera tomado la molestia de navegar equis carpetas hasta llegar a esta para abrir esta foto.

¿Qué problema tiene Microsoft y què demonios está ocurriendo en este planeta?

domingo, 7 de noviembre de 2010

Pepe Ratzinger y su puta bida

La verdad, bastante flipante lo del Papa y tal. En primer lugar, la iglesia les ha quedado CO-JO-NU-DA. La verdad es que muy bien, unos acabados y unas bóvedas del máximo interés. Ya quisieran Núñez y Navarro montarlos asín.

Como indivíduo satánico que pisa las iglesias sólo en bodas, bautizos, comuniones y sepelios, ya denuncié en su momento -no sabría encontrar ahora el post- que creo que la liturgia es en exceso cansina y coñazo. Hay que hacerlo más corto, con música más actual, visualmente algo más pirotécnico y en definitiva más jóven. Ver a esos ancianos disfrazados de super-héroe con esos sombreros de locos me resulta hilarante, y los cánticos son para descojonarse vivo.

Sobrecogedora instantánea del Sumo Pontífice estrechando la trémula y sudorosa mano del Sumo Mongolo.

La otra reflexión es la de Pepe Ratzinger y su puta bida. Los malpensados asumimos que se dedica a tocarse los huevos, practicar la pederastia ocasionalmente, dormir bien, comer mejor, viajar y tal. Pero ojo que a este pavo le habrán despertado hoy a las seis de la mañana, le habrán disfrazado de mona, metido en el carro y andando pá la iglesia esta -'¿dónde estamos hoy?''en España, Susan'- a calzarse un peazo misazo de cuatro horas. A su edad, ojo.
Y luego vete a comer con el Cardenal Camuñas y los otros 400 cléricos y pavos disfrazados, bendecirles a todos, y véte tu a saber qué más. Y eso después de la putada ayer en Santiago, y váyase usted a saber qué puta mierda de agenda tiene el pavo para mañana o el otro.

Yo no quiero defender a la iglesia ni al papa -digo Papa, con 'P'- pero ese tren de vida se las trae. No descartaría que el bueno de Pepe le diera a la coca para aligerar el agotamiento, postulo.
En definitiva, acojonante. Esperemos que almenos el pavo crea en Dios.

jueves, 4 de noviembre de 2010

YES I COULD! - Memorias de un ex-fumador en el otoño de sus Díaz

Me acerco a la línea de los 4 meses sin fumar, el momento en que según todos los expertos (mentira, ni un solo experto ha dicho eso, y además, ¿quién coño es experto en dejar de fumar? ¿el que lo ha dejado mil veces o el que sólo una? ¿o son psicólogos? ¿qué coño sabrán ellos de nada? para cada situación hay un psicólogo que añade tres problemas sin aportar jamás ninguna solución) la gente suele recaer. Está claro que el paréntesis era demasiado largo y que hemos –todos- perdido el hilo, por lo cual releeros la frase obviando el paréntesis.

El balance de momento no arroja luces:
1. Físicamente no he notado mejora alguna. Quizá la doy mejor con el hierro 6, hahaha, cabrones… No, sinceramente me canso igual, sudo igual, y no corro ni que me siga Nosferatu con un anal intruder set. Y cuando lo hago es de forma trabada y sin ningún sentido del desmarque. Físicamente reporto nulo efecto, pero claro, a mi edad tampoco puedo esperar un despegue sinó más bien un dilatado planeo en el mejor de los casos.

2. Mentalmente, un sinvivir. Tras 9 dias razonablemente pasables, me hundí del 10 al 20. Luego recuperé las ganas de bibíl durante un par de meses, pero desde el tercero que estoy sumido no ya en una depre de caballo sinó en algo bastante peor. Sin tabaco la vida da asco, y sólo doy gracias a Dios por haberme hecho empezar a fumar ese glorioso atardecer cuando tenía 14 años. Cuando veo a todos esos no-fumadores por la calle se me rompel corasón. Pero así las cosas, ahora soy uno de ellos. No me queda más que proveer para mi descendencia y terminar pronto con todo esto.

3. Financieramente: ahorros de unos €125 al mes, offseteados diametralmente por los gastos de loquero, fármacos, y malos rollos en casa. En el coche corro más por mi mala leche ->más consumo, y como estoy tan hundida me pulo la pasta en eBay en burradas. O sea, ni por esas.

O sea que tal. Mala decisión, muy mala decisión, pero estoy tan apollardado que ni me atrevo a dejar de dejar de fumar. Pondero todos los desenlaces funestos como plausibles -cuando no directamente deseables.

miércoles, 3 de noviembre de 2010

El milagro de la bida: I dream in infrared

Hola chochitos!

