miércoles, 6 de septiembre de 2017

Pensemos claro

A los políticos, si algo cabe exigirles es honestidad y vocación de SERVIR al pueblo -no al revés.
En este país, durante La Transición ™ y tras ligeros amagos de lo anterior de Suárez y González, jamás tuvimos ni lo uno ni lo otro.
Con el paso de los años la política española se convirtió en una guerra de Pachecas por el corral, y servir o ser honestos se quedó en los discursos en Moncloa.

El resto ya lo conocen, basura, corruptela, emergencia del neo-Franquismo bien enraízado en las instituciones…. Esto es el Caribe de la UE, y no por las playas.
Y luego el ‘Desafío Separatista’, “la mayor afrenta al Estado de Derecho y al marco convivencial español”
Bien conocemos todos cómo funciona ese ‘marco convivencial’ y bien sabemos cómo funciona este ‘Estado de Derecho’; saludos de Bárcenas desde Puerto Vallarta, por cierto.

A todo esto una sóla reflexión: hay un grupo de políticos que han venido a enriquecerse y enriquecer a los suyos (casi todos); delante suyo unos cuantos que ya han sido condenados a perderlo todo, y otros que bien pronto lo perderán todo -y existe una probabilidad plausible de que acaben en prisión.

Unos que han venido a cobrarse los 20 años que se pasaron preparando bocatas para los meetings de su partido, y otros que, independientemente de sus indeales separatistas o no, constitucionales o no, convencionales o no, subversivos o no, van a responder con su patrimonio por defender unas ideas mayoritarias en Catalunya hasta que se demuestre lo contrario.

¿Quién le merece mayor confianza?
¿Cuál cree usted que desprende mayor altura moral?

¿A quien va usted a votar?

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Madrid no es solo la comunidad peor parada en cuestión del llamado " déficit fiscal ", si no en cuestiones electorales. Cataluña con solo un 15 % mas de población,( 7.441.176 / 6.475.872 ) tiene un 30%mas de diputados en el congreso ( 47/36 ). A pesar de ello, los nacionalistas catalanes, siguen diciendo que están discriminados respecto a Madrid. Es obvio que solo les interesan las frases tan redondas como falsas y huyen de los datos reales. ¿ Donde quedaron las balanzas fiscales alemanas que demostraban la injusticia que se cometía con Cataluña en relación al resto de Europa ? Esas que sirvieron para empezar a hacer crecer el sentimiento de agravio. Han desaparecido, porque jamás existieron, pero hicieron el trabajo para el que fueron " creadas ". El que crea que España es un mal negocio para Cataluña, que se mire las balanzas comerciales con el resto de España y con el extranjero. Cataluña tiene un déficit comercial con el extranjero de 16.000 millones de euros, que es compensado con un superávit de 17.500 millones de euros con el resto de España. Por cierto el 46% de las exportaciones al extranjero de Cataluña, son de multinacionales que tienen su sede española en Cataluña. Es decir, están en Cataluña porque es parte de España.

Anónimo dijo...

Los otros catalanes

Somos los otros catalanes: los que cuando vamos a manifestaciones nos comportamos como personas civilizadas, los que nunca colocaremos ninguna bandera en el balcón; somos tranquilos, tolerantes, trabajadores, pacíficos, discretos y amigos de nuestros amigos; queremos tener salud, amor y trabajo, como todo el mundo; creemos en la familia y en el esfuerzo personal y no en la donación y subvención para conseguir las cosas; amamos la paz y la libertad. Aborrecemos la corrupción, la violencia, el abuso de poder, la manipulación y la mentira.

Somos bilingües sin complejos; hacemos 'zapping' sin problemas por todas las opciones y la película que vimos ayer ya no recordamos en qué idioma la oímos (catalán o castellano).

Nos gustan los deportes y animamos igualmente a Nadal, Ferrer, Lorenzo, Alonso, al Barça, al Español y a la Selección, y nos da igual si el gol lo mete un catalán o un manchego cuando competimos por la copa de Europa o el Mundial. Y por respeto no pitamos el himno de España, ni ningún otro.

Estamos hartos del 'procés' y del politiqueo en general con tanta mentira. Votamos al menos malo o por descarte.

Aborrecemos a quienes fomentan las fobias entre territorios, sean del color que sean, de aquí o de cualquier otro sitio, para ganar cuatro votos, mantener la poltrona y seguir llevándose el caldo calentito a cuenta de todos.

No creemos que la independencia sea la solución a todos nuestros problemas: no somos tan ingenuos; consideramos que la política de confrontación y sus líderes son precisamente parte del problema.

¿Por qué está todo tan crispado? ¿No tendrían que trabajar todos para sacarnos de esta crisis, dejarse de historias y no confrontarnos unos con otros? Creo que muchos pensamos así, pero no se nos ve ni se nos oye: somos 'los Otros'. Y aunque saben que estamos nos ignoran por no pensar como ellos.

Tras el próximo fracaso del 1 de octubre habrá nuevas elecciones autonómicas. Informad a todos los que formamos parte de 'los Otros', a vuestros conocidos, a los indecisos, a los que piensan que esto no va con ellos, que de nuestro voto en las citadas futuras elecciones autonómicas depende que Catalunya siga siendo feudo de unos cuantos que basan su discurso en el odio a los demás pueblos de España, adoctrinando en las escuelas a nuestros niños y difundiendo propaganda y mentiras en los canales autonómicos y en los otros medios comprados con subvenciones pagadas con nuestro dinero. Exijamos que los constitucionalistas lo sean por encima de los intereses de sus partidos.

Vamos a demostrar a quienes lideran el 'procés' que en el mundo somos catalanes y españoles. Vamos a demostrarles que no nos hemos creído la vil mentira de que "Espanya ens roba" cuando los únicos que nos han estado robando son ellos: nuestros recursos, nuestro dinero, nuestro orgullo y nuestra dignidad, intentando vanamente hacernos sentir inferiores y de segunda. Vamos a decirle a ellos y al mundo que ya basta de muestras de odio, intransigencias y amenazas de sanciones para quien no colabora o piensa como ellos. Vamos a frenar esta aventura que solo nos ha traído y traerá más pobreza económica e intelectual y más crisis a pesar de que nos prometen el paraiso.

Porque amamos Catalunya, porque amamos España, porque queremos seguir siendo europeos, ¡viva Catalunya!

Enrique Llaudet en «El Periódico de Catalunya»