lunes, 17 de febrero de 2014

Intersecciones

Como hay dos Españas, hay dos mundos: el de los que colgamos las botas hace años y ahora si acaso nos calzamos las Asics para hacer el puto pena durante unos interminables 6 Kms, criamos hijos y tomamos whiskies y ginebras caros, y el de los otros; el de los que se calzan (y a veces hasta se ponen) las botas cada fin de semana, intentan capturar hijas, y beben priorizando cantidad sobre calidad.

Son dos mundos esencialmente estancos dónde no nos pisamos los unos a los otros; hay escaso solapamiento horario y ubicacional.
Aun así, hay momentos, pocos al cabo del año, en que existe una intersección espacio temporal y los dos mundos colisionan con fuerza e inusual belleza.
Vean sino la escena a las 7 de la mañana del pasado Domingo en que restos de botellón y pota daban la calurosa bienvenida a los runners que se disponían a atacar la media maratón de Barcelona.


La verdad es que desde el otro lado de la línea, todo el rollito de las tajas da perecilla.

Pues eso, felicitar a los competidores.

10 comentarios:

DavidG dijo...

corriste Forceps?

oscarini dijo...

evidentemente, mi sincero apoyo a los tajados de este mundo, y mi vil repulsa a todos los que huyen.....perdón, corren.

General Fórceps dijo...

jamás a todo

Anónimo dijo...

Espero introdujera un poco de su caro whisky en la botella de Coca-Cola abierta y se la calzara antes de la carrerita.



Firmante por Dios.

General Fórceps dijo...

me ofende que se implique, ni que sea sibilinamente, que corrí una cursa popular.

Semen-up dijo...

Perdone mi general: ¿què se puede deducir del post y, en concreto, de esa foto tomada a las 7 de la mañana del domingo?
1) o que venia de botellon
2) o que iba a la cursa
3) todas las anteriores...

General Fórceps dijo...

me la mandó uno que 2

Anónimo dijo...

Corressis o no la cursa, saps prou bé que desaprovo la teva afició al running.

Madura ja, cony.

Rai

Toni C. dijo...

Habiendo visto la fauna que usa el metro a las 6 de la mañana de un Domingo, poco me extraña encontrarme esa imagen, y cosas peores que se habrán visto. La verdad es que no se si compensa tener el metro 24h los Sábados para transportar a 4 orangutanes resacosos.

No puedo con ellos.

Anónimo dijo...

Qué épocas aquellas en que hacía pin-ball en el metro...
Te quedas clapado, rebotas en la última estación y si tienes suerte amaneces en la tuya pero en la otra dirección...
Eso, ocurrióme varias veces pero nunca el gomitar inside, antes me lo trago!

Guillem