Decía que el padre, el buen padre, permanece con carácter de perennidad cabezametido por los mil avatares que la vida pudiere tener a bien deparar para con sus vástagos, ya fuere en materia de salud o, peor aún, de enfermedad.

En las últimas 5 noches –tras follar profusamente- hasta en 3 ocasiones he tenido sueños de ilimitado macabrismo, rozando la macabridad incluso. En dos de ellos, el bebé era secuestrado de su cuna -de la manera menos explicable- por dos encapuchados mientras yo estaba mirando la tele o echando una cabezadita, y en la tercera pesadilla tanto el bebé como yo moríamos electrocutados mientras yo accidentalmente pisaba un cable mientras le estaba dando el bibe. Rón.

Y se levanta uno realmente trasbalsado, coño, que seguro que está en el top 10 de la lista de contratiempos que te secuestren un bebé o electrocutarlo. Top 10 segurísimo, vamos.

Pero no nos quedemos en la escorza del asunto: ¿qué quiere mi atribulada mente decirme con esto? Pues está claro, que me preocupa el bienestar de la criatura y que soy un buen padre. Dálo por hecho, mente, pero intenta no tocarme los cojones con esas mierdas, gracias.

Otro de los saltos cualitativos que se experimentan con la paternidaz: se pasa de soñar en orgías con varias vírgenes suecas a soñar que te levantan el bebé.

jueves, 28 de octubre de 2010

El desorientante mundo de la pareja (MMCMLXIII): Ich bin könfussett

Ayer no pude evitar escuchar a dos chicas, algo más jóvenes que yo, hablando de pavos. Agudicé mi oreja –la otra no va- pues el común de los machos rara vez tiene acceso a esta tipología de conversaciones. Siempre nos vienen rebotadas y explicadas muy por encima y fragmentadamente por otro pavo, pero casi nunca tenemos la suerte de oír a mujeres hablar de amores y desamores entre ellas (al menos yo que no tengo amigas. Si vosotros tenéis sois unos asexuados hermafroditas, ya que lo que tendríais que hacer es intentar cepillároslas con la consiguiente pérdida de la amistad; yo lo intenté con todas las que conocí, perdí la amistad con todas, y no me cepillé a ninguna).

En cualquier caso, la situación era hiriente. Simplificando porqué no me acuerdo bien “dice que está confundido, que necesita tiempo para pensar, que no quiere perderme, que quiere dejar una puerta abierta, pero te digo que yo no soy tonta, que si cuanto tiempo se supone que tengo que esperarle, que si ya es mayorcito, que si ya está bien, hombre, que ya está bien, y que él insiste que me quiere pero que está muy confundido ahora con todo lo que le ha pasado”.

Cristo bendito –pensé- esto es en gran medida una versión tosca y deslabazada de MI SAGRADO PROTOCOLO DE ABANDONO CON VENTANA!!!
En mis buenos tiempos yo hubiera añadido elementos interesantes como ‘nunca amaré a nadie como te amo a ti’ o ‘necesito tiempo para ordenar mis pensamientos’, pero el tío anduvo fino.

En resúmen, lo que dice el tio es:
Estoy hartito de ti. Dados tus cocazos, empecé con toda esta historia para acostarme contigo y comértelos hasta que se me luxara la mandíbula. Para lograrlo tuve que hacer concesiones como sacarte a por cafés e ir a cenar contigo. Una vez lo logré ardía en deseos de comértelos una y otra vez y otra durante semanas. Pero ahora ya no. However:

La propuesta del tío es:
Yo voy a salir a machete a ver qué cazo. Si en el peor de los casos posibles fracaso, o por fuerzas de la naturaleza como la Ley de Rachas (*) entro en una dinámica abyecta, pondero la posibilidad de mandarte un sms, donarte la píldora, y acostarme contigo para comerte los cocos hastal amanesél. Por la mañana me iré y al dia siguiente te llamaré para decirte que fue un error y consiguientemente repetir el bucle de que ‘necesito tiempo para ordenar mis ideas y tal’, todo ello sin perjuicio de repetirlo hasta las ultimísimas consecuencias -> que es comiéndote los cocazos yet again.

He ejecutado esta técnica con éxito repetidamente, he llegado a exceler en su planificación y deleitar en su ejecución –la última vez que me funcionó tenía yo 27 tacos-, pero me parece francamente patético que cualquier hembra mayor de 20 años pueda tragarse tamaño saco de ponzoña.

Es todo una treta para poder ponerla en caliente si no hay suerte ahí fuera, una burda utilización de vuestro cuerpo importando un huevo vuestros sentimientos.
¿Queda claro?
Al próximo que os venga con esto le rompéis el Nokia en la boca. Madurez, señoras!

