viernes, 17 de julio de 2015

¿A QUIEN BOTAR MAÑANA?

Están las elites. Los estratos superiores. Los que lo manejan todo: Kissingers, Morgans, Rothschilds, Rockefellers, tal.
A nivel más micro, de país, hay las propias, y Catalunya no es excepción.

Esas élites catalanetas, el botigueret venido a más, el indiano a la sazón millonario, el emperador del textil, el banquero nieto de banqueros y toda esa argamasa de gente son nuestra élite. Financiera, que no intelectual.

Son los que ancestralmente han intentado –casi siempre con éxito- tener mano en todo.
Incluido el Barça.
Ellos intentaron frenar a Núñez, esos sabotearon en gran medida el mandato Laporta, ellos pusieron a Rosell, y cuando les petó, pusieron al otro tontolculo. Eso es Bartomeu: el títere de la élite, de la élite inmovilista, anti-indepe, y generalmente anti-todo lo que represente desarrollo (y por ende riesgo a perder las prebendas).

Ya han visto lo que quieren hacer y harán con Qatar. De todo su arcón de ineptitud, ese espectro es el que más me preocupa. Pero hay otros, cómo la caspa, la cobardía, y la inseguridad e ineptitud propias de quienes lo han tenido todo regalado en la vida y su misión consiste en perpetuar su dominación.

Ante eso tenemos a Toni Freixa, un caragirat que se pasó años haciendo campaña feílla pro-Rosell con Bernat Soler en Cat Radio, que luego anduvo ininterrumpidamente con esa junta durante 5 años, y que a la postre apuñalaría a su propio presidente. Mucha labia, mucha retórica futbolera, mucha Masía, pero un tío muy innoble en cualquier caso. No tolero la bajeza moral.

Y a Benedito, con un armario tan repleto de esqueletos que no hay cojones ni de tocar el pomo. Un tío aproximable, simpático, ‘planer’ y que a mí personalmente me cae muy bien. Por su tono, por su retórica bastante finita, por su porte farlopetti, y por su cap de campaña que está para partirla en dos.
Aun así, tiene un halo ‘eixelebrat’ que despierta reticencias.

Y Jan, que parece que haya aparecido en campaña porqué pasaba por ahí, con un discurso (durante estas semanas) muy plano, simploide, redundante y a mi parecer decepcionante. Tiene carisma pero a menudo da visos de haberlo perdido, y se le ve exento de la agresividad que en su día le caracterizó. No me cae nada bien, me parece un ‘vivales’ y un nuevo-rico, pero durante su mandato tomó algunas decisiones con extraordinario acierto. Me parecieron irresponsables y quizá lo fueron pero las tomó, y ahí queda eso.

En definitiva: con el corazón votaría a Benedito, con la cabeza a Laporta, con el nabo le daba un bofetón a Freixa, y con un martillo le ponía la clenxa al mig a Bartomeu, el tonto inútil.


Socis, feu el PUTO favor, si-us-plau.

8 comentarios:

HRubesch dijo...

La dada: Freixa es follava la secretària del despatx d'advocats i companya del seu soci Alejandor E., ex-cunyat de Laporta, dins d'un Opel Corsa d'Autos Benedito, mentre Bartomeu s'ho mirava amb prismàtics des de la finestra del seu quarto.

(Aclariment: una part d'aquesta anècdota és inventada, l'altra no)

Anónimo dijo...

Vistos els fets veig que l'heroi aqui es Alejandro E que va ser el que va moure els fils perque Messi pogués jugar amb el Barça (segons diu la llegenda) i com a premi el van fotre fora, el Laporta es va separar de la seva germana i el Freixa es va fer la seva companya.

Anónimo dijo...

Lo de Freixa del penúltimo párrafo se llama "salmonazo".

Que no estamos a la última del Yoya.

Anónimo dijo...

Un mes i 6 días para esto?

Tómese unas buenas e inmerecidas vacaciones.


Firmante por Dios.

zuvielzirkus dijo...

Ho firmo tot en les condicions amb les què s'han de firmar les coses: amb 2,5 d'alcohol a la sang.

Jordi Soler dijo...

Como alguno habrá intuido, ando un tanto desconectado últimamente, básicamente porque mi vida se ha convertido en una especie de Dragon Khan no apto para cardiacos (nada grave, no sufran, ya montaremos unas bravas humeantes para comentar la jugada), consecuencia de lo cual no he seguido un ápice de esta mal llamada "campaña" electoral, salvo el típico exabrupto de positifo en Twitter y algún artículo internauta que no hacía más que dar vueltas a los tópicos previsibles de trincheras tan propios del mundillo culé. Todo bastante trinchado y aburridillo, se nota que a estas alturas de la película hemos rajado tanto y tan seguido que nos hemos quedado estancados en un bucle sin fin destinado a perpetuar el personaje que cada uno nos hemos creado en la era 2.0

Dicho lo cual, la otra noche me planté ante el televisor dispuesto a chuparme un nuevo episodio de esa maravilla catódica que es "Mr. Robot" (aviso a navegantes: dejen todo lo que están haciendo y bájense ya el piloto de tamaña joya), cuando por azares del destino me topé con el debate de los cuatro aspirantes a chupar palco durante el próximo quinquenio (todos sabemos que gane quien gane no agotará ni de coña el mandato, pues si 90 minutos en el Bernabéu son molto longui 6 años en la poltrona blaugrana son eternos, entre mociones de censura, campañas encubiertas, ex figuras y figurillas, tertulianos a sueldo y la dichosa pelotita, que suele entrar cuando le da la gana).

