martes, 15 de octubre de 2013

Ver cosas que otros no ven o no ver cosas que otros ven

Habrán advertido que las feas, sobre todo las que además son gordas, tienen una actitud muy negativa.
Malhumoradas, displicentes, arrogantes, secas, cortantes, amargadas.

Trazo el siguiente fluir causa-efecto: Entiendo que al ser feas no consuman el apareamiento con la frecuencia preceptiva, a resultas de lo cual se les agria el ánimo, lo que redunda en una actitud culébrica que genera un mayor rechazo, lo que se transforma en un notable incremento de la improbabilidad de cópula, lo que nos lleva al inicio del enunciado de manera buclear.

Simpatizo con ellas; entiendo que ser fea es un contratiempo relevante, que la cópula es una actividad edificante, y que la ausencia de la misma es todo menos vigorizante. Ahora bien: con esas actitudes mourinhescas, dónde la culpa es del mundo y me cago en él, poco lograrán revertir ese bucle masturbatorio y solitario del que son presas.

Una chica feílla, fea o feúza, si tiene gancho, simpatía, humanidad, humor, talante y tal, puede terminar resultando incluso atractiva. Sí, leen bien. Yo mismo, antes de la embolia, llegué a experimentar cierta atracción -llegando incluso a mediar falta grave o delito-, con féminas poco dotadas físicamente. Hay veces que si te abduce una personalidad agradable, puedes llegar a ver cosas que otros no ven o no ver cosas que otros ven, qué más da. La taja ayuda, claro está, pero el embrujo, la magia, y el talante, pueden ayudar a crear y transformar ocasiones de gol que con una actitud huraña jamás llegarían a materializarse.

Es por ello, gordas agrias amargadas, que os aconsejo, desde el guardiolismo más constructivo, que abandonéis esas miradas condescendientes y esos remarks zorriles a todas horas e intentéis trabajar en pos de los tres puntos de manera constructiva.

¿O preferís vestir a JJ Santos?

5 comentarios:

Anónimo dijo...

En cambio también se ven, de vez en cuando, gordas horondas como rotondas, contentas y felices, risueñas simpáticas.

Supongo porque comen lo que les da la gana sin importarles que necesiten sillas de oficina especiales.


Firmante por Dios.

Anónimo dijo...

soy anonimo

HRubesch dijo...

la nit abans de 5-0, HT de Romario, vaig tenir un petit però entranyable picoteig amb una rossa amb sobrepès que em van presentar a l'OttoZutz. El cant del cigne abans de passar a ser abduit per la meva senyora actual.

Va ser un cap de setmana RODÓ (he dit rodó, compende? ha ha ha)

oscarini dijo...

gran post Rai.

Anónimo dijo...

Excel·lent post amb frases per la posteritat com "actitut Mourinhesca"...

Tot i això existeix la grassa amb excés de felicitat i amb una actitud tremenda per voler marcar un gol...
Asseguro que no vaig ser jo quan dic, "jo no, però tinc un amic que..." va tenir una història amb una dona gegant, Irlandesa, representant d'una marca de wisky que el va anar engatant a cops d'ídem a la barra del bar on es van trobar i després d'orbitar fins a casa seva el va practicament violar.
La història explicada per ell és hilarant, Moby, pels amics, va declarar davant de la incapacitat de trempera del subjecte: "sóc una dona Irlandesa molt catòlica però vull que t'escorris a la meva boca"... després van plegar dues potes del llit només de tirar s-hi a sobre, amb matalàs i llençols per sobre no van arribar a consumar mai...

Guillem