(*) Raymond Rachas, Brighton 1902-1972. Teólogo finlandés.

miércoles, 27 de octubre de 2010

La locaza del Veyron

Ni me gusta cantar ni me gusta la gente que canta –vergüenza ajena- pero cuando estoy en mi coche, sólo, y saco de mi mp3 vault de 24Gb un buen disco, chillo como una auténtica locaza.

LA-MEN-TA-BLE.

Además perdiendo la compostura, uséase con los ojos cerrados dependiendo del dramatismo del lance y gesticulando si menester fuere. Chillo, ‘bangeo’ la cabeza, y acompaño mi aviril despliegue tocando la batería a manotazos contra el volante. Si me ve un conocido me muero de la vergüenza.

Desde que me fui de Basalón he desarrollado mucho esta faceta asexual de mi personalidad. Antes que siempre transitaba por la ciudad, semáforos y tal, me daba mucha vergüenza que me vieran los del coche de al lado e intentaba reprimirme. Pero ahora que hago autopista y manta –ni recuerdo la última vez que me adelantó un tío- puedo dejar salir a la puta heroinómana que hay en mí como Raphael. Eso sí: en el evento de una retención, en cuanto hay coches al lado, me callo como una puta.

¿Qué mueve a un respetable descontroller a comportarse como una furcia desdentada que acaba de recibir una brutal afrenta? Ignórolo, pero lo que no es incierto es que lo doy todo, tanto en chorro de voz como en entonación, y que cuando no llego recurro al falsetto sin sonrojarme, no como Ramoncín.

martes, 26 de octubre de 2010

El milagro de la bida: Pintan wedges

Hola amigas de la lactancia materna!
Así vuestros senos rezumen la leche que vuestra alma destila a resultas del amor para con vuestros churumbos!

La maternidad, amén de significar el fin de tantas y tantas cosas buenas y el inicio de tantas y tantas cosas malas, significa la definitiva cesión del testigo de la felicidad y la esperanza a nuestras hijas. Afrontémoslo, amigas: estamos jugando el hoyo 10 de nuestras vidas, y los buenos son los front 9. Los back 9 son sombríos, con salidas de tee ciegas, greens de fuerte caída, multitud de búnkeres y docenas de obstáculos de agua. Pero hay que terminar el recorrido y nos tendremos que jalar los back 9, sondados o no, con silla de ruedas o no, con Alzheimer o no.

En los primeros 9 todo era jolgorio, alboroto, tajas, sexo (jaja), viajes y emoción. Lo que nos queda ahora por delante es sarro, escarcha, clembuterol y pus, con el único aliciente de darle un green fee a nuestra hija para que salga y disfrute los front 9. Dentro de 30 o 40 años ella asimismo pasará el testigo a su hija y se tendrá que chupar los back 9, y asín pasa la puta vida.

La maternidad es, alegóricamente, la recogida de la bola del hoyo 9 –tras un triple bogie-, para dirigirse al macabro tee del 10, que dará lugar al ignominioso 11, al tétrico 12, y asín sucesivamente. El otoño de la vida es pues una sucesión de bolas en el bunker, dropadas al lado del jásar, filazos incomprensibles y triples putts imparables.

Antes había una valla, a un lado mi viejo financiándome y cagándose en mis muertos y en el otro yo haciendo el perla, y me acabo de dar cuenta que ahora yo estoy en el lado donde estaba mi viejo y en mi lado hay una bebita que con alta probabilidad va a acabar en el asiento trasero de un Ford Centauri siendo cepillada por un tío con el chándal del real Madrid por los tobillos.

Si el back 9 pinta bien que baje Dios y me la chupe.
Bola al agua de salida, PW al bunker, tres putts en el 10.
Bien. I love the black course here at Bethpage.

jueves, 21 de octubre de 2010

El fastanbulosos mundo de la empresa (y XXIV): De velocidades y credibilidades

Dábais esta serie pero muerta, ¿eh cabrones? Ahora en el otoño de este blog y de mi puta bida, es interesante ir cerrando temitas.

Cómo el título indica, hoy atacaremos un tema siempre candente en el mundo empresarial: el del paseo.
Todos sabemos que cuando nos aburrimos en la oficina vamos a pasear por ahí, a molestar al uno o al otro, y esto es algo, lo mismo que el desplazamiento para ir a cagar o a fumar, que debe ser realizado con la máxima diligencia. Si la gente ve por ahí a un tío paseando como un puto dominguero, arrastrando los pies, y con las manos en los bolsillos mientras torpemente avanza pasillo avall conversando con otro que camina de idéntica lid, se observa delito de prevaricación o dejación de funciones.

Ahí va pues la norma para ascender en la pirámide empresarial –o al menos para no descender o enquistarse: siempre que nos desplacemos de A a B lo haremos:
A-A velociad elevada
B-Con uno o varios papeles en mano.