Por tanto, interrumpí mi chute seriéfilo americano y decidí darle una oportunidad a mi tocayo presentador y a los Cuatro Fantásticos (no porque me parezcan unos superhéroes, sino porque todo el asunto desprendía un tufillo a Serie B que tiraba de espaldas). He aquí la opinión de un ex-aficionado y ex-sozi bastante desinformado:

Jordi Soler dijo...

1. Bartomeu: un tipo afable, con cara de no haber roto un plato en su vida, pero que tiene varios defectos evidentes a la que lo escuchas durante un par de minutos: no sabe hablar, se le entiende menos que a algunos de mis compañeros de juergas juveniles a las 5 de la madrugada después de haberse bebido hasta la cisterna del WC, se le ve muy justillo a nivel intelectual (a ver, tampoco es que haga falta saber debatir sobre el Tractatus de Wittgenstein para presidir un club de fútbol, tarea de por sí bastante simplona ya de entrada, pero bueno, no estaría mal que supiera enlazar dos frases sujeto/verbo/predicado sin atascarse) y, sobre todo, se le ve a la legua que su discurso es dictado por las mentes pensantes en la sombra, los mismos que colocaron a Sandro I "El Breve" en la poltrona y que defenderán con el cuchillo entre los dientes su parcelita de poder, obviamente dedicándose a tirar mierda a todos los que osen disputarle el puesto a su títere. Por lo demás ya sabemos de qué va su candidatura: Qatar, sectarismo, nula idea sobre lo deportivo, improvisación según sople el viento. Punto a favor: flor en el culo al más puro estilo cruyffista, que ha brindado un triplete a nuestro Forrest Gump justo cuando estaba al borde del abismo habiendo arrojado ya la toalla. No es desdeñable.

2. Laporta: viva la nostalgia. Que si cruyffismo, que si catalanismo "desacomplexat", que si sextete, que si Unicef... Vaya, que ha desempolvado sus "greatest hits" para atacar estos comicios y ha rebajado unos cuantos decibelios el tono para presentar su cara amable a la parroquia. Problema: que todos sabemos que a la que haya logrado su objetivo ese "desacomplejamiento" se convertirá en la chulería macarril que caracterizó sus últimos años de mandato, tan de moda entre su séquito (vive Sala-Martí "soy el más listo del universo"), y que a la que nos descuidemos volverá a pasearse en calzoncillos por los aeropuertos y a bañarse en champán en los yates de su amigos ucranianos. Todo muy moderno y "desacomplexat", sí, pero qué quieren que les diga, como imagen institucional bastante cutre. Eso sí, con él las risas y las iras godotiles están aseguradas, y aunque sólo sea por las risas que me pego en Twitter con sus saraos no me desagradaría para nada una victoria suya (sabiendo que, obviamente, al año ya le habrán montado una moción desde los medios y que volveremos a empezar, pero eso sí, lo que nos habremos divertido no nos lo quitará nadie). Urge que Bañeres reabra su blog en caso de victoria, pues nada como un par de "tachitos" para volver a calentar internet de un modo que Twitter jamás conseguirá en un millón de años.

Jordi Soler dijo...

3. Benedito: más bien debería llamarse "bendito", pues sólo un iluso de tal calibre puede pensar en ganar estos comicios presentándose por tercera vez y con unos argumentos tan peregrinos como "tenim un patrocinador que li fot trets al clatell als pobres nens que van amb babutxes a l'escola" (minuto de oro de vergüenza ajena del debate). Que sí, tío, que a todos nos da asco este patrocinador, pero como te vea comprándote unos calzoncillos de rebajas en El Corte Inglés te voy a inmolar en pleno departamento de oportunidades, por farsante y por demagogo. Por lo demás, parece buena persona y, ahora que nos ha dejado Joe Cocker, podría dedicarse a versionar el "Unchain My Heart" en les envelats de los pueblos de la costa este verano. Auguro exitazo y recuperación de parte de la pasta tirada a la basura en su campaña.

4. Freixa: el pijo de Pedralbes, submarino de Barto descaradamente, un tipo muy hábil en su discurso pero con cara de tonto a causa de unos rasgos poco favorecedores (esos dientes separados, esa boca siempre abierta que le otorga cara de embobado perpetuo, esas gafas fashion y ese peinado-mullet heredero de un extra ochentero de cualquier episodio de Miami Vice, y de los malos), lo abocan al fracaso más estrepitoso. Eso sí, sí salva la piel de Barto rascándole algún voto a Laporta misión cumplida y recompensa asegurada. Personalmente, jamás olvidaré ese día que me invitaron al palco y me lo encontré solo en una punta de la barra apurando un whisky y atacando los canapés. Un tío al que los propios miembros de su junta dejan tirado de ese modo no puede ser presidente en su vida.

Por ende, visto lo visto, haréis bien de pasar de ir a votar y refrescaros en las frescas aguas del Mediterráneo, y si puede ser no veréis un solo partido del Barça hasta las semis de Champions, que es lo que he hecho yo este año y bien que me ha ido y la de úlceras que me he ahorrado. Fiscalfarsa!!!