jueves, 8 de enero de 2015

Crítica de Ballet: El Lago de los Cisnes

El otro día, por circunstancias, terminé en el Liceu viendo “El Lago de los Cisnes” de Tchaikovski, un clásico del ballet ídem.
Aun siendo un total desconocedor de la disciplina, sí puedo afirmar que he ido al ballet clásico 15 o 20 veces en mi vida –y en todas ellas me fui tras el segundo acto.
Puedo ir a un concierto que no me guste, pero a menudo encontraré una sección, un músico, un riff, que me llegue. Puedo ir a ver patinaje artístico -que me la envaina, pero el primer triple tirabuzón me dejará boquiabierto. Puedo ir a un museo de pinturas del año de los cojones y siempre encontraré un óleo que me transmita algo.

Pero el ballet no me llega. Simplemente no me llega.
Sale el primer tío, pega cuatro saltos y maniobras; salen tres tías, pegan cuatro saltos y maniobras. Y eso es todo lo que vamos a ver durante las 2.5h restantes: saltos y maniobras, todos ellos quirúrgicamente ejecutados, pero saltos y maniobras al fin.

No hay un crescendo técnico: lo que hacen en la escena final del acto final no se diferencia en nada de lo visto en los dos primeros minutos de obra.
Si les dieran zancos, o monociclos, o mazos, o pistolas, o cuchillos, o trampolines o algo –cómo vio bien el tío de Cirque Du Soleil-, el tema tendría más interés, pero ¿qué hostias puede hacer un tío sin nada más que su cuerpo? Subo la pata, bajo los brazos, pego un saltito, doy dos vueltas… no hay más.
¿Qué lo hacen cojonudamente bien? Supongo que sí. ¿Qué esto no me llega? También.

Luego hay el tema argumental. O te lees el folleto donde te resumen cada acto o no entiendes nada. La mera ejecución es un puto sinsentido.
Sale un tío y baila, entran cinco tías y bailan más. Sale una muy disfrazada y baila, todos bailan, y al final la más disfrazada se deja caer al suelo entre estruendosos aplausos.
ABSURDO.

Según la sinopsis “Paco busca plan (¿novia?) y en su fiesta de cumpleaños todas las doncellas se ofrecen. Pero su corazón está con Melanie, la princesa del otro Condado, y su madre, la Reina Comepichas, cae en la desazón al ver que el heredero no contempla otras opciones copulativas”.
O sea: o te lees el folleto o eso es un desorden incongruente.

Y luego la duración. Dos horas de cañita heavy en asientos moderadamente confortables at best, con un entreacto de 25 minutos, es bastante exigente para un tío que lo único que quería es ver un poco el Liceu para hacer algo un Domingo por la tarde. Entre esto, el precio, el coñazo y tal, no puedo sino desaconsejar esta alternativa de ocio.

Ahora bien: si os llega os llega.

8 comentarios:

DavidG dijo...

ni un comentario del publico femenino asistente y sus vestidos de pitimini?

pierde usté facultades

a mi tampoco me llega pero nada de nada

Rumoroleg dijo...

Despres de veure top secret, tota funcio de ballet a que he assistit m'ha semblat fluixa

Anónimo dijo...

Ai General, amb una filla ho té fotut. El ballet serà, com acostuma vosté a dir, pivotal en la seva existència. Molta sort, molts ànims i resi al Déu dels golfistes per evitar mals majors, com ara un FILL ballarí...

Salut

joancinho1972

Joaquim dijo...

Me pasa igual. Dicen que es un tema de sensibilidad. Mucha sensibilidad. Luego no entiendo como puede una persona con tanta y tantísima sensibilidad, salir a la mañana siguiente a la calle y ganarse la vida sin ponerse a llorar al primer revés. No se.

PENELOPE dijo...

Això es que et deus posar taps per veure el ballet ;)

oscarini dijo...

yo soy muy de bailar también.
feliz 2012.

skalyvaat dijo...

Bon Any.

Jo al ballet hi hauré anat entre zero i zero vegades, amb una despesa aproximada de zero €. Per adonar-me que no m'arriba, m'han fet falta entre deu i quinze segons fent zàping a l'atzar. Efectivament, són un grup de brivalls i brivalles de sexualitat indeterminada fent bots i maniobres. Això sí, amb un vestuari molt vistós i impecable. Però és que a mi la cosa dels "trapitos" encara m'entra tant o menys que el ballet.

Fes-me cas, fes com jo. L'any que ve (o aquest si encara pots) ves a veure els Pastorets. Rialles i partides de caixa garantides, apte per a tots els públics i, molt important, per a totes les butxaques. A més, encaixa perfectament amb l'esperit nadalenc.

Troyano dijo...

Buen día,

Lo primero es decirle que es un placer leeerle, que bien escribe usted.
En cuanto al tema en cuestión, yo creo que además de que es una manifestación artistica que no le llama nada, tambien sufre las conseciencias del desconocimiento de esta disciplina.

Si ponemos el ejemplo de algo tan prosaico como el futbol, en la mayoria de los partidos cuesta encontar algo atractivo como para estar pasando frio en una silla de plastico, sin poder tomar ni una copa de vino en el descanso y por un coste no inferior a 100€. Y eso para los que entendemos el juego, imaginese lo que piensa mi yerno, un yanqui que no sabe ni quien es Messi.

Para poder disfrutar de cualquier cosa y si es arte mucho mas, considero que debemos tener un minimo de conocimiento de esa actividad.
Para sufrirla, en cambio, cuanto mas desconocimiento, mucho mejor.

Un abrazo y feliz año.