Sobre como juzgar qué velocidad procede, guiaros por la velocidad a la que váis cuando realmente estáis trabajando y váis a hablar con alguien: a toda puta máquina.
Lo de los papeles también tiene su qué. Hay que pensar que cualquiera nos puede parar y preguntarnos qué hay en ese papel, por lo cual el papel no debe estar en blanco. Cualquier papel con algo servirá, siendo recomendable alguna gráfica y resultando excelso una lista escrita a mano. Es también parentorio ondear al papel a través de nuestra rápida caminata, que se vea que de esa hoja emana una criticalidad y una inmediatez de todo punto armaggedónicos.

Tengo un amigo que riza el rizo imprimiéndose algo cada vez que va a fumar, yendo a recogerlo a la impresora compartida por todo el departamento, saliendo zumbado a la puta calle a fumar, y regresando a los 6 minutos también a fondo –murmurar blasfemias es la leche de aconsejable también- antes de sentarse en su cubículo y echar el papel a la basura.

Parece una estrategia accesoria pero, recordad cabrones, perception is everything.

miércoles, 20 de octubre de 2010

El fin del mundo

Estábamos comentando ayer sobre lo divino y lo humano en el otro blog y les dije que “Yo muchas veces pienso en el fin del mundo. Es un tema recurrente en mis pensamientos. De hecho voy a hacer un post ya que es un tema trascendental”.
Este es el post.

Pues decía que ya desde pequeño siempre he tenido pensamientos relacionados con un gran cataclismo fulminante. Quizá vi alguna peli demasiado jóven o alguien me dijo algo… con 4 años quien sabe. En definitiva, que ya de pequeño mi preocupación inmediata era la supervivencia tras la explosión (de X, no concreta, jamás supe qué explotó). Así las costras, mi porfía era por encontrar un lugar seguro para mis padres y para mí (no hace falta ser psicólogo para ver que la relación con mi hermana no era fluida por aquel entonces).
Creo recordar que la idea era ir a una cueva elevada en las montañas.
Con mis putos padres.
Vaya planazo.
Bueno…

Conforme maduré, adolescente ya, la fantasía viró, y aun siendo incierto el motivo del cataclismo la novedad es que conocía su inevitabilidad un par de días antes de que en efecto sucediera. Conocedores yo y una minoría de nuestro inevitable sino, mi principal preocupación era la de ser capaz de transportar el mensaje de una manera creíble a todas las tías que me gustaban para completar una anheladísima cópula antes de la catástrofe final, un lúbrico canto del cisne empapado en sudor y coca con todas esas chavalitas del instituto, de una en una y/o todas a la vez (la lista de candidatas no era precisamente corta). Pero claro: el problema con que me encontraba es que no me creían, y a mí, sabedor de que quedaban pocas horas, me entraban las prisas y no lograba convencerlas de que el fin era inminente! Con un poco más de calma me hubiera hecho una jartá de foshá justo antes de morir.

Años después, habiéndome cepillado ya a centenares de modelos y despojado del fragor adolescente, la preocupación giró más hacia la rama logística. Cómo hacer acopio de comida, tabaco, mam, Playstations, palos de golf, tal. La naturaleza del cataclismo se fue clarificando asimismo: se trataba de un meteorito. Cojonudo, a nadie se le había ocurrido antes.
Al caer se convertía en una bola de fuego rojo acojonante, pero como yo estaba escondido en algún sitio con latas de kétchup y Playstations estaba la mar de feliz.
Acojonante.

Y, desde hace unos años, mi fantasía apocalíptica está centrada en un tema angular. He abandonado mi preocupación por follar o por acumular víveres y cachivaches, y lo que más me preocupa ahora es encontrar un sitio que me dé un ángulo de visión espléndido en el momento del impacto final del meteoro. Claro, tengo los tres o cuatro sitios pensados ya, todos ellos lugares que me agradan en especial, pero como ignoro donde va a caer exactamente el meteorito, pues no sé a cual ir llegada la coyuntura. En esa visión, estoy sentado con alguien –supongo que serán o mi mujer o alguna de mis amantes, quizá incluso mi puta madre o mi hermana en un picardías- apoyados contra un árbol en el momento del armageddon. La escena parece un atardecer por los tonos rojizos pero bien pudieren ser las 10 de la mañana y el rojo proviene de la bola de fuego. En cualquier caso, ni me inmuto, y observo el espectáculo con una sonrisa de oreja a oreja mientras espero a morir asado en el más breve de los instantes. Primero noto ese calor en la frente, luego huelo a pelo quemado, luego se me encienden las cejas y luego la bola termonuclear nos devora.

Supongo que estas fantasías, amén de denotar una patología no menor, nos hablan en voz baja de las preocupaciones, las prioridades y los anhelos vitales de cada uno. A juzgar por el último release de mi fantasía, parece claro que yo ya he pedido el cambio al entrenador.