viernes, 26 de mayo de 2017

La alfombra roja del Barça

De todo el tema Rosell se extraen varias conclusiones, todas ellas sucintamente tratadas y en gran detalle a la vista del auto de procesamiento.

Rosell ha quedado retratado desde todos los ángulos: se estima probado lo de corrupto comisionista, lo de miembro de organización criminal, y lo de blanqueador de capitales. Estimo yo que pronto quedarán establecidos simulación contractual, maquinación para alterar el precio de las cosas, y les perdono la Due-Diligence inventada.

Rosell queda retratado no sólo cómo retrasado mental, prepotente, incauto y chorizo, sino también cómo puto demagogo (Acció de responsabilitat), farsante y revanchista (“A tu amigo lo voy a meter en la cárcel” referido a Laporta as per Sostres el baboso)

Desfila luego por la alfombra roja el Presidente actual, por estar involucrado directamente en el Caso DIS (Neymar 2) cómo indudable conocedor (que no artífice pero aun así CÓMPLICE) de un evento de simulación contractual y con toda seguridad tráfico de comisiones, con el subsiguiente fraude fiscal y Administrativo.

Se unen a Bartomeu y posan ante las cámaras el resto de Directivos, con el cabezapolla de Cardoner a la derecha del presi por colaborar en la vil conspiración contra la junta saliente para forzar a la reposición de unas pérdidas inexistentes, o cuando menos, cuestionables y para nada objetivas.
Cabe asimismo especular su nivel de implicación en el posiblemente irregular arreglo con Qatar para el opaco patrocinio.
Ni entro a valorar la gestión institucional y deportiva. 
Mentira, lo haré: pésima y execrable.

Comparece ahora en la alfombra Santi Nolla, la vil rata, el que hace el trabajo sucio, el que articula una historia parcial, pervertida, sinuosa y a menudo infantil para defender a los asociados del Condado. A su lado posan gentucita arrastrada como Perearnau, Marçal Llorente, y los cuatro arrastrados que por cuatro habichuelas se cagan sobre su título de periodista.
Enemigos míos: aparte de darles de comer, es importante poder mirar a los ojos a vuestros hijos.

Las redacciones de EMD, LV, Sport y casi toda la prensa en general pocos motivos tienen para enorgullecerse de algo, pero cómo el evento de hoy es muy top, no hace falta que se paren a posar. Aun así, espero que hayamos aprendido algo: todos andáis por twitter, y todos habéis visto ya sabéis a quién colgar sucinta documentación. Todos lo sabíais y chitón.

Pero el gran retrato aquí, y tendremos que abrir el plano un poco y mover la cámara atrás, es el del socio del Barça. Ya sé que a los 70 años todo se ve diferente, que a los de lateral y gol os molesta mojaros los 2 dias al año que llueve, y que todo cambio os resulta difícil. Sois botiguerets pujolistas y os cuesta entender el mundo de hoy en día. Desde los años 50 que creéis que La Vanguardia es un medio digno (os los pisáis), que los jóvenes (sub-50) no entienden nada, y que sentís el Barça muy vuestro.


Todo esto no debería eximiros de exigiros bastante más. No soy nadie para dar lecciones ni deberíais necesitarlas; habéis mostrado muy poco tino eligiendo presidente. La experiencia os ha enseñado cuatro cosas pero os negáis a aceptarlas. El viejo órden ha muerto, tened la bondad de no destruir (más) a este club.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Gran análisis de la situación. Creo que falta un zoom de los dos obesos del condado con alma de Lewis Prothero: Carol y Cuní.
Ellos junto a cara gasfastocha son el embudo que hace tragar a la masa toda su agenda de gentnormalisme.
También me preocupan los imparcialistas y anti-ismos que pululan por la vida y twitter en especial y su capacidad para mostrar un equidistancia que les acaba ubicando entre el crudo complejo y el cretinismo fino.
Un besi

Jasper V dijo...

Volvéis a ser los mierdas que habéis sido siempre, es decir, dando la temporada por buena por ganar el duelo directo con el Madrid. Jejeje, si.. igualito que antes, que curioso, las vueltas que da la vida.

Yo os aconsejaría que disfrutéis del boludo, quien os salva decenas y decenas de partidos, os gana finales y os hace temporadas. Yo no sé si es el mejor de la historia -sinceramente creo que no- pero si reconozco que es un mega crack, el mejor jugador actual sin duda. Aunque todo tiene su parte buena: ya queda muy poco para que su carrera entre en descenso y quien venga después, por bueno que sea, incluso si es buenísimo, será peor y eso lo sabéis y lo sabemos, porque Messi sólo hay uno. Lo que nos vamos a reír.

La red con la que jugáis también se acabará en algún momento (ay! esos dos "penaltis" del último partido de liga, perfecto ejemplo que ilustra lo que digo) Un penalti en contra en Liga en dos años, tropezientos a favor. Dos expulsiones en dos años y tropezientas a favor. Y que decir de esos Aytekins y Ovrebos y tantos otros en la UCL..


También seguís siendo unos cínicos de dos pares de cojones. Porque jugar con red arbitral desde hace años y tener las pelotas de acusar a los rivales de robar... hace falta tener mucha, mucha jeta para eso. pero bueno, jeta y poca vergüenza siempre os ha sobrado :-)))
Y vuelo a poner los dos megapiscinazos del domingo pasado como prueba. Joder, si incluso los sectarios de RAC1 callaban como putas viendo la repetición de los susodichos "penaltis"!!! mejor prueba imposible.


