viernes, 13 de enero de 2017

HUMILDAD

La humildad es la cualidad que, cuando genuina, más difícil de encontrar es.
Mirémonos a nosotros mismos (los mismos que queríamos quemar a Galileo por haber demostrado la falacia del geocentrismo), los que inventamos el Bluetooth y Facebook, los del KERS, el Ojo de Halcón, los putos reyes del mambo…

Imaginemos un cataclismo de cojones, uno parecido a los varios ya documentados, uno que aniquilara virtualmente a todo Dios.

Tendemos a pensar, en nuestra prepotencia, que los digamos 100.000 supervivientes escampados por todo el globo, tras 5 años bien miserables, serían capaces de retomar el temita relativamente cerca de dónde lo dejamos. En las pelis apocalípticas hay criminales, violaciones y hollín, pero todos van en coche y sobreviven con relativa anormalidad.

Imaginen que su grupito de supervivientes está formado por sus 10 o 20 mejores amigos. Imaginemos que no sufren enfermedades y que todo está razonablemente bien apuntalado. Todos son educados, abogados, ingenieros, y con un razonable nivel cultural. Incluso hay el típico que siempre lo sabe todo, la Wikipedia andante.

Minuto 20: el que fuma que no tiene mechero. Un puto mechero, el pedazo de tecnología más burdo que existe tras el martillo. No queda otra que ir a buscar un estanco y saquearlo, hacer acopio de mecheros, y tenerlos bien controlados, pues si Dios no lo quiera se pierden, cuénteme usted cómo se lo montan los 20 catalanets de l’Eixample para encender un cigarro.

Vehículos: zero chance. Ya pueden ir a la Nissan a buscar especificaciones e intentar construir 10 que jamás lo lograrán. 

Comida: en cuanto perezca lo que hay en las neveras de los supers, a dos velas. ¿Cazar? Ojito, pues aun encontrando escopetas en alguna armería abandonada, a ver qué y cómo cazamos.

Mientras lo ya pre-existente se pudiera obtener, controlar, almacenar, regular y operar podríamos tener vidas semi-normales pero pasados 30 años, 100 años, 500 años, no quedaria nada. Ni tan sólo podríamos abrir los pdfs con especificaciones técnicas de las cosas pues no existirá electricidad, y ni en 100 ni en 10,000 años saldría nadie capaz de fabricarla. El proceso involutivo seria de una lentitud y crueldad tales que aun siendo todos muy listos, sabiendo programar en Linux, y siendo auténticas bestias reparando aires acondicionados, cuando cayera el martillo íbamos a flipar.

Y tras no tanto tiempo, cuando todo el conocimiento se hubiera perdido por no tener electricidad ni impresoras y haber sido incapaces de recuperar este conocimiento, entraríamos en una espiral dramática. Y cuando vaciáramos El Corte Inglés generación tras generación, nuestros tatatatataranietos tendrían que volver a vestir con pieles de búfalo, a hacer fuego fregando palos, y a cazar a pedradas gastado ya el último cartucho.

Este conocimiento que tenemos que nos hace tan superiores a todos los animales (y nos hace la ÚNICA civilización de la galaxia y la ÚNICA que ha existido jamás sobre la Tierra) puede extinguirse con dos clecas bien dadas, tras lo cual, volveríamos a la casilla 1.

Cuando algún explorador despistado, en el año 18.944, descubriera la punta de la Torre Eiffel, la gente vendría a echarse fotos y preguntarse cómo los antiguos Franceses (la versión futura de los Mayas o los Egipcios) lograron construir tal maravilla en algún momento entre al año 1.000 y el 4.000.


Cuatro fotos y tan contentos.

2 comentarios:

Mr Towers dijo...

ahà, talqual et mires els refinaments tecnico-artístics de la civilització romana, al mateix puto centímetre on dècades després s'enfonsaria la foscor medieval, i penses, com polles van poder caure tan baix havent-ho tingut tot?

...no som més que una mota a peu de pàgina de la història de l'univers.

Uaveu dijo...

Inquietante post.
Sólo algunas acotaciones:
1.- No tengo nada que ver con lo de Newton,en ese momento había ido al baño.
2.- Hace siglos que no se fabrican mecheros. Desde hace décadas son los mismos que rotan entre la población. Yo me quedo el tuyo, tu el mío, a tí te lo roba tu amigo al cual se lo roba su mujer que lo guarda en el bolso hasta que se lo roba la mía y vuelve a mí.
3.- Nunca las neveras están vacías. Siempre hay, mínimo, un medio tomate podrido y un medio limón arrugado.
4.- Lo importante en el desarrollo de la humanidad es abrir nuevos mercados. Sirve que estos mercados sean retroactivos, es decir, volver a la Edad de Piedra abriría grandes oportunidades para nuevas corporaciones de fabricantes de, por ejemplo, piedras de silex. Por lo tanto el mismo retroceso generaría progreso en curiosa "giragonsa" tecnológica.
5.- No estoy seguro de que ninguno de mis cuatro anteriores comentarios sean pertinentes al espíritu del post. Sabrá usted disculparme, señoría.