viernes, 26 de abril de 2013

I could have broken par... (IV)


Y la dí.
Unos 30 grados a izquierdas para offsetear el terrorífico viento del Norte. Salió medio bien, en calle. Crucé los brazos y esperé que jugaran los otros 3 de mi grupo. Suerte desigual. No soportaba ni un segundo más con el gentío del tee del 1 y me apresuré a largarme fairway abajo hacia la carretera que cruza para jugar el segundo (de un total de 127 golpes, 55 sobre par, ahí es nada).



Resulta difícil explicar el viento al que fuimos sometidos. Nuestro caddy, nos dijo que “Desde 1957 en que empecé a hacer de caddy JAMÁS he estado en el campo con tanto viento. Las circunstancias son injugables, y bajo este viento se hubiera cancelado cualquier torneo. Usen el putter cuando puedan

St. Andrews es impresionante. Seis u ocho greens son compartidos entre dos hoyos, y con el viento que había, cuando coincidíamos en un green con un grupo de cara, nuestras bolas estaban en su bandera, las suyas en la nuestra, el green tenía 80m de ancho, y eso era un puto caos. La rapidez de los greens helaba la sangre y virtualmente había el mismo corte de hierba para calle que para green. Hicimos putts de hasta 60m de largo desde calle y llegábamos bien. No hay rough al uso, pero cuando caes en esa mierda amarillenta o en los matojos estás jodido. El viento se mostró inclemente incluso con los obstáculos inmóviles.



Tuvimos, tras el 10, que buscar refugio por los procedimientos habituales: 



St. Andrews es como un parque de atracciones, un campo de golf convertido en parque temático. Lomas insondables, bunkers invisibles, greens del tamaño de medio campo de fútbol, vientos infernales, impresionantes vistas al mar, gaviotas, bunkers de 3 metros de profundidad con escaleritas, golpes ciegos a punta pala….


 Por si mis aseveraciones sobre el viento les parecieron exageradas, véan esto:


 Certifiquen asimismo como el viento vacía literalmente ese bunker:


Grafiquísima descripción del poderío pantójico del Dios Eolo. 'Tu dedo nos señala el camino -de la bola'...


Condiciones absolutamente incompatibles con la práctica del golf o cualquier deporte o actividad sobre-acuática en realidad...

Tras culminar el 18 nos abrazamos –incluyendo al caddy- y me emocioné. Empezó a llover pero el sol brillaba y fue un momento muy inolvidable. Nos fuimos al bar de al lado y nos metimos unas pintas mientras todos hablábamos a la vez en un subidón de adrenalina épico y comentábamos las bizarridades tanto del campo como del viento. Noté que me había sacado un gran peso de encima (jugué los 18 a dos manos con relativa normalidad) y me noté en extremo feliz. Lo que había visto, lo que había sufrido, lo que había disfrutado, iba a quedar para siempre imbuido en mi memoria. Incluso ahora tecleando esto se me humedecen los ojos, fue un momento único.


 La celebración se alargó, permanentemente hablábamos todos a la vez y afirmábamos recordar lances que otros ponían sobre la mesa que en realidad no recordábamos. Para mí los recuerdos se entremezclaron todos hasta quedar en un manojo de sensaciones más que en imágenes de momentos precisos. Algo parecido a los recuerdos del parto de mi hija.


Tajados a eso de las 3 de la mañana, y mientras seguíamos haciendo el indio practicando putts al zapato, mi amigo, el de los 40 tacos, me dice “Take it easy Fórceps, tomorrow we face The Crail
Crail Balcomie, uno de los campos más terroríficos de las islas.
I’ll be there” –dije.

[CONTINUARÁ...]

14 comentarios:

General Fórceps dijo...

la foto del arco iris es sobrecogedora.

Jordi Soler dijo...

Famous Grouse, qué grande...

Entrañable relato: para mí el golf es como el curling; sé que existe pero no me transmite nada. Aun así, me he emocionado leyéndote.

¡Gran saga!

AxL dijo...

Caramba quasi m'han agafat ganes d'aprendre a jugar a golf. Bueno no, però tal.

Grans posts i enhorabona per la experiència!

PENELOPE dijo...

Lo que més m'agrada del golf és el whisky, no sabia que era costum

Potser m'apunto a golfear

General Fórceps dijo...

Normalment MAI bevem jugant a golf. Aquell dia van concórrer circumstàncies tèrmiques i de desgast anormals i vam haver de tirar de banqueta.

Semen-up dijo...

Oh si. Gran esport aquest!! No s'ha de còrrer, es beu güiski mentre el practiques, i els pals te'ls porta un altre... Intens, emocionant, en definitiva, APASIONANT!! És nomès comparable a tirar la ferradura a una estaca clavada a terra però com aquest altre el practicaven els pobres ramaders americans no va triomfar.
Jo, que ja practico altres esports d'alt risc i de molt desgast com ara el dominó, el mus i el billar (no sabeu lo dur que és jugar al billar amb un ventilador bufant-te a l'esquena), estic per apuntar-m'hi també: si tingués un euro a la butxaca ho faria.
Malgrat tot això, uns grans posts, una gran sèrie: un bon regal per Sant Jordi. Gràcies Fòrceps

Anónimo dijo...

Joder nen, unplayable. És una grandíssima putada no poder gaudir del camp malgrat que els records siguin inesborrables.

Ho veig com un senyal de l'Altíssim de 'us vull tornar a veure aquí en un temps'.

Enorme sèrie so far.

Rai

Edu dijo...

para que hayas obviado la sensación de ganar una champions, que en su día imaginabas que fuera como el parto de un hijo....es que te gusta el golf, diablos si te gusta.....
a mi no me gusta una mierda, pero me está entusiasmando tu relato

HRubesch dijo...

concrepo, fantàstic i emocionant relat.

Jo vaig tenir sensacions similars aquell dia que... no, deixem-ho.

sergi dijo...

magnífic, qué content estic de que jugares

sergi dijo...

eldeu a dalt

General Fórceps dijo...

Gracias tios.

Seguramente y dado mi nivel, sin viento hubiera sido una experiencia más traumética que titánica, pues el campo es complicado.

Habrá venganza. Y espero que nos acompañes, Rai. Te lo ofrecí en Septiembre.

oscarini dijo...

Hola xatus
He ampliado la última foto.
Voy a llamar a la DEA

Anónimo dijo...

El de la ultima foto es romario?

Rummi