miércoles, 26 de junio de 2013

Puniol y el Quiste de Reagan: THE TRUE STORY

Búfal Puniol fue un aguerrido central del Barcelona en los años 70, nacido en La Pobla de Lillet. 
Santo y seña de la retaguardia barcelonista durante una docena de años, fue incrementalmente castigado de las lesiones, tras las cuales siempre recuperaba la titularidad sin pestañear.

No así en una eliminatoria de Copa Korac contra el AC Millán (propiedad del a la sazón humorista de Martes y Trece), dónde su entrenador Tim Villeneuve lo sentó por motivos equis. Encabronado decidió pasar por quirófano a la de ya y perderse lo que tenían que ser cuatro semanas de competición -para mandar un sonoro corte de mangas al club.

Lo que ocurrió en el quirófano fue felliniano. Al parecer tenían que quitarle un Quiste de Reagan, y tras abrir al bueno de Búfal, mirar y remirar, no encontraban el quiste. Llevaba casi dos horas abierto el chaval, y 'el ente' que no aparecía. Visiblemente irritado, espetó Puniol a la armada de doctores que andaban buscando el esquivo cuerpo:
-Si lo he visto, cojones, SI LO HE VISTO!!!
-¿Y dónde cojones está? –interrogó uno de los doctores.
-No sé, tengo la foto en el móvil.

Sí: al parecer el bueno de Puni tenía la resonancia o los rayos-x o lo que fueran guardado en el móvil, vicisitud no infrecuente ( si bien rara en los años 70).
-¿Dónde está el móvil, Búfal?
-En casa joder, EN CASA!!!
El doctor acompañado por quien fuere que tuviere las llaves de casa del aguerrido zaguero se presentó en su morada, tomó posesión del móvil, regreó al quirófano, y tendió el móvil a Puni que, en efecto, abrió el .jpg de rigor para mostrarles evidencia radiológica de la ubicación del cuerpo.

Ya sobre la buena pista, encontraron el quiste y lo extirparon.
Casi cuatro horas duró la broma; no es de extrañar su lentísima recuperación.

La historia que acaban de leer es, a excepción de alguna letrita o añito, rigurosamente cierta, y no menos antológica.

13 comentarios:

Anónimo dijo...

Jo he sentit que va anar ell mateix a casa a buscar el mòbil, saltant a peu coix i en tornar va decidir operarse ell mateix.

Guillem

General Fórceps dijo...

Té sentit.

KiM dijo...

No vull convertir el blog d'en Forceps en un pati d'escola però un servidor va esmentar aquesta historia (sense el detall del mòbil) y va ser catalogat de boig, malbarcelonista i heretge.

General Fórceps dijo...

Si?
com et va arribar?

KiM dijo...

Ho vaig anar llegint aquí i allà però el dia que em va quedar més clar, va ser a l'entrevista que va donar la Natàlia Arroyo al programa "Marca't un canyu" (aquell de radio ateneu del Clot on surt l'Alex Santaló de tant en tant).

General Fórceps dijo...

i què deien? quen no trobaven el quiste simplement? no es va mencionar l'anècdota del movil?

KiM dijo...

No no, m'he explicat malament. Sobre la no troballa no va dir res. Va confirmar el tema que el Gran Capità es va emprenyar i va decidir d'operar-se sense consultar.

El tema és que jo vaig explicar això mateix i em van moldre a pals, dient que el Capità mai hauria deixat tirat l'equip d'aquesta manera.

General Fórceps dijo...

ah, ok.
crec provat que tens raó tú.

JoanCG dijo...

M'agraden els tios que s'internen per passar pel quiròfan i es deixen el mòbil a casa.
Que n'aprenguin! (els metges)

General Fórceps dijo...

des del total desconeixement, crec q era una cirugía 'd'entrar i sortir' d'aquelles que es fan al box i tornes tu solet a casa.

però no ho sé.

PENELOPE dijo...

però abans d'obrir no es fan radiografies o cosetes d'aquestes per saber on és el bitxo?

Anónimo dijo...

Delirant post.

Rai

Corser dijo...

Si es cierto todo esto, que mandan cojones, estoy con pe. no se le hacen unas pruebas antes de abrir?
bizarra e hilarante historia, anyway