Yo os deseo lo mejor en lo personal. En lo deportivo, salvo carambola acojonante pronto vendrán si no malas, peores épocas. Al tiempo.
Y ya la actual no es para echar cohetes ( aparte de la potra de tener al Alavés como rival el sábado en la Copa :-) )


Lo que me voy a reír.

Del tema político-presidencial en vuestro club, ni entro ni salgo. Hace años que no lo sigo pero cosntato que el 90 por ciento de los presidentes del FCB han sido imputados/dtenidos/denunciados. Que cracks! jajajajaja

Ànims amics! Seguid con salud.

Uaveu dijo...

Desde la sàvia talaia dels meus 53, molt dolgut amb això dels "joves (sub-50)"
Signo la resta.

J dijo...

Ostia, Fórceps, leyendo posts como el tuyo y comentarios como el del amigo merengue de arriba caigo en la cuenta que ya vivo en otra galaxia. No sé, en algún punto entre el postguardiolismo y el despiporre actual me desenganché del fútbol y me distancié tanto que ahora, cuando os veo sufrir o regodearos (según el bando) con este tema me quedo a cuadros. Es como cuando me engancho a una serie, que me parece lo más grande que ha parido madre mientras la veo, y al cabo de tres años pillo un "rerun" en algún canal y digo "joder, pues vaya birria, tampoco era para tanto". Y me flipo a mí mismo de constatar que el asunto me enganchara tanto y me implicase tanto emocionalmente en algo que en el fondo era puro teatro.

Desde el año del sextete, creo sinceramente lo más grande que los terrícolas presentes jamás veremos en el planeta fútbol, tuve la sensación de haberme pasado décadas jugando a un videojuego largo y difícil, de haber llegado a la última pantalla y de haber matado al monstruo. "¿Y ahora qué?", pensé, "¿volver a repetirlo?" Porque joder, mejor que eso ya no se puede: todos los títulos, todos los premios, el mejor juego que se puede hacer, mearnos en la cara del rival día sí y día también... Como máximo íbamos a igualarlo, nunca a superarlo, y encima al ser la segunda vez ya no tendría tanta gracia (no Mourinho no fun). Así que me dije a mí mismo: "ya está, finitto. A otra cosa mariposa", y desde ese día creo que he visto 3 partidos del Barça: la final de Wembley, la de Berlín (son finales, coño, si ya no ves ni eso...) y el 0-4 del Bernabéu de la temporada pasada, éste porque me tocó llevar a mi hija a una fiesta de cumpleaños coincidiendo con el partido y los padres nos fuimos al bar de al lado a hacer una birra y verlo. Aparte de eso, nada, nichts, niente. Ni siquiera la remontada del PSG o el último Messiazo en Mordor. Ambos me dejaron no frío, no, congelado.

(sigue)

J dijo...

(...y sigue)

Ahora, cuando me acerco por Twitter y os veo a todos alborotados o cuando pillo alguna tertulia (escasas, ni la radio enchufo ya) me asombra que no veais lo que yo: que el fútbol está más podrido que el cerebro de Marhuenda, que todo es una farsa de grandes dimensiones en la que los intereses económicos rigen el destino de los equipos y las competiciones, desde el patrocinio qatarí, el meter mundiales con partidos a 45 grados a la sombra o el FIFA-gate, pasando por competiciones amañadas para que los de siempre lleguen a los títulos (con una Copa del Rey cuyo único interés reside en cuántos van a pitar al monarca en la final, con una Liga que en el 98% de los casos la gana el Barça -casi todas- o el Madriz, y con una Champions que de Champions no tiene nada, pues ahí llega hasta el décimo clasificado de la liga de mi pueblo, y para que las audiencias no decaigan se han montado una liguilla infumable que dura hasta febrero y que desemboca en los 8 mismos equipos de cada año en octavos), hasta una jerarquía de equipos capitaneada por el constructor mafioso al que le vamos a pagar su plataforma Castor y otros desvaríos hasta que nuestros nietos palmen, con todo un estado detrás apoyándolo y capaz de meter en el trullo a nuestro argentino mientras que a su portugués le prescriben los delitos (suerte de la prensa germana), y al que se le permite realizar fichajes en base a mega-créditos de bancos que después quiebran y a cargo de todos los españolitos de a pie.

En Can Barça tampoco es el panorama mucho más alentador, pues nuestra galería de retratos presidenciales parece una orla de la generación Alcalá-Meco del 98, con la mitad de los aficionados dándose de leches con la otra a cuenta de las esencias filosófico-futboleras, mientras los cuatro plumillas a sueldo se van forrando a base de arrimarse al sol que más calienta, según los resultados de las elecciones de turno. Al final, nuestros honorables presidenciables y directivos varios han hecho bueno el lema zaplanista de "yo estoy aquí para forrarme", los jugadores son muy de su club hasta que los cantos de sirena los llevan a la orilla de enfrente y los pobres aficionados aquí, sufriendo y creyendo que nuestra vida será mejor porque la pelotita entre y porque un tarado en un Chiringuito a las dos de la mañana se ponga a berrear rabiando por nuestros triunfos.

Desde la distancia, una pantomima que no llega ni a argumento de telenovela venezolana y que tiene a medio mundo dando vueltas para llenar los bolsillos de los cuatro privilegiados de siempre. Desolador, nene, desolador.

Perdón por molestar, vuelvo a mi retiro y a que me digan que, porque no estoy alineado a muerte con ningún bando, soy sospechoso del mayor pecado concebido desde que Twitter es Twitter: intentar ser neutral.

oscarini dijo...

J,tómame toda. Certero.