lunes, 12 de enero de 2015

Abandonad la zona de confort

En la jerga de los libros de autoayuda, entre los psicólogos de pandereta, y entre la terminología empresarial iluminada suele aparecer el concepto de ‘abandonar la zona de confort’.

‘Sal de tu zona de confort si quieres llegar más alto en la empresa’, ‘sal de tu zona de confort para dejar de ser un gordo seboso’, ‘sal de tu zona de confort para ser una persona mejor’.

Creo que el mundo necesita una acotación mía sobre el particular:
   1-El confort es bueno; no en vano los sofás buenos se venden cómo ‘confortables’, así como coches, sujetadores y botas de esquí. Repito: confort=bueno.
   2-Entiendo que es por lo tanto un objetivo personal ajustado al sentido común obtener confort, cuanto más rápido y confortable mejor.
   3-Si, tras años de gallarda porfía, habéis alcanzado la zona de confort, habría que ser BASTANTE imbécil para abandonarla.
   4-Caso de hacerlo, debéis saber que si salimos de ella nos hallaremos ante un nivel de confort inferior, lo que es generalmente malo.

Mirad: no sé qué edad tenéis pero si visitáis este blog asumiría que sois bastante intelectualmente maduritos y estoy tentado a asumir que ya habéis hecho casi todo lo que teníais que hacer en esta vida. Algún joven habrá, quizá incluso alguno bueno, y a esos jóvenes les conmino a luchar, no para alcanzar la gloria ni el dinero, sino para alcanzar el máximo confort posible, creedme.

A los más talluditos, cómo iba diciendo, realmente no os aconsejo hacer nada si ya estáis bien; a ver si con lo que nos ha costado encontrar un trabajo que pague bien y tal, nos vamos a venir arriba por un concepto absurdo a mayor gloria de charlatanes.

No vais a ser mejores personas: la gente no cambia. Podéis hacer un esfuerzo para ser algo mejores, pero no saliendo en la zona de confort sino parapetándoos en ella; intentar que no os odie la mujer, que no os detesten vuestros hijos, que no se rían de vosotros en el gimnasio, y que vuestros subordinados no os apoden ‘El Mierdas’.

Sacos de arena, zanjas con cocodrilos y un catenaccio aterrador deben ser nuestra divisa cruzado ya el ecuador de nuestras vidas. A aguantar este 0-1 hasta que explote el sol, porque os perjuro que saliendo de la zona de confort hay mucho más que perder que ganar.
Creo firmemente que puedo haber sido de ayuda.

Salid y achicad.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo lo tenía todo.

Un gran negocio, millonarias facturaciones, coches de lujo, mujeres de escándalo, mesa reservada en los grandes restaurantes, y todo lo que Vd. se pueda imaginar... pero ello conllevaba un serio coste personal.

Me provocaba acidez y reflujo vaginal.

Así que un buen día lo enchegué todo a la mierda, y aquí me teneis, cultivando endivias en esta aldea pirenaica.
Quiere una?
Fortalecen el esmalte dental, i fan anar avall, me entiende?
Que fan cagar, vamos

Y encima me cambio de calzoncillos una vez por semana.
El paraíso hoyga

jopasso

Anónimo dijo...

Extraordinari a la birdie que certer post. Tan sols una acotació: tu de gallarda porfía, res, yet sí de porfía en las gallardas.

PD: Si escrius malament el captcha t'ho accepta igual.

Rai

General Fórceps dijo...

Valiosos outputs, chusma.

Iros de mi blog, huíd de vuestra zona de confort.

oscarini dijo...

totalmente en desacuerdo

Joaquim dijo...

Cuanta razón. Yo cada dia estoy mas confortable. Y pronto me van a despedir, que eso ya será el paraiso.

skalyvaat dijo...

Aquests savis manaments es conclouen en un:

Feu servir el matxet no per pujar cap amunt, sinó per tallar qualsevol intent d'escomesa des de baix.

Amén.

Johnny Tastavins dijo...

Como diría el añorado Balmanya, "totalmentedeacuerdojosemaria".