miércoles, 23 de septiembre de 2015

En la canoa


Decía Warren Buffett (mentira, pero no recuerdo de quien es la cita) que si quieres alcanzar la excelencia en remo es importante empezar siendo el peor remero de la canoa, pues sólo así puedes llegar a ser el mejor; rodeado de mediocres e inferiores uno acaba convertido en uno más. Esa mentalidad, pero a la inversa, ha presidido el camino de España desde hace algunos siglos: ser el tonto de la canoa, asegurarse que ese estatus sea perenne, y dejar que tiren los que saben, uséase Europa primero con sus fondos de cohesión, y Madrid (por unos motivos), Baleares y Catalunya por otros después.

Así, y amparados en el socialismo de pandereta impulsado por el ya difunto Felipe González, se sembró la semilla del mus y las peonadas. El resultado ya lo conocen: una canoa con seis tíos Cohiba en mano y tres más deshidratados a dar remos.
Más rarísimo aun, insultando todos ellos al que más tira -y menos botijo recibe. Ay, el socialismo mongolizante, el de la subvención, el de la inacción, el del estoicismo, el del pernicioso conformismo…. España, sobretodo en el sur, es un lugar muy parasitado. Y empecinado en mantenerse así. Lo importante es seguir mamando de la teta de la ‘solidaridad’.

Más aún me asombran esos andaluces y extremeños que votarán 'NO'. Tan españoles como sus hermanos o primos, pero cosidos a impuestos, pagando por cada palmo de autopista, y puteados por Norte y Sur. ¿No es acaso feísimo que la Madre Patria™ trate a sus hijos de manera desigual? ¿Por qué todos esos españoles que residen en Catalunya son maltratados por su propio país? Si yo fuera nacido en Paracuellos del Jarama y residente en Sant Boi, aun con más motivo votaría 'SÍ'.

Yo he cruzado España de aquí a Huelva y volver, por caminos diferentes, y ya he visto todo lo que tenía que ver. Autovías de 5 carriles por banda en la estepa, pueblos enteros que viven de subvenciones, y presidentes de CCAA que rebajan el IRPF. Una burla. No sólo a los catalanes sino al sentido común y a la higiene democrática.

La situación actual de Catalunya, más que un agravio, es un insulto. Un abuso, una falta de sensibilidad enorme, y una ignominia. No me entra en la cabeza como un tío -normal- de aquí podrá preferir el statu quo a cualquier otro, por muchos desafíos que este presentara.

Si me preguntasen en referéndum si quiero pasar a formar parte de Francia, EEUU, o Austria, sin duda votaría 'SÍ'. Votaria 'SÍ' a cualquier solución diferente a seguir 100 años más así, lo que incluiría si menester fuese la anexión a Puerto Rico o Uganda.

'SÍ A TODO' lo que sea rupturista, porqué a veces hay que quemarlo todo.

3 comentarios:

Semen-up dijo...

"...la situación actual de Catalunya, más que un agravio, es un insulto. Un abuso, una falta de sensibilidad enorme, y una ignominia..."

De todo el certero análisis que usted hace (como siempre), me quedo con esta frase.

A la cual yo añadiré esta:
Que todo el discurso anti independentismo, pero TODO, ABSOLUTAMENTE TODO, venga de donde vega, y dicho por quien sea dicho, se base solo y exclusivamente en sembrar amenazas y acrecentar miedos, sin ni un solo mimo, ni un guiño, ni una promesa -aunque sea falsa-, ni una sola mano que meza la cuna, creo que ya lo deja todo bien claro...

Joaquim dijo...

Se entiende perfectamente. Los divorcios son lo mas parecido.

Ant. dijo...

B R A V O.

Excel·lent.

Ant.