lunes, 18 de enero de 2010

Via Kreuz (VI): Na Zdrowie

El problema al que me refería ayer no es menor. Muy imbuida en la cultura polaca, la taja es piedra angular de una sociedad azotada por el frío, la oscuridad, la pobreza, las invasiones y los restos del comunismo. Y un vientazo del norte que te resquebraja los dientes, por mi puta madre.

Y no es un tema como en España en que el alcohol está muy infiltrado en todas las costumbres, no: hablo de la taja, la trompa, el castañazo que te impide andar. Y no los fines de semana sino a diario. El alcoholismo tradicional, pero más que la variante ‘privada’, recogida, de tío que se bebe media botella larga cada día en la intimidad de su casa, en Polonia el alcoholismo se vive en los bares o en las estaciones de tren con los colegas de patología.

Hay mucho alcohólico y además, se deja ver mucho. Más que con la intimidad y vergüenza con que se suele llevar ese problema en la Europa más occidental, en Polonia son más de la corriente espectacular, de chillar por la calle, pegar patadas a botellas y tal. Me parece bien, yo también soy de hacer bobsleigh en la calle Balmes montados tres tíos es un container pendiente abajo, pero en Polonia el público tajado está más entre los 40 y los 80, y resulta impactante al buen basalunista.

También he detectado que popularmente el atenuante por taja, a nivel juzgamental, es moneda de cambio habitual. Así, se entiende que tajado eres un títere en manos del gran dios Baco, y que tu Mr. Hyde te posee sin limitaciones, luego estás exento de toda culpa. Esto entra en flagrante conflicto con el parecer en la Europa Occidental, donde por muy tajado que fueras, la gente nunca separa al monstruo del hombre y al día siguiente se te piden explicaciones.

En cualquier caso, los aledaños de una licorería en Polonia a altas horas de la noche parecen una escena sacada de ‘Resident Evil’, con dos o tres tíos caminando sin rumbo dando pasitos cortos, otros dos en el suelo, y un tercero que dando bandazos intenta ganar acceso a la puerta mientras otro sale trompicado dándose de bruces en el sucio hielo y dejando rodar su botella de mezcla de anti-congelante para el coche y vodka barato.

17 comentarios:

DavidG dijo...

y tu mujer como lo ve? quiero decir una visión de una nativo al respecto...

General Fórceps dijo...

Igual, es un problemazo, sobretodo entre la gente talludita.

DavidG dijo...

debe ser impactante ver a alguien de la edad de tu padre o a tu propio padre con 70 y pico dándole patadas a botellas por la calle q algun caso de estos habrá

alex dijo...

Creo que es una costumbre bastante extendida en toda la zona.

Cogí un autobús en Praga a las 7 de la mañana y me sentí como Bruce Campbell cazando muertos vivientes.

Ant. dijo...

No entiendo esa costumbre tan extendida en Europa del Este de emborracharse. Supongo que el frio tiene algo que ver, pero por ejemplo en Finlandia, a pesar de que a la gente le gusta beber (sobretodo los fines de semana), el tema no es para nada un problema grave.
Quizás tenga más que ver con los problemas sociales y personales.

Lo del anticongelante al Vodka va en serio?

General Fórceps dijo...

Como me llamo Blas. Y se ve que es bastante malo pal cuerpo...

Corser dijo...

Pese a que, por lo que cuentas, el tema del amorre a la botella es particularmente severo en tierras polacas, lo del drinking es algo bastante frecuente en la vieja Europa, sobretodo donde hace más rasca. Quicir que casi cualquier irlandés, alemán, noruego, ruso o croata de mediana edad nos tumbaría a cualquiera de nosotros empinando el codo sin excesivas dificultades.

General Fórceps dijo...

Hombre, conmigo iríamos a la prórroga.

Ant. dijo...

LOL http://www.youtube.com/watch?v=sAWl5peI8HY

lesthat dijo...

eso me recuerda una cena de final de año con la familia de mi ex (suecos...) acabe bajo la mesa con un cebollon del copon!... pero amb dignitat!... Pude con todos. Maldito Vodka Absolut!

PENELOPE dijo...

conmigo llegaríamos a los penalties, Fórceps, soy un expediente X

Raimon dijo...

Debías sentirte como en tu casa, brivall...

Oscarini en cambio se bebe media San Miguel y ya me está diciendo que se duerme y que le lleve at home.

Johnny Tastavins dijo...

Polacos no he visto muchos, pero he subido un par de veces en aviones rusos, con destino a Rusia, llenos de rusos y la cola de embarque es un poema. Caras de mejillas coloradas, narices rojas, todos encogidos. Pero el espectáculo empieza a bordo, donde la ingesta de alcohol (que traen bajo mano en el equipaje de mano) es brutal.

Dr. Deferiensia dijo...

Los rusos, esos si que beben.

Me he deshecho con soltura de Ingleses e Irlandeses. Con alemanes hemos tenido amistosos, pero sin llegar a competición oficial. Son duros.

Con una rusa y su marido estuve seriamente perjudicado, pero a la rusa la tuvieron que sacar en volandas y sacarle las lentillas antes de meterla en la cama.

Buenos tiempos...

¿Aguantais mucho?
¿Cuanto considerais mucho?

HRubesch dijo...

Un Lambrusco y bailo "la barbacoa".

punisher dijo...

sobrecogedor relato.

sin duda debería ficharte la Telewizja Polska para hacer el callejeros Warszawa.

no les reprocho nada, con esa rasca y sin un chusco al que hincar el diente, todo vodka es bienvenido.

oscarini dijo...

Yo ya no bebo bobo.